sábado, 10 de diciembre de 2011

Érase una vez ...

Érase una vez un chico joven, amante de la música, que vívía en Onil, un pueblo de la Foia de Castalla. Su afición a la música le venía de familia: sus cuatro bisabuelos fueron músicos de banda; su padre catedrático de violonchelo en el Conservatorio de Alicante; casi todos sus tíos y tías, primos y primas, tocan algún instrumento. Las condiciones familiares y ambientales eran idóneas.

Este chico empezó con el violonchelo, pues tenía al profesor en casa. Siguió con la trompeta, tenía un tío trompetista y, además, eso le permitía ganar algún extra tocando en la Banda. Pero finalmente se decidió por el contrabajo, instrumento al que generalmente se le presta poca atención.

Un día, este chico se enteró de que la Orquesta Mundial de Juventudes Musicales estaba seleccionando a sus componentes y pensó que tenía su oportunidad. Habló con una compañera de estudios para que le ayudase a preparar un vídeo de presentación y lo grabaron en el salón de la casa de su abuelo. Alguien supo valorar la facilidad con la que este chico arrancaba las notas al instrumento y es posible que pronunciase la famosa frase "¡tú sí que vales!".

Todo esto ocurrió hace apenas un par de meses y hoy nuestro chico está en México, ensayando con la Orquesta Mundial. Tienen previsto realizar cuatro presentaciones en tres municipios, como parte de su gira con esta entidad, cuyo objetivo fundamental es trasmitir un mensaje solidario por todo el mundo con su modelo de multiculturalidad y convivencia, a través de la música de diferentes civilizaciones y países. Para nuestro chaval, serán 15 días de ensayos y conciertos que, quizás, le sirvan para promocionarse en ese complicado mundo de las orquestas.

¡Enhorabuena Julio!


Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È