jueves, 18 de diciembre de 2008

Rebelión en el Parlamento Europeo

Su anuncio reventó el sueño europeo y dejó a muchos trabajadores desconcertados. Pero ayer, en el Parlamento Europeo, quedó bloqueada la norma que permite ampliar la jornada laboral máxima a 65 horas semanales, impulsada por Populares, Reino Unido, países del Este, y aprobada por los ministros de Trabajo de los 27 el pasado mes de junio con el voto en contra de España.

La norma fue calificada de “agresión” por Gobierno, partidos, sindicatos y autónomos. Un ejemplo de su rechazo social: de los 21.726 votos emitidos en la encuesta virtual de El País, un 93 % consideró que era un retroceso social, frente a un 6 % que opinaba que se favorecía la flexibilidad laboral.

Pero no contentos con rechazar la propuesta de sus ministros, los eurodiputados aprobaron por mayoría absoluta una serie de enmiendas que exigen que en un plazo máximo de 3 años se supriman todas las excepciones (“opt ou”') a la jornada laboral de 48 horas semanales.

La Eurocámara exigió además que se considere tiempo de trabajo la totalidad del tiempo de guardia, incluido el periodo inactivo. Esto cuestiona también el acuerdo alcanzado por los Veintisiete, según el cual el periodo inactivo de la guardia (por ejemplo, cuando un médico duerme en un hospital) no debe considerarse como tiempo de trabajo a menos que la legislación nacional, un convenio colectivo o un acuerdo entre interlocutores sociales disponga lo contrario.

Las enmiendas fundamentales recibieron un respaldo muy superior a la mayoría absoluta de 393 votos (de un total de 785 parlamentarios) que era necesarios para que salieran adelante. La mayoría obtuvieron más de 500 votos. Ello significa que, además de socialistas y grupos de izquierda, fueron apoyadas por muchos eurodiputados del Partido Popular Europeo, incluidos los españoles. Un éxito espectacular que ofrece jugosas interpretaciones ya que pone en evidencia que muchos eurodiputados han votado en contra de sus respectivos Gobiernos y contra las posiciones de sus Grupos en el Parlamento Europeo.

De algo sirvieron las protestas en los blogs, las manifestaciones virtuales y las campañas de firmas y envío de correos electrónicos. Se trata de un triunfo decisivo de los que llevan mucho tiempo sin ganar nada, contra un intento, reiteradamente denunciado, de retroceder en la historia de las conquistas laborales de los últimos siglos. Por cierto, ¿qué desastre de gobiernos europeos tenemos que hasta el Parlamento les desautoriza? Ya va siendo hora de que nos movamos hacia la izquierda ¿no?

El voto de la Eurocámara abre ahora un nuevo periodo de negociación de 90 días (denominado “conciliación”) entre el Parlamento y el Consejo, un respiro momentáneo al cabo del cual, si no hay acuerdo, lo cual sería un contrasentido antidemocrático, decae el texto.

La próxima campaña a las Elecciones Europeas, convocadas para junio de 2009, sería una excelente ocasión para profundizar en la lucha por la Europa de la paz, la democracia, los derechos humanos y democráticos, los derechos sociales y económicos, los servicios públicos, la sostenibilidad y la solidaridad.

14 comentarios:

Iberut dijo...

Con esto...mas paro todavia. Que desgracia tenemos, un gobierno que no gobierna y una UE que gobierna demasiado. Lo que es absurdo es ir contra corriente y no ir preparando el futuro. Al parecer en Europa hay que derogar cosas que hasta ahora se consideraban derechos porque para las grandes corporaciones hoy le es indiferente fabricar en Europa, Asia o America (en la Luna no, pero por los costes de transportes). Habrá que ir preparando una legislación que haga posible que nuestros hijos y nietos puedan disfrutar al menos de una pobreza digna.

Vicent dijo...

