viernes, 7 de noviembre de 2008

Vivir de alquiler si no hay más remedio

La vivienda en un Estado social y de derecho no puede ser simplemente un bien más del mercado. Una parte de la acción y de los recursos públicos deberían destinarse a facilitar el acceso de todos a una vivienda digna. Este principio recogido en nuestra Constitución está lejos de ser efectivo, especialmente para la población más joven, pero, en general, para todos los ciudadanos.

Llevo años escuchando a nuestros gobernantes decir que se tomarán medidas para incentivar el alquiler de viviendas, pero lo cierto es que los españoles tienen tanto apego a la propiedad de su vivienda que la inmensa mayoría prefieren la vivienda hipotecada de por vida que la provisionalidad de un arrendamiento.

Desde un punto de vista más socialista, son muchos los que vienen exigiendo la regulación del derecho social a la vivienda, como otro derecho universal ciudadano más, como pueden ser la educación o la sanidad, y que pueda ser exigido ante los tribunales. Se trata de llevar la cuestión de la vivienda, que ahora es puramente mercantil, al campo del servicio público, tal y como ocurre, por ejemplo, con las viviendas de protección pública, de forma que cualquier persona tenga un derecho subjetivo e individual cuyo cumplimiento pueda exigirse a la Administración incluso vía judicial.

La adecuada satisfacción de la necesidad de vivienda condiciona algunas de las decisiones vitales más importantes de las personas y supone el mayor compromiso económico que adquieren a lo largo de su vida. Sin embargo, ahora que ha lllegado esta crisis económica es cuando muchas personas, por obligación (no por gusto) se plantean la posibilidad de vivir de alquiler. El problema es que habiendo como hay tantos pisos vacios, la oferta de alquileres sigue siendo escasa.

Gracias al blog de un compañero de Izquierda Unida me voy poniendo al corriente de todo lo que se está haciendo en el país vasco para impulsar y promover el alquiler social, y he de confesar mi envidia sana por la apuesta tan decidida que contrasta con la pasividad que observamos al respecto en la Comunidad Valenciana.

Hace un par de meses se anunció que el Proyecto de Ley de Garantía del Derecho Ciudadano a una Vivienda Digna estaba listo para ser remitido al Parlamento Vasco, y que se pretende que sea aprobada en esta legislatura. Se trata de una propuesta de calado, progresista, social y lo suficientemente rompedora como para que suponga un antes y un después en una dinámica de mercado que, a pesar de la actuación de las Administraciones Públicas en materia de vivienda, nos ha llevado a la situación en la que hoy nos encontramos.

Estamos ante un evidente avance del Estado social pues, según parece, se trata de la primera vez que un Proyecto de Ley en el Estado español recoge el derecho subjetivo a la vivienda, asentado sobre cuatro pilares básicos:

1.- La obligación de las Administraciones Públicas de producción de un parque de vivienda protegida en alquiler suficiente para dar satisfacción al derecho ciudadano a una vivienda digna en alquiler.

2.- El derecho subjetivo de acceso a la vivienda de implantación progresiva. Que pretende sustentarse en y materializarse gracias a esta producción previa de vivienda de protección pública en alquiler, y que plantea como primer paso garantizar una vivienda en alquiler a los demandantes de vivienda social en alquiler a partir del año 2014.

3.- Movilización de la vivienda vacía hacia el alquiler a través de medidas de fomento y garantía posibilita el alquiler de más de 4.000 vivienda vacías, incluyendo medidas de penalización, especialmente cuando se rechazan las facilidades públicas para alquilar una vivienda vacía.

4.- La cooperación de todas las Administraciones Públicas para garantizar la función social del parque de vivienda protegida.

Espero que tengan suerte en la preparación de esta importante Ley y, sobre todo, que estén acertados en su aplicación. Quizás algún día tengamos en Valencia políticos con las ganas de tomarse en serio este asunto.

11 comentarios:

Carlos dijo...

Yo creo que pagar un alquiler es tirar el dinero. Hay un sistema que se está poniendo en funcionamiento en Gran Bretaña, y es que varias personas de distintos tipos de empleo se ponen de acuerdo para comprar un piso.
La ayudas por alquiler que ha planteado el gobierno de Zapatero, es que dan 210 euros a menores de 30 años, pero esto hoy dia es un completo fracaso, ya que los propietarios elevan el precio del alquiler 210 euros más… aparte Zapatero intenta colgarse una medalla cuando lo que realmente quiere es controlar los pisos hacen economía sumergida, ¿como los controla? para pedir la ayuda de los 210 euros se necesita la referencia catarstral de la vivienda en cuestion que se va a alquilar, y no sólo eso sino que también se necesita el numero de cuenta del dueño.

