jueves, 21 de enero de 2010

Cobrar por hacer o por conseguir

Esta tarde he recibido uno de esos e-mails que no querrías recibir nunca. Mi homónimo de otra Delegación provincial se ha despedido de nosotros porque lo acaban de echar a la calle. No será el primero ni será el último que despiden de un trabajo, y menos en estos años de crisis que nos ha tocado vivir, donde el trabajo es un bien escaso. Pero lo que ha motivado que me sienta ante el ordenador a escribir esta reflexión, o esta opinión reflexionada, como se quiera ver, ha sido lo que decía el e-mail.

En su carta de despedida, lógicamente escrita desde el dolor y el resentimiento por las formas, mi colega decía que durante todos estos años había sido un trabajador leal, que había resuelto más problemas de los que había generado, que en xxx años solo había estado de baja durante 4 días (y por accidente). En definitiva, que había demostrado con creces que era un hombre de la casa, etc... . Con todos estos argumentos en su haber (y puedo dar fe de que son ciertos), no merecía que le diesen la patada. Y tendría razón..., si él no fuese lo que yo denomino un "conseguidor".

Para mí, desde hace tiempo, los trabajadores se dividen en dos grandes grupos; los que cobran por "hacer", y los que cobran por "conseguir". En el primer grupo estarían, por poner ejemplos, guionistas, técnicos, ingenieros, enfermeras, médicos, etc..., que son los contratados para que "HAGAN" un trabajo, evidentemente bien, y si queréis, muy bien, excepcionalmente bien. Pero a otros/as nos pagan por "CONSEGUIR" (ventas, audiencias, materia prima, productos, etc...). Ambos son creativos, unos dependen de otros y por tanto ambos son igual de importantes y necesarios. Entonces, ¿donde está la diferencia? pues en que los que HACEN bien su trabajo, se les valora por eso mismo, por lo que hacen. A los que nos dedicamos a CONSEGUIR se nos valora por lo que conseguimos, no importa como (por supuesto, siempre dentro de unos límites), mientras lo consigamos. Parece que, en principio, es justo que así sea.

Pero hay otra diferencia: los que tenemos que CONSEGUIR empezamos cada año de cero, con independencia de lo que haya conseguido el año anterior, aunque hayas sido la que más ha conseguido. El año que no consigues los mínimos (objetivos, pedidos, ventas, resultados, etc.), ¡a la calle!. En cambio, a los que HACEN siempre se les tiene en cuenta lo que han hecho.

Lo que quiero decir con toda esta parrafada es que hay que ser cuidadoso al elegir en qué lado se quiere estar, pues si eliges el del "conseguidor", debes saber que solo te valen los resultados de hoy y, como máximo, los de mañana. Este es el precio que tendréis que pagar por disfrutar de las pequeñas victorias diarias y todo lo demás no cuenta, amigos míos.

16 comentarios:

Hacedor dijo...

No estoy seguro de haberlo entendido ¿dónde trabajas?

Anónimo dijo...

Los que hacen cobran menos que los que "consiguen", pero tienen más seguridad en su empleo. Hay que elegir: estabilidad o rentabilidad.

Anónimo dijo...

Muy bueno José Vicente. Real, real, aunque no me había parado nunca a pensarlo. Me molesta pensar que no se valore el pasado, creo que para bien o para mal tiene su importancia.
VF

Santi dijo...

Cada cual mira la vida según de qué lado esté .... los "conseguidores", a cambio de tener que examinaros todos los años y no teneros en cuenta el trabajo realizado se os suelen pagar sueldos más altos, incentivos si cumplís unos objetivos ... y tenéis una más alta rotación laboral (os cuesta menos conseguir empleo), gozáis de privilegios que los "hacedores" no tenemos casi nunca (vehículo de empresa, móvil de empresa, etc., etc.)

Tu compañero tiene la gran suerte de poder cambiar de trabajo, ya que ahora mismo va a encontrar otro. Esa es el enfoque que hay que darle, no lamentarse porque "no tuvieron en cuenta" los logros pasados conseguidos.

Javi Álvarez dijo...

El problema de los "hacedores" es que hay tiempos difíciles en los que las empresas no tienen nada que hacer en realidad. Entonces despedirán antes a un "hacedor" para el que no hay trabajo que a un "conseguidor" que puede traer algo.

Selector de noticias dijo...

Los marines expulsan a los periodistas del aeropuerto de Puerto Príncipe

El enviado especial de Punto Radio, Miguel Ondarreta, acaba de recibir, junto a muchos otros informadores de todo el mundo, la orden de los marines de EE.UU. de abandonar las instalaciones del aeropuerto.

Anónimo dijo...

No voi a decir que no tengas razon compañero, currantemente hablando, pero pienso que al curro hay que ir con todas las consecuencias, y si hay que morir se muere. En este caso, que me vas a contar tu a mi de esas cosas, y que te voi a contar yo a ti de todo esto, como profesional que eres de estos temas.

Los hacedores,y los conseguidores, valla chorrada, en el curro hay dos tipos de personas, los que curran con dignidad, y los que comen pollas para no currar, estos ultimos ademar de comer pollas, son chivatos, traidores, malos trabajadores........resumiendo, gentuza que venden a su madre si les hace falta.......

El Kif

hala..... A escuchar este blues

http://www.youtube.com/watch?v=AAvLvk6QTMA

César dijo...

¿Y los que no "conseguimos" ningún trabajo qué "hacemos"?

Basseta dijo...

