jueves, 19 de noviembre de 2009

Continua la caza de la Brujita

La Brujita estaba en su casita, tan tranquila, cuidando de su prole y ensayando con sus pócimas. Un día notó que alguna alimaña había forzado la puerta de la valla exterior y se asustó. Avisó a la Gendarmería y puso una denuncia. La Brujita sospechaba que la zorra Porra y la hiena Águeda van en su busca, auxiliadas por gorilas, monos y otros pájaros de mal agüero, pero no pensaba que se atreverían a tanto.

Ahora ya está segura de lo que ocurre: se ha puesto sitio a su casita y las alimañas quieren entrar, a cualquier costa, aunque para ello tengan que forzar las leyes del Condado y obligar a algunos de sus asalariados a ponerse en primera línea de fuego.

La Brujita sabe que hay muchas otras Brujitas en la aldea y les pregunta si ellas también están acosadas por zorra Porra y la hiena Águeda. "No", responden, "no hemos visto a las alimañas rondando nuestras casas", y añaden, "a lo mejor tienes carne fresca en la tuya".

La Brujita sabe que las alimañas están sedientas de sangre, sabe que la valla que la protege es endeble, sabe que poco puede hacer para frenarlas, sabe que sus ovejas corren serio peligro, ... La primera intención de la Brujita es defenderse a tiros, pero quizás no sea necesario porque las alimañas no son tontas, saben que pueden salir perdiendo y mantienen las distancias.

Sin embargo, la Brujita no se acaba de fiar. La Brujita también sabe preparar encantamientos y confía en que con uno de ellos la zorra Porra y la hiena Águeda queden convertidos en cucarachas y las pueda aplastar.

¡Qué asco!

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È