miércoles, 25 de marzo de 2009

Estoy en contra de la cadena perpetua

El lunes por la mañana escuché una entrevista que hacían en Radio Ibi a una mujer ibense que estaba recogiendo firmas para solicitar una modificación del Código Penal y que se incluya la cadena perpetua. Al parecer, el detonante de esta campaña ha sido el reciente caso de la desaparición y asesinato de la sevillana Marta del Castillo.

Con todos mis respetos para la familia de la joven asesinada, y para las familias de todas las víctimas de la delincuencia y para la ibense que se ha sumado a esta campaña, tengo que manifestar mi desacuerdo con esta petición. Ya apunté mi opinión al respecto en un comentario que dejé en el blog de Laura, pero algún amigo me ha pedido que escriba algo aquí.

Habría que empezar por dejar bien claro que el crimen es tan antiguo como la misma humanidad (recordemos como la Biblia narra la muerte de Abel a manos de su propio hermano Caín), y desde la antigua Grecia nos llegan unas interesantes reflexiones: Aristóteles decía que la pobreza y la miseria inclinan al delito, y Platón acuñó una frase de indudable valor: “No castigamos porque alguien haya delinquido, sino para que los demás no delincan” (es decir, ya ponía el énfasis en la prevención por medio del castigo).

En la Revolución Francesa se produjo un interesante cambio de pensamiento y autores como Montesquieu afirmaron que el buen legislador, debe preocuparse más por prevenir el delito que por castigarlo y el espíritu de la ley debe ser el de evitar el delito. Aunque el autor que conmovió realmente los cimientos del derecho penal fue César de Bonessana, Marqués de Beccaria, con su obra “De los delitos y de las penas” que contiene interesantes reflexiones que más abajo citaré.

Ya en el siglo XX, Tarde, uno de los precursores de la criminología decía “Todo el mundo es culpable, excepto el criminal”. Para Tarde, la criminalidad no es un fenómeno antropológico, sino social, gobernado por la imitación como sucede en todos los hechos sociales. Las nuevas propuestas tratan, en definitiva, de luchar contra el delito a través de un conocimiento científico de sus causas, acentuando la relevancia de los factores biológicos individuales, pues el delito es producto de una anomalía “biológica”, tanto “física” como “social”.

Nuestra Constitución es heredera de estos postulados positivistas y en su art. 25.2 dice: “Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social ...”. Este es el principio fundamental de nuestro derecho penitenciario, lo que significa huir de una desfasada visión de la pena como “castigo” y mucho menos como “venganza”.

Basta fijarse un poco en aquellos países con cadena perpetua, incluso con la pena de muerte, siguen sufriendo tanta o más delincuencia que en España. Ni la pena de muerte ni la cadena perpetua han logrado, allí donde existen, abatir la criminalidad. En cambio, la eficacia en la persecución de los delitos sí es un factor determinante para tal fin. El Marqués de Beccaria lo advirtió hace más de 200 años: “La certeza de un castigo, aunque moderado, hará siempre una mayor impresión que el temor de otro más horrible unido a la esperanza de la impunidad”.

Por lo tanto, la solución a la criminalidad tiene que venir por otras vías, más complicadas sin duda, pero más eficaces en el tiempo. ¿No valdría la pena recoger firmas para exigir una mayor eficacia policial y una administración de justicia rápida y eficaz?

¿Acaso no es disuasoria para el delincuente la certeza de que la Policía lo detendrá y de que un Juez lo condenará sin que tengan que pasar varios años de instrucción judicial? Ya desde el siglo XIX el Marqués de Beccaria probó que no es la severidad de las penas lo que necesariamente inhibe los delitos, sino la certeza de su aplicación y ahí es posiblemente donde estemos errando en España.

Y otro día hablaremos de la relación entre la educación, o mejor dicho, la ausencia de educación, y la criminalidad.

26 comentarios:

Obispero dijo...

