viernes, 16 de octubre de 2009

Ágora

El fín de semana pasado, aprovechando el puente, estuve en el cine viendo "Ágora", la última película de Alejandro Amenabar a la que tanta publicidad se le está haciendo en todos los medios de comunicación. Yo salí de la sala algo confuso. No puedo decir que la película no me gustase, pero esperaba algo más y llevo toda la semana dándole vueltas al asunto.

Dicen que es la película más cara de la historia del cine español (costó 50 millones de euros) y, a los pocos días de su estreno este ambicioso proyecto ya se ha colocado a la cabeza del ranking de recaudación. La idea partió del interés de Amenabar por la astronomía, que le llevó a conocer la historia de Hipatia (Rachel Weisz) una astrónoma que vivió en la ciudad de Alejandría (la misma del famoso faro y célebre biblioteca) allá por el siglo IV después de Cristo, enseñando astronomía y matemáticas. Su libre pensamiento chocó con el dogmatismo de los cristianos, nada amigos de la ciencia. Es la misma historia que siglos más tarde se repetirá en la Italia de Galileo Galilei (juzgado por burlarse del geocentrismo de Ptolomeo) o la España de Miguel Servet (condenado por la Iglesia católica y quemado por los calvinistas).

Yo creo que al guión le falta consistencia, o quizá se haya visto estropeado por el montaje final, pero nos deja una sensación de quiero y no puedo. O quizá guionista y director querían abarcar demasiado (choque de culturas, lucha de religiones, matemáticas y astromomía, ...) y al final no sabemos muy bien lo que se nos quiere transmitir. No se puede decir que la película sea aburrida, ni mucho menos, pero le falta ritmo, porque no es suficiente con una buena fotografía, un excelente sonido y unas secuencias de aproximación a la Tierra al estilo Google Earth. La aparición y desaparición de personajes despista un poco al espectador, pues no se sabe bien si el protagonista es el prefecto, la chica o Davo, el exclavo (el menos convincente).

Posiblemente pueda decirse de "Ágora" que es una cinta de acción, muy espectacular, con planos que recuerdan a las grandes películas épicas de romanos, que nos ofrece una aproximación histórica interesante y rigurosa. Contiene una denuncia inequívoca contra el machismo y la intolerancia, seal del tipo que sea. Intenta darnos una lección sobre lo que ha es una constante en la historia de la humanidad: que los oprimidos se convierten en opresores cuando alcanzan el poder y que el más sensato siempre queda aplastado por el fanatismo de los violentos.

He leído que el director, que se confiesa un ateo educado en el catolicismo, quiere destacar la libertad para rebatir o discutir las ideas sin hacer uso de la violencia. Aún así, la cinta ya ha levantado polémica en Italia, donde circulan rumores que aseguran que existe una presión del Vaticano para que la cinta no se distribuya en aquel país. Desde la Santa Sede se han apresurado a desmentirlo, asegurando que si no se estrena en Italia será, en realidad, por razones comerciales, porque en el país transalpino los filmes históricos no tienen mucho predicamento.

Mi consejo: vale la pena ir a verla.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno José Vicente, teniendo en cuenta que pienso que siempre merece la pena ir al cine, he de decirte que yo me dormí en la película, cosa que viene siendo sinónimo de que no me llega a interesar del todo.

Si se dispone de tiempo y dinero para ir mucho al cine, pues está bien verla, seguro que sí. Pero si, por el contrario, se ha de elegir bien la película porque nos falta una cosa o las dos... mejor ver alguna otra de las que ahora hay en cartel, por ejemplo "El secreto de sus ojos", argentina, dirigida por Campanella y protagonizada por Ricardo Darín.

Creo que Ágora será una de esas películas que en unos años se convertirá en plato obligado cada año en las vacaciones de Semana Santa (si la Iglesia lo permite) o, como mínimo, muchas veces repetida en todas las cadenas.

El mensaje de Ágora es interesante. Como bien dices, habla de intolerancias repetidas en la historia y causantes siempre de retrocesos. Debería servir para hacer reflexionar, pero con media hora menos hubiera sido suficiente y alargar tanto el chicle acaba desfavoreciéndola.

Selector de noticias dijo...

«La Tierra gira alrededor de los cojones del Papa»

Algo así diría Galileo, que en paz descanse, si supiera que la Santa Sede acoge ahora una exposición sobre él

Rosa dijo...

Yo creo que es la primera vez que veo una película española que no parece una película española.

Anónimo dijo...

Para hipocresía política y fundamentalismo religioso, lo de Aznar, que asistirá a la manifestación contra el aborto cuando él estuvo 8 años gobernando y no planteó modificar la Ley. ¡Fariseo!

elvira dijo...

Sincerament a mi em va agradar la pel.lícula però també crec que es queda curta. Des del meu punt de vista trobe que es immillorable fer protagonista una dona que va destacar en la seua època a banda de convencionalismes. Hi ha un munt d'ejemples que sempre han estat amagats dins de la visió oficial de la HISÔRIA. El món de l'Art també va ser així i poc a poc dins dels estudis de gènere van eixint a la llum algunes dones protagonistes que val la pena conéixer. Aprofitant la guanyadora del Planeta us convide a llegir Las Olvidadas.

Iberut dijo...

¿Has dejado la crítica política y te vas a dedicar a la cinematografica?

