viernes, 21 de noviembre de 2008

Publicidad telefónica y por mensajes SMS

Me encuentro entre el colectivo de ciudadanos indefensos ante la publicidad telefónica y por mensajes de SMS comerciales, práctica publicitaria que percibo como incomoda e intrusiva.

Sin embargo, también estoy fuera de ese 1% de abonados de las guías telefónicas que han solicitado en España no ser objeto de llamadas comerciales. En mi descargo diré que las compañías no tienen unos sistemas que me permitan desaparecer de las listas comerciales de una manera sencilla, eficaz y gratuita (cuando la ley exige que las compañías deberían habilitar todas las vías necesarias para que sus clientes expresasen su oposición a que sus datos se usen con fines comerciales).

Es evidente que la gran mayoría de los españoles no ejercemos el derecho a que nuestros datos no aparezcan en las guías telefónicas (incluso ni el de aparecer en ellas, pero con el signo de la letra U, que significa que hemos solicitado expresamente que nuestros datos no se usen con fines publicitarios). Si lo hiciésemos nos ahorraríamos gran parte de las molestas llamadas a nuestros fijos, pues muchas de las compañías publicitarias acuden a las guías telefónicas para seleccionar a los destinatarios de sus campañas.

La situación con la publicidad en los mensajes de texto a móviles no es menos preocupante, pues yo recibo muchos en los que no hay ninguna posibilidad de contestar para solicitar que no se me vuelvan a enviar este tipo de mensajes. Más cabreante resulta cuando esos mensajes SMS los mandan terceras compañías, ajenas a las operadoras (que deberían haber instado filtros y sistemas para frenar estas prácticas).

Leo en el blog de Iurismática que la Agencia Española de Protección de Datos ha publicado en su página web el último Plan de Oficio Sectorial que ha realizado. En este caso el Plan Sectorial se ha dirigido a las empresas que prestan servicios de llamadas telefónicas y mensajes a telefonía móvil con fines comerciales y publicitarios.

Según se nos informa, dicho Plan se diferencia claramente en 2 partes según el servicio ofrecido:

La primera de ellas hace referencia a la publicidad en llamadas telefónicas, donde cabe destacar, además de las recomendaciones realizadas a las empresas y el estudio legislativo del mismo, las recomendaciones que la Agencia lanza a la ciudadanía para «luchar» contra este tipo de publicidad:

- El ciudadano no debe recibir llamadas automáticas sin intervención humana con fines de venta directa, a menos que haya consentido previamente y de forma expresa en su recepción.
-Si las llamadas son realizadas por una compañía con la que el ciudadano mantiene una relación contractual, podrá comunicarle su oposición a recibir llamadas con fines comerciales.
- Para no recibir llamadas comerciales a través de una línea de telefonía fija podrá solicitar al operador que no se publiquen sus datos en guías telefónicas públicas o que tales datos sean marcados de tal forma que no puedan ser utilizados con fines comerciales.
- Llamadas aleatorias. Para evitar estas llamadas, el ciudadano únicamente puede manifestar su negativa u oposición ante los promotores de las mismas o, cuando en el futuro se constituyan ficheros comunes de exclusión promocional, podrá suministrar sus datos (incluyendo el número de línea móvil), para que puedan ser contrastados por los promotores de las llamadas.

Además es interesante la recomendación que realiza la Agencia al legislador al entender que en algunos casos el número de teléfono no se puede considerar dato de carácter personal y por ello:

La utilización de números de teléfono cuando estos no están asociados a una persona concreta no está sometida a las garantías de la LOPD. Por su parte la LGT, que se aplica a cualquier tipo de llamadas, no ha contemplado una infracción específica para este tipo de llamadas, por lo que, cuando se vulneren los derechos de los usuarios, no pueden ser sancionadas con la legislación existente por la AEPD. En este sentido, urge el reconocimiento de este derecho en la LGT, de forma que su vulneración constituya una infracción tipificada en dicha norma.

La segunda parte hace referencia al sector de la publicidad mediante mensajes cortos, diferenciándolos a su vez entre los mensajes PREMIUM sin suscripción o con suscripción. Como en el caso anterior, para los diferentes tipos de mensajes la Agencia lanza una serie de recomendaciones a los ciudadanos:

- No responder a mensajes de procedencia desconocida.
- Facilitar el número de teléfono móvil exclusivamente a empresas de confianza.
- Desconfiar de mensajes con contenidos sospechosos o que generen dudas (adjudicación de premios o gangas en general) o contengan errores ortográficos o gramaticales.
- No responder a mensajes de «supuestas» entidades financieras solicitando información personal o bancaria (podría ser un fraude, phising).
- Tener en cuenta que puede pagarse por recibir mensajes (no sólo por su envío), cuando se suscribe o se da de ALTA, y que esta situación se mantendrá hasta que se solicite la BAJA del servicio.
- No efectuar altas cuando las entidades responsables de los servicios no se identifiquen claramente.
- En la modalidad prepago, tener en cuenta que el coste de un servicio de suscripción se descuenta del saldo (independientemente de que tenga el teléfono encendido, apagado o de que no tenga saldo). En este último caso, los mensajes pendientes de recibir serán facturados en el momento de efectuar la recarga, antes de que se pueda enviar el mensaje de baja.
- Leer la información sobre protección de datos personales y comunicaciones comerciales antes de enviar mensajes PREMIUM e informarse del procedimiento para oponerse a la publicidad y, sobre todo, de cómo darse de baja antes de suscribirse.
- Darse de baja en un servicio de suscripción no implica oponerse a la posible recepción de publicidad posterior.
- Conservar evidencias sobre los mensajes no solicitados recibidos en su móvil, al objeto de poder interponer posibles reclamaciones.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo también estoy hasta los huevos de las nuevas tecnologías ... según casos.