Pues sí, aunque parezca mentira estamos en 2009. Y desgraciadamente, la pena de muerte sigue viva y coleando. El castigo más inhumano, la pena extrema, el asesinato de Estado sigue existiendo en 59 países. Muchos de ellos religiosos, muy religiosos. Entre ellos también esos que dicen amar tanto la vida (sólo cuando hablan de embriones o de enfermos terminales).

Iberut dijo...

¿Me quieres decir que estás en contra de que al criminal ese que llaman el·”monstruo de Amstetten”, esclavista, asesino y violador de su hija y nietos, le apliquen la cadena perpetua? Sencillamente merece una mazmorra hasta que se pudra.

Antiimperialista dijo...

Comunicado público de la JCPV con respecto a las agresiones policiales del pasado 18 de Marzo.

La Juventud Comunista del País Valenciano, ante los graves e indignantes acontecimientos ocurridos en Barcelona el pasado día 18 de Marzo, queremos manifestar nuestro más rotundo rechazo a la violencia policial ejercida por el cuerpo de los Mossos d’Esquadra y la solidaridad sin matices con el movimiento estudiantil anti bolonia. Así mismo, queremos expresar que:
· Condenamos sin paliativos la brutal agresión policial que ha tenido lugar hacia los/as estudiantes que luchan por un modelo de universidad pública y popular y que hacen frente al proceso de mercantilización conocido como Proceso de Bolonia. Pero no se trata de un hecho puntual: en todos los puntos de la geografía europea donde el movimiento antibolonia es fuerte, vivimos un constante acoso policial con numerosos detenidos/as, expedientados/as, expulsados/as, identificados/as, amenazados/as y coaccionados/as. Todo ello no es más que una escalada de represión con un objetivo claro: la IMPOSICIÓN despótica y antidemocrática del Proceso de Bolonia.

· Denunciamos la campaña informativa-manipulativa que ha comenzado el gobierno del estado español. Las autoridades lanzan publicidad engañosa ahora, por la molestia que les está suponiendo un movimiento estudiantil cada vez más fuerte. Esta gran campaña mediática, y su gran coste económico, pretende claramente desprestigiar, criminalizar e infantilizar al movimiento antibolonia pero también al movimiento estudiantil en general así como a numerosos/as docentes y catedráticos/as y al conjunto de la sociedad que apoya la lucha contra bolonia.

· Rechazamos así mismo que la represión policial se ejerza y utilice con una clara intención de desviar la atención de la ciudadanía, a través de un tratamiento mediático de Bolonia como algo morboso. Bolonia es una cuestión política y social y no de orden público.

Por todo ello, desde la JCPV, exigimos:

- La dimisión inmediata de Joan Saura, conseller de interior de Cataluña y máximo responsable de las actuaciones del cuerpo policial autonómico de los Mossos d’Esquadra, así como de las autoridades universitarias de la UB.

- La apertura de una investigación exhaustiva y la toma de las medidas disciplinarias oportunas contra todos los agentes policiales que ejercieron el abuso de poder.

- Que EUiA salga inmediatamente del gobierno catalán.

- Que IU, de la cual formamos parte, rompa todas las relaciones con IC-V y suspenda el posible acuerdo electoral para las próximas elecciones al parlamento europeo.

- La inmediata puesta en libertad y sin cargos de todos/as los/as detenidos/as, la anulación de los expedientes abiertos así como la apertura de un debate de base y la realización de referéndums para que el conjunto de la comunidad universitaria tenga derecho a decidir.

- La paralización inmediata del proceso de Bolonia y la apertura de un diálogo.

Pedimos a la sociedad en su conjunto y a los estudiantes en especial que apoyen, ahora más que nunca, al movimiento estudiantil, denunciando las agresiones de tipo fascista sufridas en Barcelona y apoyando la causa que generó el movimiento: la lucha contra bolonia y la exigencia de una construcción democrática y participativa de un nuevo modelo de universidad… y de sociedad.

Reiteramos nuestro más firme y rotundo apoyo al movimiento estudiantil y a todas aquellas personas que han sufrido la represión policial y la violencia de estado.

