martes, 19 de mayo de 2009

Crisis económica y renta social básica (1)

La crisis económica nos afecta de una manera mucho mayor de lo que se pensaba solo hace unos meses. Actualmente todo el mundo mínimamente informado comparte la idea de que estamos ante una situación de crisis sin precedentes desde el crack de 1929. Pero hace poco más de un año aún eran muchos los que consideraban que estábamos en una mala situación económica, pero de duración muy corta. De acuerdo con esta visión, se trataba de una más de las diversas crisis habidas desde mediados del siglo pasado. Ahora todo indica que eso no es así.

Las consecuencias sociales de ésta crisis son graves. Aunque es imposible decir si a mediados 2009 estamos al comienzo o en el ecuador de la crisis (al final, es seguro que no), algunas de las consecuencias son ya catastróficas. Especialmente para los sectores de la población que han perdido el trabajo. El incremento del paro tiene lugar a una velocidad y magnitudes desconocidas durante muchísimos años.

Todas las previsiones se quedan cortas al saberse los datos reales. Ninguna previsión dijo que la tasa de paro llegaría al 17,3 % el primer trimestre de 2009, como ahora ya sabemos. Hay previsiones de algunos investigadores que cifran en hasta el 30 % el paro hacia el final de 2010. En cualquier caso, a mediados 2009 el número de parados en España supera oficialmente los cuatro millones. Agrava el futuro el hecho de saber que la recuperación económica, cuando finalmente tenga lugar, no podrá absorber en poco tiempo estos niveles de paro. En el mejor de los casos, necesitaríamos muchos años de crecimiento sostenido para absorber los cinco millones de parados a los que estamos a punto de llegar, o que incluso habremos superado en el momento culminante de destrucción de empleo.

El porcentaje de pobres de la economía española ha permanecido muy estable durante las últimas décadas. La crisis económica comporta un aumento muy rápido de la pobreza. Han habido tasas de crecimiento económico sustancial durante los últimos lustros para mantener la proporción de pobres entorno al 20 %, mientras que la situación actual hará aumentar la proporción de personas bajo el umbral de la pobreza.

El impacto generalizado de la crisis también ha patentizado las evidentes debilidades de una red de protección social deficiente, fragmentada y contradictoria. El gobierno se ha visto obligado a activar precipitadamente numerosas medidas de urgencia frente a la crisis, las cuales agravan más si cabe la arbitrariedad y los defectos de nuestro sistema de protección social.

Frente a una situación como la actual, creemos que la propuesta de la renta básica, una asignación monetaria incondicional para toda la ciudadanía y personas con residencia acreditada, podría suponer muchos beneficios para los sectores de la población más duramente afectados por la crisis. Aunque es obvia que la renta básica, por importantes que sean los efectos que pudiese comportar, no es ninguna medida que por sí misma pueda acabar con la crisis, no cabe duda que podría aminorar las consecuencias más duras para estos sectores de la población. Y digamos también que el hecho de defender la renta básica en una situación de crisis económica no significa que no consideremos que no hay buenas razones para defenderla también en épocas de prosperidad económica. Sólo pretendo indicar que algunas de las ventajas de la renta básica que pueden tener efectos beneficiosos en situaciones económicas estables, ganan aún más fuerza en una situación de crisis económica grave como la actual ¿por qué?

En caso de perder el trabajo, el hecho de disponer de una renta básica indefinida supondría afrontar el futuro de manera menos preocupante. Aunque esta es una característica de la renta básica para cualquier coyuntura económica, en una situación de crisis, en que las cifras de paro son mucho más grandes y las pérdidas constantes de puestos de trabajo crecen de manera acelerada, la características de la renta básica logran que tenga más importancia social. El hecho de disponer de una renta básica, cuando el volumen del paro es creciente y, por tanto, las promesas de reinserción laboral o de encontrar trabajo suenan a mentiras piadosas, permitiría asegurar, aunque fuera de manera austera, el futuro más inmediato.

La pobreza no es solo privación de los medios materiales de existencia. La pobreza se traduce también en dependencia del arbitrio o de la codicia de otro, ruptura del autoestima, aislamiento y compartimentación social de quien la sufre. En una situación de depresión económica en que, como hemos dicho, los porcentajes de pobreza aumentarán de manera significativa y pronto podrían llegar a una proporción de un pobre por cada cuatro habitantes, la renta básica supondría un buen dique de contención de esta ola de pobreza.

(Continuará)

12 comentarios:

IU Madrid dijo...

Parece que hay interés por ocultar la protesta sindical y ciudadana que está creciendo por todos los rincones de Europa en protesta por el escaso compromiso de los gobiernos en buscar una solución justa a la crisis. Una protesta que molesta a las fuerzas políticas dominantes con la cercanía de las elecciones europeas

Santi dijo...

