martes, 25 de noviembre de 2008

La historia de las hermanas Mirabal

Corría el año 1960 y en la República Dominicana gobernaba con mano de hierro el dictador Rafael Leonidas Trujillo (1930-1961), que tuvo durante 30 años al pueblo dominicano sumido en el atraso, en la ignorancia y el caos. El pueblo dominicano, descontento y harto ya de una dictadura tan larga, llevaba a cabo todos los días protestas callejeras contra las fuerzas militares represivas que sostenían al dictador.

Las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, nacidas en la sección de Ojo de Agua, de la provincia dominicana de Salcedo, tenían una participación muy activa en la lucha contra el dictador, lo que les hizo ganar fama de revolucionarias. Trujillo llegó a manifestar públicamente que sus únicos problemas eran las hermanas Mirabal y la Iglesia Católica.

Tal día como hoy, 25 de noviembre, las tres hermanas Mirabal, fueron a la cárcel para visitar a sus esposos, cuando fueron interceptadas por militares, conducidas a un cañaveral próximo, terriblemente torturadas, estranguladas y arrojadas a un precipicio dentro de un vehículo (para simular un accidente). Estos acontecimientos fueron narrados por Julia Alvarez en la novela "En el tiempo de las mariposas", que también fue llevada al cine, y si quieres conocer más detalles sobre la historia puedes visitar este enlace.

El asesinato produjo un sentimiento de dolor en todo el país y sirvió para fortalecer el espíritu patriótico de un pueblo deseoso de establecer un gobierno democrático que garantizase el respeto a la dignidad humana. La memoria de estas valientes mártires, ejemplo de mujeres comprometidas con las luchas de su pueble, sigue dando fuerza a muchas mujeres para seguir luchando por una sociedad igualitaria y fraternal.

Tal es la fuerza con la que estos tristes sucesos se grabaron en la conciencia colectiva de Latinoamérica, que en el Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, que se llevó a cabo en Bogotá en 1981, a propuesta de República Dominicana, las participantes adoptaron que el 25 de noviembre fuera para siempre el Día Internacional de la Lucha contra la Violencia a la Mujer.

Años más tarde, el 17 de diciembre de 1999, a través de la resolución 54/134, la ONU dio carácter oficial a esta fecha e invita a los gobiernos, los organismos, órganos, fondos y programas del sistema de las Naciones Unidas, y a otras organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales, a que organicen ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto del problema de la violencia contra la mujer.

Mañana día 26, en el Centro Social Polivalente, tendrá lugar la clausura de las actividades organizadas desde el Ayuntamiento de Ibi para la erradicación de la violencia de género:

- A las 19,00 horas será la presentación del libro titulado “El secreto de Elena”, escrito por Carmen Reche.

- A las 20,00 horas se representará la obra de teatro “Mi vida gira alrededor de 500 metros”, de Inmaculada Alvear.

- A las 21,00 horas habrá un vino de honor (parece que siguen siendo inevitables).

Nota: Cojo prestado un párrafo del blog de mi compañera Libertad Martínez, que viene a decir que todo esto está bien, pero ¿por qué no se ponen más abogados y más jueces para abordar las miles de denuncias acumuladas? ¿porqué no se ponen medios para que los asesinos, los torturadores, esas bestias que maltratan a los seres más indefensos, sean apartadas del entorno y no al revés?


11 comentarios:

Desigualdad dijo...

En España, en 1962 se contemplaba la pena de destierro y no de cárcel al marido que, sorprendiendo en adulterio a su mujer, matare o causara lesiones graves a alguno de los adúlteros, pero nunca hubo precepto similar para la mujer que sorprendiera a su marido en análogas circunstancias.

Carmen dijo...

Me preocupa mucho el miedo a la narcotización del problema; a que la gente piense, como hasta ahora con los accidentes de tráfico, que otra mujer ha sido hallada muerta. Algunos periodistas tendenciosos se apresuran a decir que el asesino consumía alcohol o drogas, o estaba en el paro, evitando decir a los cuatro vientos que un hombre no mata por estar parado, sino porque ese hombre se cree superior a la mujer y quiere someterla y que se haga su voluntad.

Mathilde dijo...

Gracias Basseta por dedicar tu blog a divulgar la historia de las hermanas Mirabal. Lamentablemente, mañana mismo volverán a repetirse las patéticas escenas morbosas sobre agresiones e incluso asesinatos de mujeres a manos de sus parejas que por desgracia infectan las programaciones de algunas televisiones.

