lunes, 17 de agosto de 2009

Chistes de Eduardo Punset

Uno de los blogs que están enlazados en el cajetín que tengo puesto en la columna de la derecha es el de Eduardo Punset, cuyo contenido recomiendo fervientemente a todo aquel que tenga un poco de interés por ir más allá de las apariencias, por calentarse la cabeza en cuestiones que, no por cotidianas, dejan de tener su importancia desde el punto de vista científico.

Hace unos días, en el blog de Eduardo Punset venía una entrada titulada ¿Cuál de estos chistes os ha hecho reír menos?. El caso está en que Punset nos cuenta unos cuantos chistes y nos pide a cambio que le digamos cúal nos hace reir menos. Os dejo los chistes aquí y os pido que los comentarios se hagan en el blog de Punset.

- Un perro con gafas va a una oficina de correos para enviar un mensaje: “Uau, uau, uau, uau, uau, uau, uau, uau, uau”, escribe. “Le cabe otro ‘uau’ por el mismo precio”, le aconseja el empleado. El perro lo mira, atónito, y musita: “Sí, claro. Pero no tendría ningún sentido”.

- ¿Sabía usted que un amigo mío estuvo muy orgulloso de haber resuelto un rompecabezas en sólo 30 minutos porque en la caja se podía leer: “De cinco a seis años”?

- Una pareja de cierta edad estaba cenando en casa de otros amigos. Al terminar la cena, las dos mujeres siguieron charlando en la cocina mientras preparaban el café. Los dos maridos se quedaron hablando en la mesa:

Anoche fuimos a un restaurante que era maravilloso. Te lo recomiendo de todas, todas”, le dijo el uno al otro.

“¿Cómo se llamaba el restaurante?”, le preguntó su amigo. Después de pensárselo mucho le preguntó, a su vez, a su compañero: “¿Cuál es el nombre de la flor que se suelen dar los enamorados; es de color rojo y tiene espinas…?”. “¿Quieres decir una rosa?”, le preguntó el otro. “Exactamente”, respondió el otro. Y volviéndose hacia la cocina en donde seguían charlando las dos mujeres, gritó: “Rosa, ¿cuál es el nombre del restaurante al que fuimos anoche?”.

- Un paciente –al terminar su examen clínico– le pregunta al doctor: “¿Cuánto tiempo cree usted que me queda de vida?”. “Diez”, le contesta el médico. “¿Diez qué…? ¿Diez años? ¿Diez meses? ¿Diez días?”, le vuelve a preguntar, enfurruñado, el enfermo. El médico le contesta: “Nueve, ocho, siete, seis…”.

- Rayanos los 60, un marido que sospecha que su esposa está perdiendo el oído decide comprobarlo por sí mismo. Se va al lado opuesto del cuarto de estar y le suelta: “¿Me oyes?”. Al no obtener ninguna respuesta, se va al centro de la habitación y vuelve a preguntar: “¿Me oyes?”. Al tener la callada por respuesta, decide ponerse a su lado y hacerle la misma pregunta: “¿Me oyes?”, le pregunta de nuevo. “Te repito que sí, ¡por tercera vez!”, le dice ella, airada.

[Accede desde aquí al análisis de las conclusiones que saca Punset tras una semana de recibir respuestas de los internautas]

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È