miércoles, 16 de septiembre de 2009

Bajar los impuestos no es de izquierdas

Llevaba tiempo pensando en hablar sobre la política fiscal del Gobierno y, concretamente, sobre la anunciada subida de impuestos (aún sin concretar) y las repercusiones que ha tenido. Las declaraciones de los dirigentes de la derecha (PP y otros), demagógicas en su mayor parte, ignoran los más elementales principios constitucionales en materia impositiva.

Pero hay que remontarse meses atrás, cuando Zapatero pronunció una de las frases más desafortunadas que le recuerdo: "Bajar los impuestos es de izquierdas". Si Zapatero aseguraba en la legislatura pasada que bajar impuestos era de izquierdas y, ahora, Chávez opina que subirlos también es de izquierdas, ¿en qué quedamos?

Yo parto de la base (indiscutible) de que los impuestos constituyen la principal fuente de ingresos públicos y de que los ingresos públicos están destinados a cubrir los gastos públicos. Por lo tanto, debemos aceptar que a mayores ingresos, mayor posibilidad de gasto. Si esto es así, habría que aceptar que los servicios públicos funcionarán mejor en la medida que haya dinero público para financiarlos.

Naturalmente, dichos postulados son negados de raíz por la derecha neoliberal, a la que el vocablo "público" le pone los pelos de punta. Los neoliberales prefieren lo privado, prefieren un Estado débil, con una estructura de servicios públicos exigua y que difiera sus recursos a las instituciones privadas. No hay más que ver la política educativa (impulso a los centros concertados) o la política sanitaria (creación de hospitales enteros de gestión privada).

Por si alguien prefiere emplear la terminología izquierda/derecha, hablaré claro para que nadie se lleve a engaño. No se puede afirmar alegremente que es de “izquierdas” o “derechas” subir o bajar los impuestos. Es necesario especificar a qué impuestos nos estamos refiriendo. Es de izquierdas bajar los impuestos indirectos o los directos a las rentas más bajas del IRPF. Es de derechas incrementar los impuestos que pagamos todos por igual (los indirectos) o reducir el IRPF a los tramos más altos. Sería de izquierdas crear un nuevo tramo por encima de los 60.000 euros, por ejemplo, de más de 100.000 euros, que tributase al 50% o más, o establecer una mayor progresión en los diferentes tramos. Es de derechas mantener una tributación del 1% a las SICAV (5) y eliminar impuestos como el de Patrimonio o el de Sucesiones y Donaciones.

Ahora bien, no es menos cierto que la subida de impuestos no es el único recurso para equilibrar las cuentas públicas. Hay otra forma: reducir el gasto. Lo que ocurre es que esto parece misión imposible, sobre todo con medidas electoralistas como la que el PSOE decidió poco antes de las últimas elecciones: deducción de los 400 euros en el IRPF y la rebaja en el Impuesto de Sociedades. Y aunque muchas y autorizadas voces (creo recordar que incluso Solbes no lo veía claro) recomendaban guardar en tiempo de bonanza para cuando llegasen las vacas flacas, era el momento en el que el Gobierno presumía de cuentas públicas sólidas y en números verdes. Ya hemos visto lo que ha durado.

Ahora tenemos al Partido Popular alzado en firme defensor de la bajada de impuestos (el caso es diferenciarse del adversario) y Rajoy dice que está al lado de las clases medias (que se definen como aquellas con ingresos ingresos superiores a los 4,000 euros mensuales, ¡ahí es nada!). Pero oculta que con sus planes esa misma clase media soportaría una fuerte carga impositiva encubierta.

En realidad, el PP no defiende a las clases medias, sino todo lo contrario. Una constante bajada de los impuestos, como ocurre, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, se puede confundir con un respiro de la presión fiscal, pero luego supone la necesidad de contratar un seguro privado de sanidad, la necesidad de contratar una guardería privada, la necesidad de contratar un colegio concertado o privado, la necesidad de contratar un abogado normal porque los de oficio desaparecen, etc.

Yo, sin embargo, estaría de acuerdo en pagar más impuestos a cambio de no tener que sufragar de mi bolsillo todos esos gastos. Yo vería con buenos ojos pagar un poco más y tener una mejor limpieza de calles, cotizar un poco más y no tener que hacer cola en los hospitales, etc.

Es cierto que no soy una autoridad en la materia. A lo máximo, me podría calificar como "entendido" por aquello de haber sido alumno colaborador del Departamento de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad de Alicante, bajo la dirección del catedrático D. Juan José Bayona de Perogordo, y haber obtenido buenas calificaciones. Gracias a mi paso por el Departamento citado, pude conocer por D. Francisco Poveda Blanco, considerado un auténtico especialista (basta con consultar el abundante material que aparece en Internet) y, ya licenciado, recibir clases magistrales en un master de Derecho Tributario.