La tecnologia ens impulsa a un futur en què la major part dels treballs físics seran realitzats per màquines, la qual cosa ens portarà a un descens del nombre de treballadors tant en la indústria com en els servicis. Si la societat no es va preparant per a una població amb moltes mas hores d'oci anem cap al caos. Haurem d'oblidar-nos de guanyar el pa amb la suor del front i fer treballar a les màquines sense que açò supose una reducció de la qualitat de vida dels ciutadans

Hem de plantejar la possibilitat del treball compartit. Jornada màxima de 30 hores, amb un segon treballador que farà les altres 30. L'Estat subvencionaria totalment o parcialment l'aportació del segon a la Seguretat Social. Més intensitat, menys hores, major rendiment. Millora de les relacions familiars. Més oportunitats per als jóvens.

Anónimo dijo...

El período de conciliación ("negociación") de 90 días para dejar el texto definitivo a la directiva que ni de lejos ha sido tumbada. Puesto que lo que se ha votado no es una enmienda de supresión de la totalidad. Se trata de un informe (Cercas) con enmiendas que modifican y suavizan el texto, nada más.
Es una grata noticia, pero no debemos olvidar que hace años que se tratan de imponer tales medidas y discurrir y trabajar por unos intereses de los más, la información es fundamental, y la noticia como se ha presentado es sin lugar a dudas engañosa. Hoy se celebra un acto público a las ocho de la tarde en el salón de actos del Polivalente de Ibi en relación a las ahora (por fín!) dichosas sesentaicinco horas (el opt-out, que nombre tan europeo!)

Mathilde dijo...

El holgado rechazo del Parlamento europeo a la propuesta de directiva que pretendía ampliar hasta las 65 horas la semana laboral constituye una victoria para la Eurocámara, al haberse mostrado capaz de articular una base crítica lo bastante amplia, superando los corsés de las adscripciones nacionales, ideológicas o partidarias, como para revertir el proyecto aprobado por los ministros de Trabajo (con los únicos votos en contra de España y Grecia).

El revés sin paliativos sufrido por el Consejo implica un mandato ineludible para que los gobiernos más favorables a la directiva, con el Reino Unido al frente, reconsideren sus pretensiones.

Las necesidades y demandas derivadas de la globalización y del expansivo modelo de crecimiento económico de los últimos años podrían explicar una modulación al alza del horario laboral en sectores y empresas concretos y también en períodos determinados. Pero la pretendida identificación que establecen los defensores de la directiva entre la ampliación del tiempo del trabajo y el libre acuerdo entre empleador y empleado se sustenta sobre una premisa si no imposible de acreditar, sí cuando menos muy dudosa: que las relaciones en las que se basaría esa "libertad de opción" son lo suficientemente igualitarias como para que tanto la decisión del empresario como la del trabajador respondieran a intereses exclusivamente voluntarios. La imposibilidad de garantizar esa equidad, que encontraría aún más trabas en un período de fuerte desempleo como el derivado de la crisis económica, supone en sí misma un desequilibrio que cuestionaba el fundamento mismo de la directiva, rechazada en su momento por una inusual unanimidad por el Congreso español. Una directiva que ha tratado de establecer, además, una falsa vinculación entre la productividad y la ampliación de horarios, entrando en contradicción con las políticas de conciliación de la vida personal y laboral impulsadas en el seno de la UE.

Anónimo dijo...

La jornada laboral tenía que ser directamente proporcional a lo que se cobra, el que más gana más trabaja. Lo mil euristas cuarenta horas semanales y los tres mil euristas 48 horas semanales, y los seis mil euristas 72 horas semanales.

Hipocresía corporativa dijo...

Soy médico; entre los médicos está despertando mucha polémica este asunto. Y mucha hipocresía. Los que mas en contra están de las 65 horas son también los que están en contra de la exclusividad, y ya están trabajando mas de 65 horas entre pública y privada. Es curioso que utilicen como argumentos para rechazar las 65 horas los mismos que los defensores de la exclusividad, que ellos rechazan.

Toni dijo...

Trabajar 65 horas es un crimen, pero ¿no es peor que suceda, como ahora, que se trabajan más horas de la cuenta y ni siquiera se pagan? Tal vez normalizar esta situación pueda servir, paradójicamente, para aumentar los derechos de los trabajadores. Sin embargo, me parece que el problema no es sólo político. A fecha de hoy la gente es cada vez más materialista, está dispuesta a dejarse la vida en trabajos insatisfactorios con tal de tener más dinero. Mientras esto no cambie, seguirán cometiéndose atropellos inaceptables.