Mathilde, estoy de acuerdo contigo con matizaciones. Me explico:

Todo subsidio, mantenido en el tiempo, pervierte su significado y termina causando un efecto totalmente contrario a lo perseguido inicialmente con él. Y pongo un ejemplo: si subsidiamos con, pongamos por caso, 400 euros, a los parados sin renta ninguna (renta básica de subsistencia), al tiempo y cuando mejore la situación económica, a muchos de estos trabajadores les empezarán a surgir trabajos poco cualificados y por lo tanto, mal pagados. ¿Cuantos de estos parados renunciarán a la renta que obtienen para trabajar por un diferencial de 300 euros, es decir, cobrando 700 euros?

El resultado es que inicias el subsidio para proteger a personas que no tienen ninguna renta y acabas teniendo rentistas que no quieren trabajar porque obtienen el mínimo del estado para subsistir.

Así que yo estoy de acuerdo con este tipo de subsidio si se dan dos premisas: que se limite en el tiempo o en la coyuntura económica en la que el Estado va a dar esta prestación y que se controle al máximo el fraude en el cobro de las prestaciones, que de verdad se paguen a personas necesitadas. Es decir, que se limite el subsidio a un escenario de paro superior al 10% o hasta el 2015 por ejemplo y que no cobren estas prestaciones personas que, no teniendo empleo remunerado, tengan patrimonio (como ocurre en Andalucía con el paro agrario, que familias de 8 miembros lo cobran todo y resulta que entre los 8 miembros tienen un patrimonio superior al millón de euros).

Porque todos sabemos que la picaresca y España son la misma cosa, intentemos que la renta social básica no sea al final un refugio de pícaros subsidiados por el Estado.

Vicente dijo...

Santi, ese mismo argumento fue utilizado en su día por los detractores del seguro de desempleo, decían que si uno cobra del paro no tendrá interés en buscar un trabajo. Hemos visto que, salvo excepciones, esto no es así. Las personas no están en el paro por gusto y la mayoría intenta obtener un trabajo que le permita superar los ingresos que se reciben del desempleo. Pero ahora esto es cada vez más complicado y creo necesario instaurar algún tipo de medida similar a la que se propone.

Anónimo dijo...

Hará falta algo para cubrir los efectos del paro en un amplio sctor de la población. En un estudio que ha hcho el BBVA se concluye que el desempleo va a seguir creciendo, aunque el crecimiento se va a ralentizar. Es decir, la peor caída ya ha pasado, pero se va a seguir destruyendo empleo.

Según el BBVA la población activa (las personas con empleo en búsqueda de empleo) a dejado de crecer. Quizás esto se deba a un frenazo en la inmigración o a que algunos inmigrantes estén volviendo a casa.

¿Tú que opinas?

SERVEF dijo...

Esto de la renta básica es muy bonito, pero habrá que financiarlo ¿no? ¿de dónde se supone que saldrá el dinero?

Laura dijo...

Estoy completamente de acuerdo con el razonamiento de Santi

Basseta dijo...

La renta básica supone un ejemplo práctico de redistribución de la renta de los ricos a los pobres (algo que la Constitución española considera que es el objetivo del sistema impositivo). Y esto hay que hacerlo a través de un sistema fiscal progresivo.

Los impuestos y el dinero público pueden emplearse para usos muy diferentes, como por ejemplo, rescatar a Bancos en apuros. Me sorprende constatar lo rápido que aflora el dinero público en determinadas circunstancias y lo rácanos que se ponen los ministros cuando se trata de garantizar la existencia vital de un grupo importantes de población.

El Gobierno se ha gastado de entrada 9.000 millones en el rescate de la Caja de Castilla-La Mancha. Si pensamos que de los 4 millones de parados pueda haber la mitad con serias dificultades, tenemos 2 millones de aspirantes a la renta básica. Si les pagamos 500 € al mes a cada uno, necesitamos 1.000 millones cada mes.

Pues bien, el Gobierno tiene previsto inyectar entre 30.000 y 50.000 millones de euros al sistema financiero (suficiente para pagar la renta social básica durante muchos años).

Por cierto, en EE.UU. llevan gastados 700.000 millones de dólares en el programa de recuperación de activos tóxicos.

¿Y de dónde sale todo este dinero? Que a nadie le quepa duda que sale de los tributos (impuestos, tasas y contribuciones), así como de la emisión de Deuda Pública.

Capitan pistacho dijo...

La verdad es que todos nos conocemos en Ibi por ejemplo, y todos sabemos que son muy pocos los que hasta hoy han cobrado el paro porque realmente no tuvieran mas remedio, porque no tuvieran trabajo ni posibilidad de econtrarlo...

Si antes de esta crisis conocéis a alguien que cobrara el paro porque no tuviera más remedio decirlo.

Yo el paro hasta ahora que realmente es cuando hace falta lo veía viendo a mis amigos y conocidos como unas vacaciones pagadas que en cuanto se acababa te obligaban a buscarte un trabajo...