Pues bien, me animé definitivamente a escribir sobre el tema cuando leí su último artículo publicado en Información: ¿Aumentar los impuestos? ¡Qué desfachatez! Bajo un título engañoso, el profesor Poveda desgrana en clave de ironía una larga lista de argumentos que avalan la conveniencia de subir algunos impuestos, crear otros y eliminar o rebajar otros. Suscribo sus opiniones al 100 %.

17 comentarios:

Pedro Mellado dijo...

Solo hay que oir a la "lideresa": bajar impuestos en tiempos de bonanza es necesario, pero en tiempos de crisis es indispensable, o algo así ha dicho.

Es que tenemos un gobierno sin ideología.

Anónimo dijo...

con esa filosofía tan bonita que parece de Alicia en el país de las maravillas ¿cómo es que no sacáis mas votos?.

Iberut dijo...

Te contradices porque te inflaste a criticar la subida de impuestos en Ibi el primer año de legislatura. Creo que los de izquierda teneís un lío bastante gordo en la cabeza. La economía no es lo vuestro.

Anónimo dijo...

a mi lo que me parece mal y pienso que se está haciendo fatal es la gestión de la crisis... no se puede devolver a cada declarante de hacienda 400 € el año pasado y este año pedir más.. digo yo.. que hubieran guardado en vez de despilfarrar cuando ya se veia venir, no? pero eso quedaba muy bien electoralmente..

asbell dijo...

El Socialismo solamente ha funcionado en los paises escandinavos por la formacion e integridad de sus ciudadanos.No ha funcionado en ningun otro lugar del planeta.Pretender que funcione en un pais latino como España en el que se admira al picaro es una utopia.Quiza dentro de algunas generaciones....Yo soy solidario pero no gilipuertas

Anónimo dijo...

Me creere algo de lo que este señor diga cuando:

1-se baje el sueldo

2-se lo congele

3-elimine tanto ministerio y asesor innecesario

4-le suba los impuestos de verdad a los que mas tienen

5-deje de preocuparse tanto por la intencion de voto y mas por hacer una politica seria y menos demagógica

Vicente dijo...

Me preocupa ZP, pero me aterroriza Rajoy.

Selector de noticias dijo...

El alcalde de Almería pagaba a El Mundo para que le publicasen fotos y noticias al margen de la publicidad institucional

Sólo un mes antes de cerrar y despedir a más de 40 trabajadores y tras cuatro meses sin abonar sueldos y muchos más sin pagar seguridad social, el Ayuntamiento autorizó más de 35.000 euros para la franquicia de Pedro J. Ramírez

Hugo dijo...

No está escrito en ningún sitio que toda subida fiscal haga caer electoralmente a un gobierno. Zapatero tenía ahora una ocasión de oro para subir los impuestos sin perder un ápice de popularidad (la única variable que suele determinar sus decisiones). Podría haber recuperado tipos más elevados para las rentas más altas (incluso las del trabajo, ¿por qué no?), haber elevado los tipos fiscales a operaciones especulativas, podría haber incrementado la plantilla de inspectores de hacienda para que busquen debajo de las piedras por qué sólo un 3% de españoles declara ganar más de 60.000 euros al año y modificar la ley para que quien gane esa cantidad tenga que declararlo.

Podría haber recuperado la democrática costumbre de hacer público cuántos impuestos paga cada español, para que hubiera una presión social al ver que las grandes fortunas españolas no son las de los mayores contribuyentes, haber devuelto a la inspección de hacienda el control de las SICAV y subir un tanto el tipo que se le aplica, hacer progresivo el impuesto de sociedades para que no pague lo mismo El Corte Inglés que un pequeño negocio familiar…

continuar leyendo

Toni dijo...

En su edición de hoy El País lleva extrañamente a su portada un grueso artículo de opinión contra el gobierno de Zapatero que además según anuncian continuará mañana, se supone que para seguir arreando de lo lindo al presidente del gobierno en cómodos plazos. Al menos espero que mañana regalen una taza de desayuno o algo.

Anónimo dijo...

Están Obama, Putin y Zapatero reunidos hablando de los problemas del mundo cuando se les presenta Dios y les comunica que el mundo se va a acabar en tres meses y les pide que lo comuniquen al mundo entero.

Putin se va a su país y convoca al Parlamento para difundir la noticia. Les dice: “Tengo que daros dos noticias malas. Una, que, al contrario de lo que defendimos durante tantos años, Dios existe. Y dos, que el mundo se acabara dentro de tres meses”.

Obama hace lo mismo y les dice al Parlamento: “Tengo que daros dos noticias, una buena y otra mala. La buena es que Dios existe realmente, y la mala es que el mundo se va a acabar dentro de tres meses".

