domingo, 13 de junio de 2010

La sabiduría convencional europea




Artículo publicado por Vicenç Navarro en el diari PÚBLICO, 10 de junio de 2010 (las negrillas y los enlaces son míos; las imágentes están tomadas de distintas páginas web).





Existe una nueva sabiduría convencional extendida entre grandes sectores de los establishments políticos, intelectuales y mediáticos europeos –reflejada en el artículo, publicado en El País, de Jürgen Habermas (23-05-10)– que asume que la crisis del euro y de la Unión Europea se debe a la falta de liderazgo de Alemania, reflejada por la tardía respuesta de la canciller Angela Merkel a la crisis de la deuda pública del Gobierno griego, retraso que se atribuye al surgimiento preocupante del nacionalismo en aquel país.

Considero esta interpretación de lo que está ocurriendo en Europa errónea en sus supuestos, consecuencia de la limitación de su método de análisis. Miremos los hechos y recuperemos algunas categorías analíticas olvidadas por Habermas y por la mayoría de analistas de la realidad europea. Y entre ellas, la categoría de clase social continúa siendo de una enorme importancia. Alemania es un país de 82 millones de habitantes que pertenecen a distintas clases sociales. La clase empresarial alemana (banca e industria exportadora) ha promocionado una economía basada en la exportación, cuyo éxito se basa en su gran competitividad, resultado de que los salarios han ido aumentando mucho menos que la productividad. Como consecuencia, las rentas del trabajo han ido descendiendo de una manera muy marcada y las rentas del capital han alcanzado niveles exuberantes. La clase empresarial ha ido acumulando mucho dinero y, puesto que siempre tiene un gran surplus en su comercio (es decir, que exporta mucho más que importa), tiene una enorme plusvalía de euros (1,3 billones), consecuencia de que dos terceras partes de las exportaciones alemanas se hacen a los países de la UE que pagan en euros.

¿Qué ha hecho la clase empresarial –y muy en especial los bancos– en Alemania con tantos euros? Una posibilidad hubiera sido que se distribuyeran entre los trabajadores alemanes, aumentando sus sueldos y su capacidad de consumo, con lo cual el motor de la economía alemana dependería más de la demanda doméstica y menos de las exportaciones (esta era la alternativa propuesta en su día por Oskar Lafontaine, entonces ministro de Economía del Gobierno de Gerhard Schroeder). Tal medida habría tenido un gran impacto estimulante en una economía que ha estado estancada desde hace ya años, estímulo que habría ayudado también a la economía europea, cuyo centro es la alemana. Pero la clase trabajadora alemana no tuvo suficiente fuerza para poder imponer esta alternativa. El canciller Schroeder (próximo a la banca y a los grandes grupos empresariales exportadores, para los cuales ahora trabaja) continuó, junto con Angela Merkel, enfatizando las exportaciones como motor de la economía, con lo cual la banca acumuló una gran cantidad de euros, que prestó a los bancos de países como Grecia, Portugal y España, que estaban muy endeudados (como consecuencia también de que las rentas del trabajo han disminuido también en estos países). La banca alemana fue la que prestó más dinero a la banca española en su inversión en el complejo banca-sector inmobiliario-industria de la construcción que creó la burbuja inmobiliaria en nuestro país. También compró gran cantidad de deuda pública con intereses muy elevados (que iban de un 3,5% en España a un 9% en Grecia). Los estados de los países mediterráneos, en lugar de aumentar los impuestos de los ricos y corregir el enorme fraude fiscal para pagar sus gastos públicos y sociales, pidieron prestado dinero a la banca alemana, la mayor propietaria de bonos públicos hoy en la UE.

Ahora bien, cuando las burbujas explotaron, todo el entramado quedó al descubierto. De pronto, la clase empresarial alemana se encontró con un problema grave, pues los otros países de la UE, incluyendo los periféricos, que les compraban sus productos, no podían seguir comprándolos, consecuencia del gran descenso de la capacidad adquisitiva de sus clases populares. Y, por otra parte, los bancos alemanes poseían enormes cantidades de deuda –tanto pública como privada–, que los países deudores periféricos no podrían pagar. La banca alemana tenía –y tiene–, pues, un gran problema, compartido con la banca de Francia y otros países del centro de la UE.