Nimovil dijo...

Escribir un mensaje de texto en un teléfono móvil con los acentos correctos puede llegar a triplicar del SMS, según han denunciado grupos de usuarios a través de foros de internet y La Vanguardia ha comprobado con distintos modelos de teléfono. El problema puede afectar también a otros signos de uso menos frecuente como el signo que abre una interrogación en castellano (¿), aunque no el que lo cierra (?), la i con diéresis (ï, como en la palabra catalana raïm) o la ce cedilla (ç), tanto mayúscula como minúscula.

Aunque los móviles se pueden reprogramar para eliminar el coste extra de estos signos, los usuarios denuncian que no se les advierte de esta posibilidad cuando adquieren el aparato y que no se enteran de que la buena ortografía está penalizada económicamente hasta que reciben la factura. Además, deben reprogramar el teléfono manualmente cada vez que escriben un mensaje para evitar el sobrecoste.

El origen del problema no se encuentra en las operadoras telefónicas, aunque son quienes cobran el importe de los mensajes, sino en los fabricantes de móviles. Gran parte de los modelos de teléfono móvil comercializados en los últimos meses por distintos fabricantes están programados para funcionar con los símbolos del llamado alfabeto GSM 3.38, que consta de 138 símbolos distintos y permite escribir mensajes de hasta 160 caracteres.

Pero si se utiliza algún símbolo que no está en este alfabeto, el móvil pasa automáticamente a funcionar con el sistema Unicode, que limita a 70 caracteres la longitud de cada mensaje. Por este motivo, si un usuario apura los 160 caracteres que cree tener en un SMS, pero escribe en él letras con acento u otros caracteres no incluidos en el alfabeto GSM 3.38, se le factura por mensajes de 70 caracteres. Y un único mensaje de 160 caracteres se le factura como tres mensajes (dos de 70 más uno de 20).

El problema no afecta a todas las letras con acento ni a todas las diéresis. Así, se pueden escribir los símbolos é, è, ì, ò y ù (aunque no sus mayúsculas correspondientes) sin que el móvil conmute al modo Unicode. Pero el alfabeto GSM 3.38 no incluye otros caracteres más habituales en español y catalán como á, à, í o ú.

Un problema similar se da con las diéresis. Con ä, ö y ü se puede llegar a 160 caracteres, pero una ë y una ï hacen pasar al sistema Unicode.

En cuanto a la letra ñ, se puede escribir con alfabeto GSM 3.38 en minúscula, pero salta a Unicode en mayúscula.

El motivo por el que se pueden escribir más caracteres con GSM 3.38 que con Unicode es que con el primer sistema cada carácter ocupa 7 bits de información, mientras que con el segundo ocupa 16. Dado que en un SMS caben 1.120 bits, GSM 3.38 permite escribir 160 caracteres (1120 dividido por siete), mientras que Unicode permite escribir 70 (1.120 dividido por 16).

El coste superior de los mensajes que utilizan el estándar de codificación Unicode ha sorprendido a miles de usuarios que han expresado su indignación a través de foros de internet. Las quejas de la mayoría de los usuarios no se dirigen al sistema Unicode, sino a la escasa y confusa información que han recibido al respecto.

Ana dijo...

Para darse de baje y no recibir publicidad por SMS de Movistar: tras varios intentos YO HE CONSEGUIDO DARME DE BAJA ASI:

- llamar 4407 y pulsar opción 2
- teclear los 5 últimos dígitos de la SIM (del número de 13 dígitos que aparece en la tarjeta)
- esperar a recibir el SMS con la clave
- ir a la web: http://www.protecciondatos.movistar.es
- introducir el número de móvil y la clave recibida via SMS
- ya puedes “No Consentir” los envíos de publicidad.

Vipor dijo...

Mi teléfono de Movistar va con tarjeta pre-pago. Un día recibí este SMS: "Mvstar. Lo que recargues ahora, lo tendrás cada mes gratis hasta diciembre-08. Envía SMS gratis a 4466 con PREMIO y código de recarga de ticket. Más información llama gratis a 4466".

Llamé y no hay tal "tendrás", como escriben, sino "podrás tener", porque se trata de un sorteo. Evidentemente, no es lo mismo ni de lejos.

Además, la llamada a ese teléfono no es gratis, mi saldo pasó de 23'65 a 23'43 € tras esa llamada.

Supongo, pues, que tampoco será gratis enviar el SMS que indicaban. Pero, en fin, esto no puedo asegurarlo.

En suma, dos embustes flagrantes, y uno más casi cierto. Es difícil mentir más con tan pocas palabras.

Supongo que les caerá una multa de algún organismo público de consumo, pero debe darles igual si para cubrir gastos esperan un aluvión de milloncejos en recargas durante todo este mes, que es el período de vigencia de la oferta. De otro modo no entiendo que se atrevan a estafar así a los clientes, y encima por escrito, los tíos no se ocultan.

Joer, la falsedad y la mentira expresamente consolidadas como herramientas de trabajo en una gran empresa. ¡Viva el capitalismo salvaje!

Penya l´Estepec dijo...

Tendriamos que volver a la época de las señales de humo, porque se nos esta llendo de las manos...



Pd: entra en este enlace, aqui te contesto sobre el comentario de la subida a la cruz: https://www.blogger.com/comment.g?blogID=2421829956587926223&postID=824185256448803195&page=1

Un saludo...

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È