Que no nos engañen más.

Intentad comprar viviendas entre varios.

Un saludo y buenas noches.

Madrid dijo...

Izquierda Unida presentó en Madrid una proposición no de ley para que se reconociese el derecho subjetivo y universal a una vivienda digna. Me suena que en Navarra también se ha hecho algo similar. Creo que deberia ser una propuesta que corriese por todo el estado como un reguero de pólvora y se presenten propuestas parecidas en todo el estado con el fin de poder exigir por via judicial el derecho a vivienda.

Anónimo dijo...

Cuando se pueda tirar al inquilino que no paga inmediatamente yo pondré mi piso vacío en alquiler, pero me he llevado ya dos chascos y no pienso volver a caer en el error.

Mathilde dijo...

Aunque vivo en una vivienda propia, veo grandes ventajas en el alquiler. Estas son mis razones:

El arrendamiento, en muchos casos, permite acceder a viviendas situadas en el centro de las ciudades, grandes y con mejores equipamientos, pues las nuevas se construyen en los extraradios.

Desde luego, se reducen los trámites administrativos, mucho más complejos y caros en caso de compra de vivienda. Como no hace falta pedir una hipoteca, no hacen falta préstamos, tasaciones, verificaciones en el registro de la propiedad, Notarío, etc., lo que permite una gestión muy ágil.

A la hora de contratar un alquiler no es imprescindible disponer de dinero ahorrado ni de grandes cantidades iniciales, como ocurre en la compra.

Además del ahorro de costes de Notaría e hipoteca, tampoco hay que ir al registro ni pagar impuestos, ni gastos de escritura, ni IVA.

Además, el mantenimiento de la vivienda arrendada corre corre a cuenta del arrendador según la Ley.

Cuando resulta que la vivienda ya nos agrada, o resulta que la familia ha crecido y no se amolda bien al espacio, o se cambia de lugar de trabajo, etc., el traslado es menos traumático y costoso.

Y naturalmente, en el momento de cambiar de vivienda, no hay que preocuparse por buscar un comprador para la vieja, no se generan plusvalías por las que haya que declarar en nuestro IRPF.

Anónimo dijo...

Yo veo problemas en el alquiler derivados especialmente de la duración del contrato y de que la renovación siempre depende de la voluntad de propietario, que aprovecha para subir la renta a su capricho, osea, por encima del IPC.

Muchas veces hasta se impide al inquilino hacer obras o reformas, y el propietario tampoco quiere pagarlas ... lo que resulta muy incómodo.

Aunque lo peor que me ha pasado fue que tuve que pagar una penalización por abandonar la vivienda antes de terminar el plazo pactado y me dio mucha rabia.

Tengodudas dijo...

¿Qué me conviene más, comprar una vivienda o alquilar?

Por ejemplo, si alquilo una vivienda por 200 € / mes durante 30 años, habré pagado al final 72.000 €.

Dependiendo de la tasa de crecimiento del precio de las viviendas, mi patrimonio dentro de 30 años, en el caso de que adquiera la vivienda, será mayor o menor que si hubiera alquilado.

Si la tasa de crecimiento media de la vivienda en de un 2% anual, en 30 años mi vivienda (que adquirí por 150.000 €) valdrá 271.704 €. Las cuotas que he estado pagando han sido de 752 € al mes, que totalizan 519.000 € al acabar de pagar la hipoteca, a los 30 años.

Si hubiera alquilado, me hubieran sobrado mensualmente 752 – 200 = 552 €, que al invertirlos en el fondo al 5 % me hubiesen reportado 454.407 €. Como los gastos del alquiler en 30 años son 72.000, el resultado neto a 30 años de mi patrimonio es un incremento de 382.000 €, mientras que comprando, mi patrimonio a los 30 años sumará 271. 704 - 519.000 = ¡¡¡-247.000 € !!!

Este es un caso extremo, pero sirve para comprender que si los intereses del mercado (inversiones y préstamos) son mayores que la tasa de crecimiento de los precios de la vivienda, lo que hacemos año tras año es perder dinero, puesto que lo que pagamos en intereses por la vivienda y lo que dejamos de recibir en inversiones superan con creces el aumento de valor de la vivienda.

