domingo, 10 de octubre de 2010

Contra la pena de muerte

Hoy, 10 de octubre, es el Día Europeo sobre la Pena de Muerte, tal y como se acordó en el año 2007 por unanimidad en el Consejo de Ministros de Justicia de la Unión Europea, demostrando con este gesto que Europa está unida en esta causa común que es un símbolo esencial de la Unión, y con el objetivo de lograr la abolición progresiva de la pena de muerte en todo el mundo. Este acuerdo estuvo bloqueado por Polonia, pues el que fuera su primer ministro, Jaroslaw Kaczynski, exigía que la condena a la pena de muerte se extendiera también al aborto y a la eutanasia.

Hace un par de días, la UE y el Consejo de Europa pidieron a Rusia la abolición de la pena de muerte. Ambos organismos, en un comunicado conjunto, han coincidido en reiterar su oposición absoluta a la pena de muerte "en cualquier caso", así como su voluntad de persistir en la lucha por la erradicación en todo el mundo.

El jueves pasado se constituyó en Madrid la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte, encabezada por el ex director general de la UNESCO (Organización de Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura), Federico Mayor Zaragoza, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, y el ex primer ministro italiano, Giuliano Amato.

Según la organización de Derechos Humanos Amnistía Internacional, la pena de muerte se aplica en 58 países, entre ellos Irán, que mantiene la lapidación de las mujeres infieles, o China, donde se calcula que son ejecutadas miles de personas cada año. Según esta misma organización, en 2009 Arabia Saudí ejecutó a 102 personas y Pakistán a 36. En todos estos casos, las cifras son estimaciones mínimas. En Estados Unidos, donde la información sí es pública, se llevaron a cabo 37 ejecuciones en nueve estados.

Por contra, más de la mitad de los países del mundo han abolido la pena de muerte en su legislación o en la práctica. Según la última información de que dispone Amnistía Internacional:
  • 90 países y territorios han abolido la pena de muerte para todos los delitos;
  • 11 países han abolido la pena de muerte para todos los delitos, excepto los excepcionales, como son los cometidos en tiempo de guerra;
  • 32 países pueden considerarse como abolicionistas de hecho: mantienen en su legislación la pena de muerte pero no han llevado a cabo ninguna ejecución en los últimos 10 años o más y se considera que tienen como norma de actuación o práctica establecida no llevar a efecto ninguna ejecución.
  • Esto supone que un total de 133 países han abolido la pena de muerte en su legislación o en la práctica.
    64 países y territorios retienen y aplican la pena de muerte, pero el número de países que realmente ejecutan a presos en un año determinado es mucho menor.
Una vez que se ha abolido la pena de muerte, rara vez se restablece. Desde 1990, sólo 4 países abolicionistas han restablecido la pena de muerte. Dos de ellos, Nepal y Filipinas, la han vuelto a abolir de nuevo. En los otros dos no se ha llevado a cabo ejecución alguna (Gambia y Papúa Nueva Guinea).

Entre los métodos de ejecución utilizados para llevar a cabo las condenas figuran el ahorcamiento, el arma de fuego, la decapitación, la lapidación, la electrocución y la inyección letal.


Compartir

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È