NO A BOLONIA. POR UNA UNIVERSIDAD PÚBLICA, DE CALIDAD, POPULAR Y DEMOCRÁTICA.

FUERA LAS EMPRESAS Y LA POLICIA DE LA UNIVERSIDAD.

JUVENTUD COMUNISTA DEL PAÍS VALENCIÀ.

Santi dijo...

Jose, en estos casos la ignorancia unida a la falta de educación cívica hace que haya gente que se incline por pensar que la pena de muerte o la cadena perpetua son la solución de algo. En el primer caso iguala al Estado con el criminal, y ya está más que demostrado que no soluciona el problema. Vease el ejemplo de EEUU y Canadá, países vecinos. En el primero existe la perpetua y en muchos Estados la pena de muerte y los índices de delincuencia son muy superiores a Canadá, donde no existen estas penas. Michael Moore en una de sus pelis-documental (no recuerdo el nombre) lo explica muy claramente y de forma muy didáctica y divertida.

En Francia existe la Perpetua, pero también existe la prohibición de superar los 30 años de internamiento penitenciario. En la mayoría de países que tiene aquello que llaman "cadena perpetua" no permiten superar ese tiempo de internamiento. Recordemos que en España es posible que un reo, por la comisión de ciertos delitos, pase hasta 40 años entre rejas (caso de los terroristas) pena que es de facto más dura que la perpetua en Francia.

El ejemplo sueco es el que hay que mirar, que tiene los índices de reincidencia en los delitos más bajos del mundo.

Y es mucho más pernicioso para la sociedad una Justicia lenta (que ya hemos hablado que no es Justicia aquella que tarda años en fallar sobre un asunto) o una policía ineficaz que unas penas mayores. Y dedicar más recursos para la reinserción y la re-educación de los presos también es mucho más productivo que el endurecimiento de las penas.

Pero no te preocupes, seguro que habrá quien nos comente que si fuera nuestra hija la asesinada otro gallo nos cantaría, que es el único recurso que les queda.

Laura dijo...

Sé que no es solución la cadena perpetua pero cuando te tocan alguien a quien quieres es muy dificil ser objetivo/a; debería haber un cambio en la justicia y la gente debería pensar en cómo educa a sus hijos, porque todo esto emana de la educación que recibimos.

Anónimo dijo...

Instaurar la cadena perpetua, sería un retroceso para nuestra sociedad, quizás deberíamos comenzar por priorizar nuestro sistema educativo y agilizar el sistema de justicia.

¿Cuántos presos INOCENTES han sido VÍCTIMAS de la cadena perpetua y de la pena de muerte en aquellos países que la aplican?

MUCHOS.

¿Quién o quienes les van a devolver la vida o ese período de vida que han estado entre rejas?

NADIE.

Se ha demostrado suficientemente que este sistema ha fallado en múltiples ocasiones, y después ya no hay vuelta atrás.

Marco dijo...

Confirmo lo que dice Santi, también en Italia (donde hay cadena perpetua) no se suele cumplir completamente la pena: los 30 años son un barrera que allí también se respeta. Sin embargo, el concepto de cadena perpetua habría que profundizarlo algo mas. No se trata de encerrar una persona en un agujero negro, toda su vida, si no proporcionarle una pena en la que se le obligue a pasar gran parte de su vida en una cárcel, sin poder contar con algún descuento a largo plazo. En este sentido, la pena funciona: quita de la sociedad un delincuente para muchos años. Para los mafiosos, además, se añade régimen carcelario duro (el art. 41 bis): aislamiento, prohibición de visitas, control a vista 24H.

Un escritor italiano del siglño XVIII, Cesare Beccaria (abuelo de Alessandro Manzoni), escribió uno de los primeros tratados modernos sobre delitos y penas ("De los delitos y de las penas). Entre las afirmaciones, hay algunas muy significativas:
"Debe existir una "proporción entre los delitos y las penas". Esa proporción se debe a que no todos los delitos dañan de igual manera a la sociedad; entonces cuanto mayor sea el delito, mayor deberá ser la pena correspondiente".