En una sociedad tan pendiente de las noticias, los medios de comunicación social (y este blog lo es) desempeñan un papel esencial y estos medios son los responsables de que el tratamiento informativo de los casos de violencia de género contribuya al cambio radical al que aspiran la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas.

Para un adecuado tratamiento informativo de los casos de violencia contra las mujeres, los periodistas (y los blogeros) deben estar especialmente preparados para incidir de forma rigurosa en la función informativa de los medios, sin dejar de lado su función pedagógica y educativa.

Es imprescindible que las noticias escritas y los programas televisados prescindan de los elementos orientados al mero espectáculo o a la simple curiosidad. Muchos están siendo elaborados sobre bases frívolas, sensibleras o morbosas, con el único fin de captar la atención del público. Las mujeres pedimos a los profesionales de la información en general que asuman su compromiso con la verdad, con el bien, con la dignidad de las personas y con el rechazo de la violencia contra las mujeres, elaborando la información sin equívocos gestos de neutralidad, asumiendo no sólo su papel transmisor sino también su labor divulgativa, analizando el contexto en cada caso, recurriendo a fuentes expertas para documentarse, y elaborar un mensaje periodístico que ponga en valor los intereses y necesidades de la sociedad en su conjunto.

Si además de todo lo anterior, los medios de comunicación ofreciesen información útil y comprensible sobre de los recursos que ya están disponibles, estarían contribuyendo a crear una auténtica cultura de la prevención.

Ana dijo...

Con esto de las celebraciones me parece que se comete un error. No se trata de celebrar un día, se trata de estar pendientes todo el año.

Carmen dijo...

Como a Mathilde, me preocupa mucho el miedo a la narcotización del problema; a que la gente piense, como hasta ahora con los accidentes de tráfico, que otra mujer ha sido hallada muerta. Algunos periodistas tendenciosos se apresuran a decir que el asesino consumía alcohol o drogas, o estaba en el paro, evitando decir a los cuatro vientos que un hombre no mata por estar parado, sino porque ese hombre se cree superior a la mujer y quiere someterla y que se haga su voluntad.

Claudio dijo...

Quiero llamar la atención sobre el hecho de que, sin pretenderlo tal vez, se está yendo al extremo del péndulo que hace ver que las mujeres están totalmente indefensas ante las agresiones, al igual que no se menciona nunca que en muchas ocasiones ellas mismas son responsables, con su actitud, de las reacciones de sus parejas.

Nunca será justificable el uso de la violencia, nunca. Ni la violencia física ni la violencia psicológica y emocional. Este problema no se solucionará mientras no aprendamos a convivir sin agredirnos unos a otros. Y tampoco se solucionará si no aprendemos a cambiar nuestra respuesta ante la agresión. Lo más habitual es responder a una agresión con otra agresión, y si es posible de mayor tamaño que la recibida. Eso parece que alivia el dolor de la agresión recibida. Pero resulta que no es verdad, no lo alivia. Lo acrecienta.

Entiendo que las personas que son víctimas de la violencia física o psiquica merecen todo nuestro apoyo y nuestra repulsa hacia quien les agrede. Pero, aunque son más llamativos y deplorables los casos de violencia con resultado de muerte, (cuyas víctimas son el 99'99% mujeres) no son menos dolorosos los otros casos de los que también son víctimas muchos hombres y muchos niños y niñas y ancianos.

Está muy bien dedicar esfuerzos a erradicar las agresiones a las mujeres, pero que no se nos olvide que no son ellas las únicas víctimas, y que muchas mujeres son a su vez agresoras.

Dedicar esfuerzos para educar a nuestros jóvenes en la resolución de conflictos sin violencias ni agresiones, es prioritario para que este problema pase a ser anecdótico en próximas generaciones.

potrellats dijo...

Os recomiendo el libro "La fiesta del Chivo" de Vargas Llosa sobre la dictadura de Trujillo. Saludos

Anónimo dijo...

Hoy día, la violencia de género no se limita a la mujer. Toda violencia que sea ejercida sobre una persona que no actúa según el rol impuesto socialmente, como por ejemplo, los homosexuales, es violencia de género. A ellos por tener una opción sexual diferente, se les discrimina, se les ataca… y si son mujeres y lesbianas, la discriminación es doble. La lista sería interminable, pues al factor mujer puede incluirse otros vectores que la golpean más fuerte: mujer, lesbiana, extranjera, discapacitada, etc.

Anónimo dijo...

