martes, 26 de enero de 2010

El mundo es el mismo siempre


Casi en un abrir y cerrar de ojos, pasé de ver funcionar el “telex” en las oficinas de Transportes La Ibense, a manejar los teléfonos móviles vía satélite. Me considero testigo privilegiado de una revolución alucinante. En la Central de Teléfonos de Ibi había un gran panel donde Lolita, la telefonista, iba metiendo y sacando clavijas, cuando los números de teléfono tenían dos o tres dígitos.

Cuando terminé mi carrera de Derecho me incorporé a un despacho que tenía un “fax”, que era la envidia de mis compañeros. La pena es que no había casi nadie a quien mandarle un fax. Poco tiempo después, un colega compró un teléfono móvil para su vehículo que le costó medio millón de pesetas (el teléfono digo).

De aquel canadiense apellidado McLuhan, tan aficionado a las paradojas y alegorías, se nos han quedado algunas ideas fijas: "el medio es el mensaje" o "la aldea global", a las que agarrarnos para comprender esta revolución. Y es que si el alunizaje de Armstrong fue visto por seiscientos millones de telespectadores, los últimos Juegos Olímpicos han sido visto por miles de millones. Las fronteras, tan herméticas en tiempos no tan lejanos, son atravesadas por las ondas, por los satélites y ... por afilados capitales, como si fueran mantequilla.

La telemática ha ido eliminando los inconvenientes de tiempo y de espacio. Las órdenes de los inversionistas fluyen por la red de Bolsa en Bolsa, con una rapidez que podría habernos parecido de ciencia ficción hasta hace unos años.

Durante la edad media, los correos a caballo tardaban semanas en llevar las postas de una ciudad a otra; las palomas mensajeras se usaban por los privilegiados mercaderes venecianos; Napoleón se sirvió de una telegrafía óptica que multiplicó la eficacia de sus ejércitos; en apenas 14 años se pasó de inventar el alfabeto Morse a comunicar por cable Europa y América; sin darnos cuenta hemos pasado de Marconi al hipertexto o al I-Pod


Pero los nazis, que promovieron la radio porque la necesitaban como instrumento de propaganda política (por cierto, creo que las ideas de Goebbels hicieron fortuna tras la derrota del III Reich), creyeron conveniente restringir el uso del teléfono, por lo que le aplicaron una fuerte carga impositiva. Su enemigo, Stalin, tampoco quiso que se instalase la red telefónica en la Unión Soviética, porque temía que sirviese para la contrarevolución. No hace mucho que el comunista alemán Honecker señalaba a las antenas parabólicas diciendo “ese nuevo peligro que está en los tejados” (Leguineche, 1994). Los dictadores han recelado siempre de la comunicación sin control, como recela hoy en día el gobierno chino de Google.

¿Existe alguna persona informada que pueda negar que el ordenador conectado a Intemet es una revolución comparable a la rueda, la imprenta o el motor de explosión? Creamos nuestro “Avatar”con una secuencia de números binarios que nos permite comprar y pagar, incluso pornografía, sin salir de casa. Cada usuario de Internet se siente ante la pantalla el centro del universo porque puede difamar anónimamente. ¿Somos libres al fin?

17 comentarios:

Platónico dijo...

Primero fue la palabra, de la que surgió el diálogo. Al unir el gesto apareció el mensaje y tras su decodificación nació el sentido. Mucho tiempo después vino la prensa (siglo XIX) y muy recientemente todo lo demás, es decir, la Radio, la TV, el teléfono o Internet, jóvenes que se han incorporado como parte inseparable de nuestra rutina diaria. Si viviera Platón habría dicho que el mundo que aparece en los medios es el "verdadero" y el otro que no aparece en ellos el "aparente".

Anónimo dijo...

El parrafo final, es la clave, en este momento internet puede ser usado por personas inmorales ó amorales, sin ningun tipo control, cualquiera puede literalmente arruinar la vida de un semejante sin responsabilidad alguna y desde la mas absoluta impunidad. Normalmente el devenir de la sociedad va por delante de su regulación legal, por ello espero que en un corto espacio de tiempo se pueda controlar debidamente el principio mas elemental de la convivencia, cual es que los derechos de un individuo terminan donde empiezan las de otro.

Selector de noticias dijo...

El crecimiento económico continuo es incompatible con salvar la biósfera de la Tierra

Crecimiento cero para países ricos y una transformación industrial casi imposible para reducir las emisiones de CO2 son la receta del informe de Andrew Simms. El crecimiento del PIB no nos dice nada sobre la calidad de la actividad económica. "Prosperidad sin crecimiento: Economía para un planeta finito", de Tim Jackson, cuestiona el valor del crecimiento a cualquier costo y la idea de que es posible divorciar el crecimiento del PIB del uso de los recursos a través de una explotación eficiente, una idea intrínseca del capitalismo.

Anónimo dijo...

Tengo la sensación de tanta tecnología no sirve para que nos comuniquemos de verdad, tengo la sensación de que los humanos cada vez somos más individualistas y nos importa poco lo que le pase a los demás.