¿Cuál es la solución que han impuesto? Una enorme austeridad de gasto público para permitir a los estados periféricos pagarle a la banca alemana y a la de otros países centrales. Para ello, la UE y el Fondo Monetario Internacional han prestado dinero en condiciones leoninas a los estados periféricos para que estos puedan pagarles lo que deben a aquellos bancos. Estas políticas de austeridad crearán una enorme recesión en los países periféricos. Ahora bien, para que estas políticas sean exitosas tienen que presentarse como necesarias, a consecuencia del despilfarro causado por las clases populares de la periferia (haciendo referencia a su supuestamente excesiva protección social) y enfrentando a la clase trabajadora alemana con las clases populares de la periferia, tal como hacen diariamente los mayores medios de información próximos al establishment financiero alemán.

Las clases populares alemanas, sin embargo, tienen mucho más en común con las clases populares de los países periféricos que con las clases financieras e industriales alemanas. Hoy los mayores problemas en la UE no son ni los déficits ni las deudas públicas de sus estados, sino el escaso crecimiento económico y el elevado desempleo. Frente a ello, lo que se necesita no es destinar los fondos, de casi un billón de euros, a ayudar a los bancos, sino hacer una enorme inversión pública, política que el establishment neoliberal europeo (liderado por el alemán) no hará, pues está aprovechando esta crisis para realizar lo que ha deseado siempre: el desmantelamiento de la Europa social y el descenso de las rentas del trabajo. Es la lucha de clases a nivel continental.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

To sólo dudo una cosa, ¿serán las clases sociales conscientes de esto?, ¿alguien cree que de verdad hay una lucha de clases sociales cuando la mayoría no sabe de qué va esto?, y la última, ¿a qué teoría, de las cientos que existen, hacemos caso los que pertenecemos a una clase social?. De verdad, nos han fastidiado y no sabemos por dónde.
vf

Anónimo dijo...

Cuando se pide prestado dinero hay que devolverlo, eso está claro.

Mathilde dijo...

Después de años de publicidad basada en "el euro nos hará más fuertes" y los millones gastados en convencernos de las bondades de la moneda única, ahora, casi 10 años después, estamos escuchando la "cara B" de este single: "el euro no estaba diseñado para este tipo de crisis", "tenemos una unión monetaria y se necesita una unión política" "deberíamos haber hecho primero la unión política y luego el euro..." Ah!, y aquí no dimite nadie!

Santi dijo...

Un buen análisis.

Aunque comparto las causas, olvida Vicenç Navarro que también una gran parte de la burbuja que hemos vivido se debe al tipo de interés anormalmente bajo que la Reserva Federal de los EEUU mantiene en el dinero, que ha hecho tomar muchos riesgos a la banca en busca de la rentabilidad (ya que al no poder obtenerla por la calidad, la ha buscado por la cantidad, asumiendo unos riesgos que han llevado a los impagos que ahora existen, los llamados "activos tóxicos" que no es más que dinero prestado a quien no lo podía devolver).

Tampoco comparto, en parte, la solución. La inversión pública se puede hacer de dos maneras, la típica que es construir cosas, y una más inmediata y efectiva, que es bajar impuestos de una forma inmediata y limitada en el tiempo. Imaginemos que el Estado quisiera reactivar la economía y decidiera inyectar 10.0000 millones de euros en la economía. Lo puede hacer construyendo, por ejemplo, lineas de tren (lo que le lleva, entre mediciones, presupuestos, licitaciones y demás, unos 5 años mínimo), o eliminar el Iva durante 6 meses. El resultado es el mismo: inyectar dinero en el mercado, pero la primera solución es lenta y poco efectiva, la segunda no se ha hecho nunca de una manera tan brutal como lo apuntado, pero ¿qué pasaría se de golpe todo costara un 16% menos?

D. Ricardo dijo...

Alguien nos está tomando el pelo, y que nosotros les ponemos en bandeja el pelo a los ladrones para que nos lo tomen.

Anónimo dijo...

Los alemanes van a su bola, igual que hace todo el mundo, ya nadie se acuerda de la construcción europea ¿qué ha pasado con aquella Constitución Europea que votamos en España? Hay que empezar de cero de nuevo.

pep48 dijo...

Es una suerte que quede gente como este señor Navarro, que rompe el discurso típico de los oligarcas, ¡chapó!

Claudio dijo...

Hace ya mucho tiempo, cuando los que peinamos canas empezábamos con el acné, se potenciaba mucho el ahorro. Se incentivaba como algo muy necesario para mantener una economía fuerte. Incluso eran casi sinónimos economía y ahorro.