Anónimo dijo...

Lo correcto serían 100 horas semanales, o mejor 200 para redondear, y así poder pagar más y mejor a los banqueros. Lo llevan claro si creen que me van a hacer trabajar 12 horas al día... clarito lo llevan. Hoy se ha rechazado, pero creo que hasta que no nos la metan doblada no pararán... menuda panda... ¿los europarlamentarios también trabajarán 65 horas ????

Sabelotodo dijo...

Si viene un parlamentario por aquí por Ibi le explicaría que hace mucho tiempo que se trabajan más de 65 horas a la semana, sábados y domingos también. Gracias a esas horas extras se llegaba a final de mes, pero ahora con la crisis la mayoría se ha quedado con el jornal base (y en algunos sitios sin incentivos). A ver si sacan una directiva para arreglar esta papeleta.

Toni Salado dijo...

De vez en cuando, la humanidad progresiva también gana. Ayer, se llevó un severo varapalo el neoliberalismo europeo con la votación en contra, por mayoría absoluta, de la directiva europea sobre tiempo de trabajo, que pretendía introducir médidas draconianas como las 65 horas semanales de trabajo o que no computasen como tiempo de trabajo los periodos inactivos de las guardias de los médicos.

Sin embargo, pese a éste éxito de la movilización sindical, del modelo social europeo, y del sentido común, no cabe bajar la guardia. Y para muestra, la editorial de hoy de El Pais, que pese a reconocer la derrota de la directiva, alienta a seguir el debate de la misma.

Leer artículo completo

Anónimo dijo...

VIVA EL PARLAMENTO EUROPEO!!!!!!!!!!!! Y curiosamente, son las elecciones en las que más abstención se produce. Así nos luce el pelo en muchas cosas...

la tarada dijo...

Los europarlamentarios celebraron su victoria a el no a las 65 horas con risas y vitores.
Cuando rechazen la mocion de un sueldo base de 1 euro ¿tambien lo celebraran?
Todas esas chorradas para justificar el sueldo que no ganan.

El Hilo Rojo dijo...

Tanto tiempo preguntándome por qué estaba siempre en las posiciones minoritarias, tantas horas dedicadas a cuestionarme acerca de por qué era un crítico allá donde fuera…y hoy he visto la luz.

El Parlamento de la Unión Europea ha tumbado la directiva sobre el tiempo de trabajo, las famosas 65 horas. Todos están alegres. Yo estoy, lo confieso, acojonado. Derrota tras derrota, hostiazo tras hostiazo...y, al final, una victoria.

¿Cómo? ¿Por qué? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Por qué cuando miramos al techo abrimos la boca? ¿Recuperará Plutón la categoría de planeta? ¿Por qué cuando has leído lo de “por qué cuando miramos al techo abrimos la boca” has mirado al techo para comprobarlo? ¿Cómo es posible que se ganara esa votación?

Sí, sí, llamadme conspiranoico…pero tengo miedito. Unos señores que cuando algún país vota “no” dicen que hay que seguir votando hasta que salga “sí”, ahora se posicionan mayoritariamente en contra de una directiva que incluso muchos de los que ahora votan en contra habían avalado.

No sé, ganar me sienta fatal, sobre todo cuando no entiendo la victoria. Ahora entiendo porqué soy crítico: así me expongo a esta fatalidad poco a menudo.

Anónimo dijo...

He leído cuatro comentarios datados él día 18 (ayer) a las 20 horas y 21 horas aprox., cuando se estaba celebrando un acto púbico al respecto de las 65 horas en el Polivalente de Ibi. En fin, señores, deberían haberse acercado y ser partícipes de un acto con intervenciones que podrían haberles aclarado o nublado aún más, si cabe, las cuestiones que plantean. Espero que se sigan celebrando este tipo de actos en los que pueda participar toda la gente que se acerque, foros públicos donde podamos vernos las caras y participar en un régimen de igualdad.

Salut!!!

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È