Claudio dijo...

Nada de lo que nos pueda ofrecer la tecnología, ningún bien material, nos va a ayudar a ser libres. Antes al contrario. Cada vez más somos esclavos del entorno que nos rodea, de las "necesidades" que nos creamos, o que consentimos en aceptar como tales.
Sólo una buena educación intelectual y, sobre todo, emocional y ética, nos permitirá usar todas esas "herramientas" y nuevas tecnologías de forma correcta y sin menoscabar los derechos y libertades de nadie.
Sólo con una base educativa suficiente seremos capaces de discernir las motivaciones de los que presumen de demócratas y, en realidad, se comportan como auténticos déspotas investidos de autoridad casi "divina".

Anónimo dijo...

Claudio, amén!

Toni dijo...

Internet es lo máximo, pero tiene un problema: el anonimato. Si las personas pudiésemos hablar y comunicarnos por Internet previa identificación total y completa, muchos abusos no ocurrirían, las descargas de música estarían controladas, las calumnias se podrían perseguir, etc.

Anónimo dijo...

¿Que paso ayer en el pleno? Cuenta, cuenta

Basseta dijo...

Está claro que desde los primeros seres humanos hasta nuestros días siempre hemos necesitado de la comunicación, bien con una simple sonrisa, bien con un SMS. La comunicación fue, está siendo y será en el futuro la forma con la que los seres humanos enviamos y recibimos información, sea por el medio que sea, y ese intercambio de conocimientos es lo que nos ha ayudado a evolucionar, y al mismo tiempo, hacemos evolucionar esos sistemas ... ¿que será lo próximo?

Javier M dijo...

¿lo próximo? los peces gordos se van comiendo a los chicos ¿verdad? engordan más y más ¿verdad? así que al final del cuento Google lo comprará todo y se hará dueña del mundo.

Mathilde dijo...

La evolución de los sistemas de comunicación es una historia de superación: siempre intentando avanzar en rapidez y formas con la que el emisor hace hacer llegar el mensaje al receptor. Ahora suena a ciencia ficción, pero pronto hablaremos de intercomunicaciones planetarias.

Pilar dijo...

Un texto muy currado, enlaces incluidos, pero la respuesta a la pregunta final es negativa como apunta Claudio: ni más libres ni más felices.

Pilar dijo...

Esto no es propiamente un comentario sino un acuse de recibo de tu comentario en el blog que he creado aquí. No creo que lo cultive tanto como tú pero confio en que con el tiempo la gente se anime a meter cosas o darme material para poner en él, al menos esa es la idea. Suerte y saludos.
Pilar Manrique

NICO dijo...

Como contrapunto a tu entrada tecnológica, permíteme dos cosas. Una desearte ánimo, ya que si alguien entiende lo que es hacer esta "carrera" en solitario, soy yo. Y como es lógico, tenemos días de todos. Resistir la presión de gente que tiene poca educación y que está dispuesta a todo con tal de preservar el poder es difícil. Y aunque sabes que ideológicamente tenemos puntos de vista diferentes en algunos aspectos, admiro el trabajo que estás haciendo desde tu portavocía del que, estoy seguro, obtendrás frutos. En cuanto a la tecnología, lo de la revolución que ha supuesto internet, baste con un botón de muestra el extraordinario auge conseguido con tu blog. Y de las posibilidades de internet aún estamos asistiendo a la punta del iceberg. En cinco años la televisión, la radio, la comunicación como la hemos conocido hasta hace poco, habrá cambiado radicalmente. Suerte con tus próximas mil entradas

Alfonso dijo...

Por casualidad he encontrado esta completa presentación realizada por Raquel Menéndez Fernández:

http://genoveva7.blogspot.com/2009/10/evolucion-historica-sobre-la.html

parce dijo...

De acuerdo con que las (ya no tan) nuevas tecnologías son un avance en los derechos civiles. De ahí que se acojonen los gobernantes. No hace tanto oí a PP y PSOE emitir globos sonda sobre la posibilidad de "regularizar" el ciberespacio español -por ejemplo, tener que "darse de alta" con DNI, nombres y apellidos, para tener un blog. Pero parece que esta gente "tan del siglo XX" no sabe con qué facilidad se puede cambiar de servidor o incluso dirección IP.

De todos modos se trata de una revolución muy selectiva porque sólo tienen acceso a ella masivamente los ciudadanos del primer mundo y, claro, las oligarquías del resto del mundo. Leí hace poco un artículo que decía que sólo 200.000.000 internautas se conectan asiduamente. De ahí que nos podamos hacer una idea de la magnitud de la revolución comparada con los 7.000.000.000 de habitantes de la madre tierra

Logan y Lory dijo...

Vivimos en un mundo cambiante y a veces, más de las que deseamos, ese mundo nos engulle, nos da privilegios pero nos quita libertad.

Alguien nos decía un día: "vivimos en una libertad condicionada"... Así es.

Un abrazo.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È