"Hay distintos tipos de delitos. Si se los clasificara en tres grupos, según la gravedad, podríamos decir que los más graves son aquellos que destruyen inmediatamente a la sociedad o a quien la representa.
En el segundo grupo se encontrarían los delitos que ofenden la privada seguridad de un ciudadano en la vida, en los bienes o en el honor.
Y en el tercer grupo estarían las acciones contrarias a lo que cada uno está obligado a hacer o no hacer".

Por ultimo:
"Las penas son las legítimas consecuencias de los delitos. Nadie puede ser penado sin haber cometido un delito. Entonces, el fin de las penas es lograr que el individuo que cometió un delito, no vuelva a cometerlo, y tratar que los ciudadanos no cometiesen delitos.
Hay diferentes formas de penar al reo; y se buscará la menos dolorosa para el cuerpo del reo, y la que haga una impresión más eficaz y durable sobre los ánimos de los hombres."

Sigo pensando que sea una pena que un estado civil debería de tener en su ordenamiento legal.

Y no soy el tal Iberut dijo...

Pues yo no voy a entrar en el "si fuera vuestra hija..." porque me parece entrar en la demagogia pura y dura en un tema tan serio como el que nos ocupa.
Yo no estoy a favor de la pena de muerte, ni tampoco en que alguien, por escabroso que haya sido el delito que cometa se "pudra en la cárcel" como coloquialmente se suele decir pero considero que una mejor actuación policial o rapidez a la hora de ejecutar sentencias tampoco es la solución.
Desde mi punto de vista lo que se tendría que aplicar en España es lo que se ha apuntado que se aplica en Francia, una "cadena perpetua" revisable pero con un tope máximo de años en la cárcel (30? 40?).
Actualmente asistimos a unas leyes que permiten que por poner dos ejemplos, el asesino de la madrileña Sandra Palo (tuve ocasión de conocer a su madre y trasladarle mis respetos), que la violó y atropelló para terminar quemándola viva junto a sus amigos, se pasee a sus anchas por las calles tras permanecer internado durante 3 ó 4 años en un centro para menores.
En las mismas me veo al "El Cuco", el menor que presuntamente y según las últimas declaraciones que los implicados están haciendo en los juzgados de Sevilla, violó y acuchilló y tiró a la basura a la aún desaparecida Marta del Castillo. Éste chaval, de confirmarse su autoría, permanecerá sin libertad según decían diferentes juristas hace unos días en televisión, un máximo de cinco años... por ser menor.

Eso es lo que yo aunque quiera no logro concebir. El sadismo elevado a su enésima potencia y que estos chavales puedan haber cometido atrocidades tremendas y no les cueste apenas nada. Aquí es donde me planteo yo la misma pregunta que se hacía Basseta pero al revés, ¿si supiesen que las penas que les van a caer son realmente duras y no 8 ó 10 años como mucho de privación de libertad, se lo pensarían?
El típico crimen de "violencia doméstica o de género" (odio ambos términos) ¿no se reduciría si la persona que lo comete no se plantease "yo me voy unos cuantos años a la cárcel que con buena conducta tengo un tecer grado a los 7 u 8 años, pero tú te vas al cementerio"?
Como digo, me posiciono totalmente en contra de una pena de muerte teniendo en cuenta que ni el ojo por ojo es lo correcto ni la Justicia es fiable al cien por cien y una sola persona ejecutada siendo inocente ya sería suficiente razón para abolir ese sistema en el mundo, también en contra de que alguien "se pudra en la cárcel" pero sí estoy a favor de que haya un endurecimiento real de penas y que la justicia sea más permeable a la hora de aplicarse y no se trate por igual al menor que roba unas pizzas que al que viola, mata, quema o asesina con la más absoluta sangre fría.

Un saludo

PD: Y hoy sí soy yo, que se me atribuyen comentarios que jamás he hecho, como ya comenté a Basseta en un momento dado.

Anónimo dijo...

