viernes, 2 de abril de 2010

Otra tragedia

No me gustaría tener que escribir estas líneas. Me he resistido en anteriores ocasiones porque, quizás, me niego a ver o a comentar el lado más dramático de la vida. Pero hoy se dará sepultura a una persona con la que he mantenido contacto personal casi a diario durante los últimos años.

¿Era un amigo? No exactamente. ¿Era de la familia? No, pero como si lo fuera. Era mucho menos, o mucho más, según se mire. Era la persona que me ponía el café todas las tardes en el Casino, era la persona que durante los últimos años he visto con una sonrisa de oreja a oreja, una persona amable, trabajadora, una persona cuya repentina ausencia nos ha dejado a muchos en estado de shock.

En pocos meses se ha repetido una tragedia similar. Primero fue Álvaro, sembrando el vacío en su familia. Luego, el día de Nochebuena, pasé toda la mañana en el Cuartel de la Guardia Civil, acompañando a los amigos y familiares de Nacho. Apenas tres meses después me tocará hacer algo similar con los de Lorenzo. No salgo de mi incredulidad.

Intentar comprender cómo y porqué ocurren a estas tragedias parece misión imposible. Por mucho que busco una explicación, no la encuentro. Me asaltan incluso dudas y sentimientos de culpa, intento rebobinar mis recuerdos más recientes: ¿fui suficientemente amable y humano con él? ¿podría haber hecho algo el día anterior, justo cuando le vi por primera vez con cara de preocupación? ¿se podría haber evitado?

Espero que descanse en paz y me uno al tremendo dolor que sentirán sus amigos y familiares.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È