Anónimo dijo...

Tu dirás lo que quieras, pero verás como en la ceremonia de los Goyas le dan mogollón de premios.

Mathilde dijo...

Hace un par de días que fui a ver Agora, una película que esperaba desde hacía años. Bueno... no me voy a enrollar. Me ha encantado!! y por muchos motivos.

La película tiene muchas capas y no quiero analizarla ahora porque mucha gente aún no la ha visto y mejor que se sorprendan.

Pero algo sí que debo decir y es la bien planteado y resuelto que me ha parecido el retrato de los fanatismos religiosos y cómo la ciencia y la razón se han visto perjudicados por éstos.

La película ha pasado por el cepillo comercial y más de 20 minutos han sido eliminados, donde por ejemplo se contextualizaba históricamente algunas escenas. Espero que cuando salga la edición del director podamos disfrutar de lo que falta.

Me ha encantado la reconstrucción de la ciudad aunque creo que la biblioteca les ha quedado un poco pequeña aunque por otra parte la decoración más sobria y mediterranea está más acorde con lo que debió ser el serapeum.

Y como no, es un homenaje a Hypatia, una feminista que vivió y sufrió mucho más de lo que vemos en la película.

Anónimo dijo...

el cine de Amenabar podrá gustar más o menos, pero hay que destacar que no se limita a contar historietas de entretenimiento sin más. Suele hacer cine de temáticas que tienen trasfondo. Ágora, lejos de caer en el efectismo y el final feliz de otras superproducciones habla de la intolerancia, el proselitismo, la manipulación y la ignorancia de las masas, la injusticia,etc.
Recordemos que uno de los últimos profesores del director en la universidad le dijo que nunca haría cine, que al público había que darle producto comercial.

Gürtel dijo...

Muy bueno: http://www.youtube.com/watch?v=ICLLiFC5hUM&feature=player_embedded

Lector dijo...

"... pocas conductas provocan tanta vergüenza como que un superior haga pagar sus culpas a un inferior ..." (Pedro J. Ramírez en el Editorial de "El Mundo" de hoy mismo).

Mucho zelote es lo que hay dijo...

Los estudiosos y especialistas no se ponen de acuerdo acerca de quién mató brutalmente a Hipatia con la intención evidente de que fuera una muerte intimidatoria para las demás mujeres.

La versión de Amenabar es que fueron los partidarios del Obispo Cirilo. Según otras fuentes, en cambio, es probable que se tratara de zelotes cristianos, tan abundantes entonces como ahora (ver la plana mayor de los que se han apuntado a la manifestación contra la Ley del Aborto).

Anónimo dijo...

Hace poco hubo un intento en el Parlamento español para reprobar las palabras del Papa respecto al uso de los preservativos en la prevención del SIDA. Lamentablemente, esta tímida expresión de la lógica y la libertad de expresión de los no creyentres en supersticiones y con confianza en la Ciencia, se ha tomado como un ataque a la libertad religiosa.

Es como si un alumno escribe que 2+2 = 5 y le dicen a su profesor de matemáticas que no lo suspenda porque estaría atacando su libertad de opinión por intentar corregirle.

¡Hipatia, vuelve!

Santi dijo...

Yo la he visto este finde y, sinceramente, es la peli más mala de Amenabar. El guión no es que se quede corto, es que es pésimo. Las escenas de lucha no son convincentes, se nota que son pura coreografía. Hay una escena en la que se ve como la sangre de pega salpica la cámara... increible que eso le pase a un director de prestigio.

Y lo del google Earth... vamos hombre, que abusa varias veces del plano sin venir a cuento. Y los letreros al estilo Guerra de las Galaxias es por falta de guión, que nos tienen que meter en contexto porque a través del guión no han sabido hacerlo.

En definitiva, para mi no merece más de 3 puntos sobre 10.

Marco dijo...

Entretenida, y poco mas. Rachel Weisz hace un papelón, sin duda, pero no basta. La veo como un primer intento del director de entrar en un genero nuevo para él, donde luchas y efectos especiales determinan el éxito de la película. Lastima que para llegar a Ridley Scott, falte bastante. Positivo: la denuncia de la intolerancia, de cualquier parte venga y Rachel Weisz. Negativo: las imágenes "Google Earth" (totalmente de acuerdo con Santi), el "corte" (hecho con tijeras) entre la primera parte de la historia y la segunda, las escenas de lucha.
Como apasionado de astronomía, me han gustado mucho las referencias a los clásicos (Tolomeo, Aristarco).
Le doy un 5.

Vicent dijo...

Hi ha una escena que podria pensar-se que és una llicència dels guionistes, però té una base bibliogràfica: a un estudiant que li havia declarat el seu amor, Hipàtia li dóna una tros de roba amb la seva sang menstrual per mostrar-li que no hi ha res de bellesa en allò que ell s'estima. Això està tret de la Suda, uan enciclopèdia del món antic escrita en grec cap el segle X.

En la tercera dimensión dijo...

"La religión es el opio para el pueblo" decía Marx y no es menos cierto ahora que entonces. El problema reside en que no somos capaces de ver todas las implicaciones de la frasecita. No es sólo el opio de los creyentes, sino también el de sus detractores. Estamos tan obsesionados con el ataque a la iglesia que no vemos la razón última del problema. Y este problema último es el poder.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È