Luego, se puso de moda la idea de que para hacer crecer la economía había que gastar, no ahorrar, ya que el dinero debe circular para que la producción de los bienes de consumo tenga salida en el mercado. Si no hay consumo, la actividad se detiene.

Entonces, ¿en qué quedamos? ¿Hay que gastar o hay que ahorrar? Tal vez sea mejor tratar de encontrar un punto medio, ¿no?

Sea cual sea la solución, lo que creo cierto es que no será una solución rápida. Siempre es más fácil destruir que construir. Y, del mismo modo que en la economía doméstica, hay que mantener un equilibrio entre ingresos y gastos, además de realizar un análisis serio para descubrir dónde están los errores cometidos para tratar de aprender de ellos.

Yo creo que lo que nos ha perdido es la codicia, el deseo de la ganancia rápida y el descontrol del gasto a nivel general.

Y en ese informe de Vicenç, se desprende que la recuperación será difícil, dado que las clases populares no tienen poder adquisitivo, debido al deterioro progresivo de los salarios a lo largo de dos o tres décadas. El dinero, si es que existe, está concentrado en unos pocos bolsillos, y no saldrá de ahí con facilidad.

Anónimo dijo...

Europa, yo lo comparo con una pandilla de amigos, que todos nosotros de una u otra manera hemos vivido.

Cuando eramos chavales todos estabamos juntos, lo que decia aquel se solia hacer, aquel era el lider el que no se porque circustancia sabia mas que los demas, nos puso los motes, nos enseño la gerga de la calle, lo poco que habia de sexo, el primer cigarro, la primera copa, y si por circustancia habia que dar una ostia aquel se encargaba de darla, incluso aquel fue el que le puso nombre a aquella cuadrilla.

Ya en la adolecencia, aquel paso a un segundo termino, y aparecio el otro. El otro era como aquel, pero con muchos mas principios, el otro su fin era mantenernos unidos el maximo tienpo posible,y consigio mantener el bloque durante muchos años, peleo por la union asta que ya no pudo mas, la edad, el amor, el trabajo......pudieron con el otro, y tiro la toalla.

Pasaron unos años donde cada uno empezo a depender de si mismo, aunque la union aun estaba, pero ya no era igual, habia novias, empezaron las primeras hipotecas, la mili, los coches, resumiendo que cada vez nos costaba mas juntarnos todos.

Por aquel tiempo, aparecio ese, y nos dijo que habia descubierto otro mundo, y que el mundo era mucho mas grande de lo que nosotros nos figurabamos, y enpezanos a ver el mundo que decia ese.

Con los años, pues lo de siempre cada uno se busco la vida como pudo, y aquella pandilla de amigos, se fue desmembrando en lo que llamamos clases sociales.
Unos con mas suerte que otros, desde clases altas, a medias algunos se quedaron en clase baja, y otros solo son los ratillas, que estan pero no, esos no son amigos simplemente son coleguillas y poco mas ( joder con fulano no salgo mas, no le puedo seguir el ritmo, ese maneja mucha pasta.)

A si que ese grupo de amigos, lo que esta claro es que no tienen el porque vivir todos igual, el que gane 3000, no tiene porque vivir como el que gane 1500, por muy amigos y mucha pandilla, y por mucho de todo.

Luego en esa pandilla estan, aquel, el otro, y ese, que hoi a nadie les cae bien,son los bandarras, los que pasan de to, no son de ninguna clase social, solo se limitan a vivir, que esto son dos dias,las demas clases sociales no los entienden, porque algunos triunfaron en la vida, y son padres y maridos ejemplares.....trabajadores competentes y bla.bla.bla. Pero aquel el otro y ese, son la referencia de todo, son intocables.

P.D. Pongamos que, aquel, es Grecia, el otro es Roma, ese, es Castilla, despues llamado España,las clases altas, alemania y algun pais nordico, las medias, francia, holanda.... las bajas son las que mas hay, un monton, y el rata es el reino unido, que estan pero no estan, cuando le interesa vienen y si encuentran algo mejor te dejan tirao. Asi, que el problema de europa es el mediterraneo, porque los mediterraneos somos asi, y esta claro que ahora no va a venir un barbaro del norte, a decirnos lo que tenemos que hacer, eso no va con nosotros, y quede claro que europa se invento en el mediterraneo, entre otras muchas cosas......

( Amen hermano kif)

KIF

vamos a ver que cancion pongo hoi.

http://www.youtube.com/watch?v=bZBWVaB9QAo&feature=related

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È