En este video podemos ver de una forma muy natural qué pensaba el Che, nuestro héroe, sobre la cadena perpetua.

http://www.youtube.com/watch?v=v0FX3dSsGJU

Vicent dijo...

Els periodistes no s'enrrecorden que existeix una cosa que es diú ETICA PROFESSIONAL...i es llancen com trancaloços damunt del que poden només per omplir la seva página... Que llestimós es aquets expectacle !!!!!

Mathilde dijo...

Los escándalos mediáticos, los oportunismos y los errores judiciales no deberían conseguir que renunciásemos a los avances en materia penal, como el consistente en abolir los castigos irreversibles (pena de muerte o cadena perpetua), porque identifican sin enmienda posible al criminal con su delito y niegan no ya la suficiencia moral de la persona que ha delinquido sino su elemental derecho a una segunda oportunidad en la sociedad, tras haber purgado la condena merecida.

Y no digo esto porque menosprecie la gravedad de algunos delitos, sino porque valoro al máximo la dignidad del ser humano, presente incluso en quienes de manera más horrosa la olvidan y pisotean. Poner un límite al castigo, lo suficientemente alto si es necesario, indica que la voluntad de la sociedad es no exterminar al semejante, sea cual sea su culpa. Esta es la trágica contradicción moral en la que nos movemos: los peores criminales son sin embargo semejantes de sus víctimas y de los restantes seres humanos. Y la libertad de la que se aprovechan para delinquir (por lo cual pueden y deben ser penados), está irremediablemente atada a la que nosotros usamos con esfuerzo en pro del bien común. No podemos intentar liquidar absolutamente la suya sin condenar también de forma inapelable la nuestra.

Inflexible dijo...

Yo estoy entre el 80% de los españoles que según las encuestas están a favor de la cadena perpetua. Y mientras llega o no llega la reforma del codigo penal tengo claro que los condenados por terrorismo o pederastia deberían tener seguimiento policial una vez cumplida su condena.

Y también creo que la inmensa mayoría de la ciudadanía está de acuerdo con mantener vigilados a los criminales más peligrosos durante veinte años después de haber sido excarcelados por el cumplimiento de sus penas de privación de libertad.

¿Alguien puede decirme si existe realmente la posibilidad deque un condenado por pederastia por ejemplo pueda rehabilitarse y no acabar reincidiendo?

Anónimo dijo...

Cadena perpetua y en algunos casos hasta pena de muerte ponía yo, hay que endurecer las penas porque hoy en dia nadie tiene miedo a delinquir, en las cárceles están relativamente bien y cuando salen tienen hasta paro.

Basseta dijo...

A Iberut:

Josef Fritzl, el mostruo de Amstetten ¿es un enfermo o un delincuente? ¿Una persona en su sano juicio haría esas cosas?

Quizás deberías saber que Josef Fritzl será recluido en un psiquiátrico para criminales con trastornos psíquicos tras declararse culpable de todos los cargos. Recibirá terapia y en 15 años los médicos revisarán su estado psíquico y existe la remota posibilidad de que, si los médicos consideran que está curado, pudiera ser liberado.

A "Y no soy el tal Iberut":

Me alegro de que te hayas decidido a escribir. Se que tu voz será discrepante en muchos temas, pero estoy seguro de que sabrás argumentar tus opiniones y serás un leal y sano competidor dialéctico. Bienvenido seas.

Colega dijo...

Concepción Arena decía: “Odia el delito y compadece al delincuente”, y Victoria Kent: “Odia el delito y redime el delincuente”. Más que redimir es cuestión de integrarlo en la sociedad, dándole instrumentos para que pueda construir su vida de otra manera, porque la cárcel, al final, es el lugar donde van a parar los problemas que la sociedad no ha resuelto antes”.

Anónimo dijo...

Sufrir no da la razón. Tampoco la quita, pero desde luego no la garantiza. Aún sabiendo que el modo en que la televisión ha tratado el tema hace imposible un debate racional (probad a decir en público estos días que estais a favor de la reinserción, como yo, ya veréis que pasa), propongo desterrar ya los topicazos de “esta gente no va a cambiar”, “los tratamientos no funcionan con esta gente”. Sin tratamiento de por medio son bastantes las conductas odiosas que no se repiten, y con tratamiento se puede reducir la probabilidad de que vuelva a pasar.