Aún así, existen casos en los que el alquiler podría convenir más por otros motivos. Como hemos dicho antes, el desembolso inicial es más asequible: fianza y seguro frente a notaría, registro, etc. Además, el alquiler favorece la movilidad y el que podamos vivir más cerca del trabajo, ahorrando en transporte y ganando en calidad de vida (en zonas donde por ejemplo no podemos comprar por el alto precio). Y los costes mensuales también son menores: suelen ser cuotas más bajas que la compra, no pagamos la cuota de la comunidad ni el impuesto anual, y no comprometemos tanto nuestros ingresos futuros, pues el alquiler suele ser a corto y medio plazo. Resulta más rápido encontrar una casa de alquiler que una para comprar. Y además existen una serie de incentivos y subvenciones estatales para acceder a un alquiler. Si nuestra situación financiera no es muy holgada, alquilar será una manera más cómoda de acceder a la vivienda.

Vicente dijo...

Como siempre, Mathilde en una excelente explicación. Le apunto un dato que ha olvidado: en el alquiler no se paga Impuesto de Bienes Inmuebles. Con lo que ha subido, el impuesto de un piso equivale casi casi a un mes de renta, que es mucho.

Quiero añadir que los gobernantes españoles han apostado siempre por incentivar la compra, dando bonificaciones fiscales a la adquisición de viviendas, para impulsar el sector de la construcción. Si el alquier tuviese la misma bonificación, se podría seguir construyendo, aunque no fuera para vender en propiedad.

Otro apunte final: ¿cómo está el piso cuando acabamos de pagar la hipoteca? es decir, es cierto que el piso ya es nuestro, pero también es cierto que en muchos casos ha habido que invertir una fuerte cantidad de dinero en reparaciones y mantenimiento (conducciones oxidadas, fachada, escalera, ascensor, cubierta, aluminosis, grietas, goteras, ...).

Anónimo dijo...

Vamos a ver, vamos a ver, hay que diferenciar entre adquirir una vivienda como inversion o como vivienda habitual.
En el caso de comprar la vivienda como inversión siempre que se mantenga la evolucion actual de los precios de la vivienda y el tipo de interés bajo, me parece que la decisión es clara: comprar. Ahora bien, este escenario de precios altos y tipos bajos está cambiando y es probable que se produzca la situacion inversa: Que los precios de la vivienda se estabilicen y el tipo de interés suba. En este caso y teniendo en cuenta que la vivienda no es una inversión muy liquida, yo apostaría por otras inversiones.
En el caso de que se destine para vivienda habitual, deberíamos tener en cuenta muchas variables ( alguna de ellas de caracter personal ). En mi opinión, en el caso de financiar la compra con hipotecas superiores al 80% del precio de venta de la vivienda y plazos superiores a los 30 años, y sobre todo en viviendas de precio elevado, aconsejaría el alquiler.

Anónimo dijo...

los españoles tenemos preferencia en comprar y no en alquilar y de esto se han aprovechado todos los promotores y todos los que han hecho negocio con algo que no debería de haber tenido tanta especulación, la clave esta en el precio de la vivienda que vale tres veces mas de su coste y los sueldos se mantienen al mismo nivel que hace cinco años, si los contratistas y los que tienen que untarles no fuesen tan usureros los pisos no valdrían lo que valen y la gente seguiría comprando pisos para poder vivir y la rueda seguiría rodando.

Anónimo dijo...

Hay que desmitificar ese tópico de que vivir de alquiler es tirar el dinero. Es posible que durante años así fuese, cuando las hipotecas se pagaban a diez o quince años, sí era tirar el dinero. ¿Pero hoy? Que voy a estar pagando 30, 40 o 50 años. Que no sabré nunca cuánto acabaré pagando debido al interés variable. Y que los precios se han elevado debido al alto porcentaje de especulación… No, no creo. Vivir de alquiler es una opción muy interesante.

Santi dijo...

En todo esto olvidáis una variable: el precio de la vivienda de alquiler, que como es escaso el parque, es elevadísimo. No es de recibo que el precio de alquiler de una vivienda de 90 m3 esté en Alicante capital mas o menos por lo que supone el salario minimo interprofesional (600 Euros) En un salario normal que ronda los 1000 euros pelaos, esto implica mas o menos el 60 % del salario, y una renta muy cercana a la que tendría que pagar por ser "propietario".
Yo me digo ¿propietario de qué? de cuatro paredes que serán tuyas cuando se estén cayendo? porque una hipoteca a 30 años es una losa enooooormeeeeeee.
Hay que articular medidas, y ya, para que el parque de viviendas en alquiler aumente, eso haga bajar los precios del alquiler y entonces, cuando la diferencia entre alquilar o comprar sea de un tercio entre una y otra (alquilar 300, comprar 900) entonces hablamos del tema. Mientras las rentas sean parecidad no tiene sentido el debate.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È