La sociedad es machista, esto es un hecho, y no es producto de unas mentes enfermas aisladas que asesinan y maltratan a sus cónyuges, etc. Toda la sociedad es responsable de este hecho. El problema de los menores criminales también coge ese peligroso cáriz y la sociedad le da la espalda a ese problema: "La culpa es de los padres, la educación, el ambiente..." La culpa es de todos. Ahora bien, con la cuestión del género: El patriarcado es una característica de la sociedad que tiene su raíz en la nueva composición y creación de las familias, base de la sociedad productora, que en el momento de tener ese excedente que dió lugar al nuevo derecho sobre el macho de la herencia (simultáneamente se desarrolló la propiedad privada), tenemos pues, el nacimiento de la nueva sociedad patriarcal, todo un avance en pro de unos y en detrimento de otras, que se vieron desplazadas a un papel secundario en el organigrama familiar, pero una vez que el desarrollo económico lo permitió (excedente).
Esto no fué un paso que no haya evolucionado a ninguna parte, de hecho hay muchas y notables y demostradas evidencias de la diferencia que hay entre el patriarcado de la época de los romanos, el de los bárbaros que desbancaron el imperio romano y el de la revolución industrial, la época contemporánea. Si decimos que eso es culpa de una ideología dominante que es machista, estamos acertando en la afirmación, pero no estamos siendo conscientes de esta afirmación. Es, como decía Platón en palabras de Sócrates, una soplapollez (creo que esa no era la palabra exacta, en definitiva me refiero al asunto de ser dialécticos). Seamos, pues, dialécticos, no como Platón, mejores y con el apoyo de las ciencias que los sabios griegos no tenían. La ideología dominante de una sociedad está directa e indirectamente relacionada con la base económica de la misma, es decir, las puñeteras relaciones sociales de producción. Las mujeres tienen que ser doblemente combativas, no les queda otra que ser revolucionarias, organizarse para luchar y cambiar las cosas.

Lina dijo...

Además de la atrocidad que supone, la violencia de género tiene un impacto económico muy significativo a escala mundial, especialmente en los países más pobres, donde es una de las principales causas de mortalidad. Según estudios desarrollados por el Banco Mundial , sus efectos en el ahorro, la inversión y el crecimiento son sorprendentemente grandes, al incidir de manera directa en la productividad, la riqueza y los sistemas tributario, sanitario y fiscal de cada nación.

Las investigaciones han demostrado que la violencia doméstica limita de forma severa la contribución femenina al desarrollo económico y social, es origen de graves problemas de salud en mujeres y niñas, un impedimento muy importante para la acumulación de capital humano y el principal factor de transmisión de violencia entre generaciones. Ahí es nada.

Estamos pues ante un drama de primera magnitud, que no sólo corrompe la naturaleza humana, sino también sus raíces económicas.

Anónimo dijo...

A ver, a ver, a ver... Qué oportunista es utilizar términos conceptuales sin entender el concepto. El Banco Mundial, ay, ay, ay... Ruego que cuelgue en este foro un fragmento de tales estudios (los hay muchos y todos ellos con el objeto de legitimar la refundación del capitalismo): Para que yo pueda tumbarlo de dos patadas ante el público lector de este foro.

La productividad de los modos y medios de producción de una sociedad son los que determinan el "sistema tributario", "la violencia de género", el reparto de "la riqueza", el carácter de "la sanidad", así como la forma de Estado, sus fuerzas represivas y la burocracia, así como la ideología en general que abarca campos concretos tales como la cultura, el arte, la educación, etc. Eso para empezar.

"Acumulación de capital humano" y "transmisión de la violencia entre generaciones". Ruego explique esto.¿Cómo demuestra la existencia de estos fenómenos? Muy fácil: Afirmándolo.Ya está bien de chovinismos,si no tienen claro lo que significa "capital", no tienen que avergonzarse, pregúntenlo por aquí que yo les aclararé la cuestión y es posible que se genere cierta confusión, oportunismo y todas esas cosillas de los que mucho hablan, pero poco estudian y trabajan en este campo, el de la economía política con el objeto de superar y cambiar las cosas.

No dudo que el asunto sea un "drama", pero ese "drama" no es producto del espíritu santo, por Diós, lean, pregunten, discutan, pero no se líen con los términos, que así vamos mal.

Un último inciso que puede resultar interesante a algunos que de verdad lean con atención e interés de verdad: "sistemas tributario, etc. de cada nación". Recuerdo a los lectores que una nación no es un Estado, son cosas bien distintas y cuyo estudio es necesario para poder llevar un trabajo en condiciones con resultados. "Sin teoría revolucionaria no hay práctica revolucionaria".

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È