Murciano dijo...

La vieja, progresista y bienintencionada frase de Concepción Arenal que dice «odia el delito y compadece al delincuente» hace ya unos años que se quedó desfasada. Tan monda de significado como ya de carne los huesos de quien la concebió. Tales palabras tenían sin duda un sentido en una época, cada vez más remota, en que se robaban gallinas para aplacar el hambre y en que sólo se mataba por honor, por un ataque de cuernos o por un mal pedazo de tierra en disputa. La frase seguía teniendo cierta vigencia incluso en aquellos duros años 80 y primeros de los 90 en que se robaba por una dosis de caballo y cuando se mataba a un prójimo se hacía a punta de navaja y cegado por el mono.

Pero el cuento, como el de Caperucita (hoy el bueno sería el lobo y no el cazador), ya no es como nos lo habían contado. A lo largo y ancho de la geografía española campan hoy cientos de bandas de sujetos -tanto nacionales como extranjeros- que han hecho del delito su lucrativa profesión, del revólver su instrumento de trabajo y de la violencia extrema su modo cotidiano de comportamiento. Y cuando se asalta, se atraca, se extorsiona y se apalea se hace porque, además de ser muy rentable, sale muy barato. Y cuando se mata -al margen de algún cafre que sigue pensando que la mujer es suya- se hace en ajustes de cuentas o en peleas callejeras que antes se cerraban a coscorrones y ahora de un disparo a quemarropa. Quizás esto no suene muy progre, pero los delincuentes hoy ya no despiertan compasión, sino temor. Y su sitio está en la cárcel.

pepe dijo...

El endurecimiento de las penas no evita ni reduce los crimenes.Ahí tenemos como ejemplo el endurecimiento de las penas a los verdugos que matan a las mujeres.Las penas cada vez son mayores, el número de mujeres muertas, por desgracia, cada día va en aumento.
La iglesia , si tan de verdad defiende la vida, debería de estar, a la cabeza, en contra de la pena de muerte.Pues si esto es solo ,según los ovispos y los curas, competencia de dios ¿porque no critican y se ponen en contra de que los estados maten con las leyes en la mano?.
Hace unos días se puso en libertad, en el Reino Unido, a un hombre que después de veintisiete años encarcelado se ha demostrado que es inocente.Si a este hombre se le hubiese aplicado la pena de muerte ¿quien reparararia ese daño?.
Así y todo como le va a reparar el error de la justicia que ha hecho que se pase media vida entre rejas sin haber cometido nigún delito.
Seamos serios y pensemos un poco.
Yo digo no a la pena de muerte, no a la cadena perpetua.Pero sí al cumplimiento integro de las penas para aquellos que realmente se demuestre que son culpables.Sobre todo en delitos de sangre.
Las leyes están, lo que hace falta es que se cumplan. Pedir otra cosa es excesivo e inadecuado.
Las soluciones tienen que venir con más medidas preventivas y con un mayor grado de educación.

Santi dijo...

Al anónimo: si los presos tienen paro es porque dentro de la cárcel trabajan y reciben un sueldo legal por ello, y cotizan a la seguridad social, y si no lo han hecho, tienen derecho a la paga de reinserción. Nuestro sistema penal busca la reinserción, y así lo consagra la constitución.

A Inflexible: esas encuestas que citas ¿son las que encarga la COPE o las que encarga Falange? Nuestro país es de los pocos del mundo que ha eliminado la pena de muerte hasta en caso de guerra, y eso último lo hizo el gobierno de Aznar, que alguna cosa hizo bien aunque pasó desapercibida para la mayoría. Si el 80% de los españoles apoyan la perpetua, como es que no la apoya ningún partido político? ¿me lo puedes explicar? porque si fuera así significaría que los partidos políticos no representan el sentir del pueblo, y entonces, si no nos representan ¿por qué los votamos?