Por su parte, Zapatero convoca al Parlamento y les dice: “Tengo que daros dos buenas noticias. La primera que Dios me ha nombrado su portavoz, y la segunda que dentro de tres meses se acabará la crisis”.

Santi dijo...

Jose no has tenido en cuenta en tu argumentación el tercer factor que hace equilibrar las cuentas públicas: el crecimiento económico. A mayor actividad económica, mayor recaudación, por lo que a igualdad de gasto obtienes más recursos.

Lo que pasa es que el crecimiento infinito es por definición imposible, y cuando la lógica nos trae una época de recesión es cuando tenemos que optar por reducir gastos o subir impuesto.

A mi entender lo que define izquierda o derecha actualmente son las políticas de protección social, no si suben o bajan impuestos. Y creo que la mayoría de los españoles estamos de acuerdo en pagar un poco más para echar una mano a los perjudicados con la crisis, pero con control. Yo abogo por medidas que, además de subsidiar, obliguen. El que tenga derecho a paro que tenga también la obligación de reciclarse profesionalmente, que no sea cobrar y nada más.

Mathilde dijo...

La plena ocupación es la prioridat indiscutible de una política econòmica progressista ya que, por dos razones complementarias, es la clave del estado del bienestar. El debate sobre el sistema fiscal es secundario.

En primer lugar, si una sociedad mantiene ociosos a una parte sustancial de sus ciudadanos en edad de trabajar, entre 16 y 65 años, no se puede pagar un sector público que asegure a todos los ciudadanos el acceso a la sanidad, la educación, al sistema público de pensiones o a la protección frente al desempleo. A mayor empleo, mayores ingresos por impuestos, sin necesidad de bajar o subir los tipos.

En segundo lugar, para la mayoría de la población de los paises democráticos, el acceso al empleo es una condición necesaria para una sociedad justa. La igualdad de oportunidades es hoy en día resulta un componente básico de la justicia social y sólo se hace visible cuando todos pueden acceder al sistema educativo y, más importante aún, a un puesto de trabajo. Lo cierto es que, en buena medida, la educación se considera necesaria porque facilita el acceso al mercado laboral.

Paisano dijo...

Ni subir impuestos es automáticamente de izquierdas ni bajarlos de derechas. Ni lo primero equivale a políticas sociales ni lo segundo a estimular la economía. La política fiscal es, sencillamente, otro instrumento de redistribución. Y como tal debe ser manejado con rigor y competencia. Por eso están fuera de lugar los anuncios imprecisos e irreflexivos de subidas de impuestos.

Charles dijo...

Subir los impuestos... estoy me suena a que van a hacer los mismo de siempre. Subiran los impuestos a los que hacienda tiene agarrados, es decir ,los que tienen nomina. Los empresarios seguiran declarando 12 mil euros anuales, como hasta ahora. Los de los impuestos indirectos, ustedes me perdonen, es cuando menos regresivo si no reaccionario. Y ahora Chavez saca de la manga la hoja de ruta. Ayudas al automovil. Ayudas a la banca. Ayudas a las constructoras. Y a estrujar al de la nomina. Una revolucion. No se a donde nos llevara, pero es lo que nos hace falta. Por lo menos a que se enteren de que no nos pueden tomar el pelo de esa manera....

Anónimo dijo...

Dice el banco suizo USB, el más afectado por la crisis actual, que para salir de la recesión España debe reducir los salarios un diez por ciento. Los salarios. No las rentas del capital ni los beneficios de las empresas ni los dividendos de las sociedades ni las primas de los banqueros. Sólo los salarios.

Claudio dijo...

Te felicito por ser tan explícito en el caso con­creto de los aumen­tos en las tasas impos­i­ti­vas. Tal y como recomienda Lakoff, hay que ser explíc­i­tos en decir, las tar­eas esco­lares eran una pesada carga, pero había que hac­er­las, hacer ejer­ci­cio físico es pesado, pero para man­ten­erse en forma y salud­able es nece­sario hac­erlo.

Por esto, al hablar de los impuestos se puede decir que ellos son nece­sar­ios para inver­tir en un futuro mejor para la sociedad (infraestruc­tura, edu­cación salud, etc.). Son inver­siones nece­sarias que gen­eran una ciu­dadanía edu­cada, sana y efi­caz. Estas son las razones “pro­gramáti­cas”, pero hay también razones morales para los impuestos: la edu­cación y salud son impor­tantes para la real­ización en la vida, por tanto una sociedad que busca que las per­sonas sean per­sonas real­izadas requiere inver­tir.

Tam­bién, exis­ten razones morales para inver­tir en una red de pro­tec­ción social en perío­dos que la gente sufre las “inclemen­cias de las cri­sis económi­cas”, el Estado tiene la obligación de pro­te­ger a sus ciu­dadanos.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È