domingo, 26 de diciembre de 2010

Para los amantes del arte sacro

Dadas las fechas en las que estamos y siendo consciente de que muchos lectores de este blog profesan la religión católica, me atrevo a sugerir la visita a una página que está muy "currada". Se trata de una visita virtual por la "Basilica de San Paolo fuori le Mura".

Cuentan que esta iglesia se levantó en el lugar donde ejecutaron a San Pablo en el año 67. La original se construyó entre 386 y 410 pero se quemó en 1823 y sólo se conservaron el crucero, las puertas de bronce, el cirio Pascual, el baldacchino y los claustros. La actual data del 1874 y es una obra de Luigi Poletti..

Dependiendo de la potencia de tu ordenador o conexión la página puede tardar a cargarse, pero la espera vale la pena. Con el cursor se puede ir a derecha e izquierda, arriba o abajo, alejando o aproximando las imágenes hasta obtener un detalle impresionante de las pinturas y decorados en 380 grados. Pincha sobre la imagen y empieza tu visita arropado por los cantos gregorianos que suenan como música de fondo.


Compartir

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente espectacular, he tenido una visita muy agradable. Creo que no hace falta confesión para entender estas cosas.
vf

Vicente dijo...

Una pasada. Cualquier día de estos ya no será necesario hacer un viaje para ver estos monumentos.

Anónimo dijo...

¿Iglesias y cantos gregorianos? ¿Estás bien Basseta?

Anónimo dijo...

Soy un amante sin condiciones de este Palacio religioso. Animo a quien pueda para que lo visite "in situ". Tiene un añadido muy importante: dado que está fuera de los circuitos turísticos de siempre, su contemplación es tranquila, pausada y relajada. Voy rápidamente a iniciarme en esta página. Te agradezco que me hayas dado esta oportunidad. Un abrazo y Felices Pascuas a todos.
Ferri.

Anónimo dijo...

Un vídeo muy bonito de esta basílica: http://www.youtube.com/watch?v=NeM6Cb7ci7Y

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È