Algunos, como VF o kif, me atribuyen la autoría del texto pero es mi obligación reconocer que se trata de una aportación de Mathilde, a la que echo de menos últimamente (aunque ya me explicó los motivos). Para bien o para mal, es su opinión y creo que es justo reconocerlo.

Yo le he dado muchas vueltas al texto desde que lo leí por primera vez y confieso que me costaba de entender la diferencia entre trabajar "haciendo" algo o trabajar para "conseguir" algo.

Al remate he encontrado un cierto paralelismo en mi propia profesión: yo puedo trabajar "haciendo" una demanda o preparando un escrito dirigido al Juzgado, y puedo dejarme las horas en ello, pero el cliente busca realmente que yo "consiga" una Sentencia favorable, lo que no siempre ocurre. En estos casos es donde claramente percibo que el cliente aprecia lo que he "hecho", pero lamenta que no haya "conseguido" su propósito.

En fin, no se si Mathilde estará de acuerdo conmigo.

Saludos a todos y, como siempre, gracias por vuestros asiduos comentarios.

Basseta dijo...

Por cierto, se me olvidaba, el kif me ha vuelto a tocar la moral con el "blues". Qué buenos eran estos andaluces ...

Toni dijo...

Aunque ya sabemos que en España se cobra la mitad que en Alemania, Holanda o Reino Unido y, en general, un 20% menos que la media de la UE, la CEOE sigue con la copla de que los salarios de los trabajadores son los culpables del paro, algo que su presidente trata de remediar a toda prisa dejando de pagar a los suyos.

El último en anatemizar los sueldos ha sido el responsable de Economía y Finanzas de la patronal, José Luis Feito, un hombre que sabe de lo que habla porque tiene cuatro; a saber: el de la CEOE y los que le corresponden como presidente del lobby de las autopistas españolas (ASETA), de su homóloga europea (ASECAP) y del Instituto de Estudios Económicos.

¡Pa cagarse!

SEPULVEDA dijo...

Estan los que hacen, los que consiguen y Bibiana Aido, que con 17 meses de vida laboral es ministra. Esta es del grupo de los que tienen un papá....

Susana Hidalgo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, hay que pensar que es el empresario el que tiene la capacidad de elegir a un equipo para llevar adelante un proyecto empresarial,dependiendo de muchas variables, es posible que gane más dinero si se rodea de "conseguidores" agresivos, empecinados y ambiciosos, pero corre el riesgo de no trabajar con personas, y se verá afectada no sólo su empresa sino también su vida personal, eso sí ganará mucho dinero.Como en todo en la vida es el equilibrio lo más razonable.

Logan y Lory dijo...

En tiempos de crisis da igual lo que hagas o lo que consigas, te echan a la calle sin contar ni esfuerzo ni dedicación a la empresa y el error del trabajador es poner la esperanza de su continuidad permanente en que a uno le van a reconocer su valía.

La empresa es un mundo de oferta y demanda y cuando la demanda no alcanza las cotas previstas, se reajusta el personal.

No hay otra, aunque te dejes el pellejo en el lugar de trabajo o ese haya sido incluso más importante que tu propia familia.

Un abrazo.

Mathilde dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. La verdad, cuando escribí este texto estaba un tanto ofuscada. Son las neuras propias de quienes llevamos demasiados años trabajando sin saber muy bien quien es nuestro jefe ni sin recibir ningún tipo de reconocimiento, salvo el sueldo mensual, que es necesario pero no suficiente.

Y ya que me pongo, os dejo un nuevo apunte de tipo laboral, porque he leído una interesante columna de un prestigioso economista llamado Juan Francisco Martín Seco, que dice:

"Hay quien pretende arrimar el ascua a su sardina, aprovechar la crisis en su beneficio. La CEOE, alguna que otra institución y también bastantes creadores de opinión, utilizando la excusa del volumen ingente de paro que está generando la crisis, reclaman insistentemente el abaratamiento del despido. El Banco de España, por su parte y en la misma línea, saca a colación la inviabilidad del sistema público de pensiones y su necesidad de reforma, reforma que, como siempre, se orienta a reducir la prestación media. Últimamente ha surgido otro tema muy querido por las fuerzas económicas, el de las privatizaciones. Valiéndose del hecho de que como consecuencia de la crisis todos los países están incurriendo en cuantiosos déficits públicos, se alude a las privatizaciones como medio para paliar el desequilibrio presupuestario.

Hasta la próxima.

Javier Lázaro Sanz dijo...

Me parece una distinción válida, aunque quiero matizar que también puede ser difusa. Las empresas hablan mucho últimamente de "trabajar por objetivos", que es básicamente lo que hacen los "conseguidores". Lo que pasa muchas veces es que en un mismo proyecto, según se sube de nivel jerárquico, se trabaja más por objetivos (es decir, que si te ascienden te conviertes automáticamente en un conseguidor). Luego a veces también pasa que los de arriba, los conseguidores, tratan de presionar a los hacedores, los de abajo, diciéndoles: vosotros también sois conseguidores. A mí me ha pasado. Y es un timo. Me han dicho: tú trabajas por objetivos. Y yo me he quedado a cuadros, porque no cobro por objetivos (soy un trabajador raso, un hacedor).

Ah, y ser conseguidor, o sea, trabajar por objetivos, no sólo significa tener menos seguridad laboral, sino tener un horario fijo. Cosa que intento pero no logro.

Vamos, que no sólo se trata de decidir si quieres ser un conseguidor o un hacedor, sino de que no te vendan que eres un conseguidor cuando en realidad no lo eres (porque no tienes los beneficios de un conseguidor), y que por lo tanto si los objetivos lo demandan tienes que hacer miles y miles de horas extras.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È