Esta distorsión del verdadero uso del paro que es que nadie pase hambre mientras busca un trabajo nuevo es lo que creo hace que cuando alguien habla de renta social básica todos sepamos en lo que se puede convertir...

Hemos sido poco solidarios con el paro... gente que se compra motos, que se va de viajes, que hace chanchullos con los jefes, o en mi caso hasta me extorsionaron para que despidiera y poder cobrar paro...

Y como siempre en España pagan justos por pecadores...

Iberut dijo...

No creo que sea una medida posible ni positiva porque aumentaria el trabajo clandestino. Siempre que hay crisis se produce un incremento de la economía sumergida. En Ibi es fácil encontrar a muchas empresas y personas cuya única alternativa de sobrevivir pasa por saltarse las normas laborales y fiscales. Y las previsiones para España van en ese camino (se calcula que llegará al 19,5 por ciento de toda la economía, pero en 1994 llegó a superar el 22 por ciento). Así que es normal ver que gente sin trabajo se dedica a las chapucillas o se van a trabajar mientras cobran del paro, pero es que de lo contrario no llegan. ¿Zapatero no ve estas cosas?

Anónimo dijo...

TODO ESTÁ EN "PÚBLICO":

El PP pagó facturas electorales a Correa a través de una fundación. Fundescam, que depende del PP de Madrid, recaudó casi un millón de euros entre empresarios y financió también gastos de las campañas de Esperanza Aguirre en el año del tamayazo.

El PP de Madrid creó un sistema de financiación paralelo con el que recaudó cerca de un millón de euros de algunos importantes empresarios durante los años 2003 y 2004. Con esos fondos, según los documentos a los que ha tenido acceso Público, se pagaron facturas de las campañas para las dos elecciones autonómicas del año 2003 en Madrid: la del 25 de mayo y después, tras el tamayazo, la del 26 de octubre. El sistema con el que el PP de Madrid obtuvo este dinero, que pagó después actos electorales de Esperanza Aguirre a la empresa de Francisco Correa Special Events, funcionaba a través de la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad de Madrid (Fundescam): una fundación del PP sin apenas actividad pública conocida que fue creada en el año 2000. Fundescam recaudó fondos en forma de donaciones privadas de los empresarios con los que después abonó parte de las facturas de los actos de campaña. Algunos de estos empresarios, que participan de sectores tan dispares como la energía, la hostelería, la construcción o los seguros, fueron después adjudicatarios de contratos con la Comunidad de Madrid.

Entre los proveedores que facturaron actos de la campaña electoral a Fundescam está Special Events, una de las empresas de Francisco Correa que está siendo investigada dentro del caso Gürtel. A finales de 2005, Special Events demandó al PP de Madrid porque parte de las facturas aún no habían sido abonadas. Antes de la primera audiencia del juicio, el ex secretario de organización del PP de Galicia y administrador único de Special Events, Pablo Crespo, entregó a dirigentes del PP de Madrid un comprometedor documento al que ahora ha tenido acceso Público, que demuestra la existencia de ese canal paralelo de financiación.

Se trata de un listado de facturas emitidas por Special Events desde diciembre de 2002 hasta noviembre de 2004 a tres clientes: el PP nacional, el PP de Madrid y Fundescam. El listado distingue entre el “concepto real” de la factura elecciones autonómicas 2003, elecciones europeas 2004 y el congreso regional de 2004 y el “concepto factura”, donde no se hace ninguna referencia a las elecciones. Según ese listado, Special Events cobró de Fundescam 258.253 euros en gastos electorales, aunque en las facturas aparecieron bajo otros conceptos como “montaje de cursos y seminarios” o “transporte, guía, manutención viajes”.

Al pie del listado aparecen cuatro líneas más donde se detalla el día y la hora de la primera audiencia del juicio. El caso se cerró poco después de que Crespo hiciese llegar este documento al PP de Madrid: antes del juicio, ambas partes llegaron a un acuerdo.

Fundescam no fue la única fundación del PP que corrió con los gastos de parte de la campaña electoral. También FAES, la fundación que ahora preside José María Aznar, pagó a la empresa de Crespo y Correa por la campaña que llevó a Esperanza Aguirre al gobierno regional de Madrid.

Vicent dijo...

En l'ajuda a les entitats financeres, el PSOE ha perdut l'oportunitat per a crear un verdader motor de crèdit, i en compte d'instituir un banc públic perquè des d'allí es poguera fer una política creditícia que afavorira sobretot a les empreses xicotetes i mitjanes, que són les més desfavorides i les que menys han tingut a veure amb la creació de la crisi, ha preferit avalar amb gran quantitat de diners als bancs, que no ha revertit en els sol·licitants de crèdit, sense servir per a reanimar l'economia.

manda gües ves illos dijo...

Para solucionar la crisis comprar el libro gordo de petete-aznarete.
El demostro la teoria de los estantes de una estanteria, cuanto mas altos mas inutiles.(Apliquese en politica, trabajo, etc.)

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È