Anónimo dijo...

Ahora resulta que el gobierno de Zapatero se dedica a aproximar presos etarras al Pais Vasco diciendo que son gente arrepentida. Igual se les ocurre dejarlos sueltos otra vez y devolverles las pistolas. Estos criminales deberían pudrirse en la prisión allá en Siberia por lo menos.

Clarín dijo...

"Yo soy ateo, no creo en Dios, pero tengo valores éticos y morales muy estrictos —dice el músico Javier Calamaro—. Es un código personal férreo, irrompible. Como no le pido a Dios, ni espero nada de Dios, tengo que estar absolutamente convencido de lo que hago. Es una regla propia, algo que ni autoriza ni desautoriza ninguna iglesia. Para mí, ni matrimonio, ni divorcio, ni vida posterior".

Anónimo dijo...

La retribución con una pena por el delito cometido sólo estaría justificada si se pudiera demostrar que el criminal concreto fue libre al actuar, que igual que cometió el hecho punible podía también haber dejado de cometerlo.

Sucede, sin embargo, que eso es algo que precisamente no se puede demostrar. Como he escrito en otro lugar, «el comportamiento humano está condicionado por tal infinidad de factores biológicos, sicológicos y sociológicios que ninguna persona puede determinar si -y cómo han influido esos factores en el acto de otra persona». El libre albedrío, escribe Mitscherlich con razón, «es un invento de nuestra autoidealización infantil, que nos dota de una omnipotencia que precisamente no poseemos... El juez proyecta sobre el delincuente el (comprensible) deseo de la sociedad de verle castigado, atribuyéndole una capacidad que debiera poseer. Si la tuviera, si fuera el monstruo 'frío', helado, sin sentimientos y cínico del que frecuentemente se habla, entonces la sociedad podría castigarle sin tenerse que hacer reproches y sin sentirse implicada por la aparición de la inhumanidad criminal».

ENRIQUE GIMBERNÁT 01/04/1977 (se puede leer este interesante artículo completo en http://www.elpais.com/articulo/opinion/Pena/muerte/aborto/elpepiopi/19770401elpepiopi_1/Tes/)

Antiimperialista dijo...

Medio centenar de miembros de la Asamblea de Estudiantes ha bloqueado hoy los tres accesos del edificio de Rectorado de la Universidad de Alicante para reclamar una condena pública de la institución a las cargas policiales contra sus compañeros de Barcelona. Los universitarios han impedido el paso al rector, vicerrectores y funcionarios.INFORMACION.ES "Si Bolonia va adelante, los estudiantes vamos hacia atrás", rezan las pancartas de los estudiantes alicantinos, que desde las siete de la mañana han bloqueado los accesos al Rectorado para exigir que la Universidad de Alicante se pronuncie contra los «abusos» a sus compañeros de Barcelona, agredidos por las fuerzas de seguridad cuando se manifestaban contra el Plan Bolonia.

Mesas encadenadas y con cuerdas han impedido que el personal universitario pudiera acceder a su puesto de trabajo. A la llegada del rector, en muletas por una lesión fibrilar, los estudiantes le han exigido que condenara esas «agresiones». Los conatos de acceder al edificio por parte de algunos trabajadores han desembocado en algún rifirrafe con los manifestantes.

CHARLA-DEBATE SOBRE EL TRATADO BOLONIA EN ALCOY (UNESCO) A LAS 20:30.

Antiimperialista dijo...

CHARLA-DEBATE SOBRE EL PROCESO BOLONIA EN ALCOY (UNESCO), EL VIERNES 27 DE MARZO A LAS 20:30 HORAS.

Anónimo dijo...

SI AL CRIMINAL!
NO A LA VICTIMA!

TIPICA POLITICA DE IZQUIERDAS

Santi dijo...

El último anónimo es muy simplista, amén de insultarnos a muchos que nos consideramos de izquierdas. Menos soflamas y más argumentos!!!

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È