jueves, 11 de septiembre de 2008

Musulmanes vs. Cristianos

Hace unas semanas hacía yo cola en una consulta y me entretenía leyendo una revista cuando me encontré con la siguiente noticia: el sindicato de médicos egipcio había prohibido el trasplante de órganos entre cristianos y musulmanes. Me quedé con ganas de comentar el asunto y ahora, tras leer el post de Basseta de ayer, con la cercanía de las Fiestas de Moros y Cristianos, he retomado la idea. Aprovecho que a esta hora no hay nada publicado y os cuento.

Se trata, como se puede comprobar, de otra idea fantástica salida de mentes privilegiadas de algunos musulmanes con una óptica sensacional de la vida y la muerte. Al leer la noticia me cayó la cara de vergüenza al pensar como un cerebro humano es capaz de llegar a semejantes disparates (recordé que algunos "no musulmanes" defienden ideas similares).

Pero esta polémica decisión del sindicato de médicos de Egipto ha levantado polvareda de críticas tanto de los musulmanes como de los cristianos en todo el país. Respeto mucho todas las religiones y creencias, pero me rebelo cuando compruebo que adoptan posiciones poco humanitarias.

El sindicato, controlado mayoritariamente por el grupo islamista de los Hermanos Musulmanes, ha prohibido los trasplantes de órganos entre pacientes de religiones diferentes, ellos aseguran que pretenden proteger a los musulmanes pobres de los cristianos ricos que los engañan para comprar sus órganos, pero unos y otros han desechado esta medida.

Tanto la iglesia cristiana Copta como los Ulemas de Al-Azhar, repudian la medida porque dicen que no servirá para combatir el tráfico de órganos, consideran también que aumentará la tensión religiosa y que abre la puerta a otras discriminaciones futuras como que se prohíban las donaciones de sangre o que un médico examine un paciente de otras creencias. En este sentido el obispo Marcos, uno de los portavoces de la iglesia copta que representa un 10 % de la población formada por más de 76 millones de personas, ha manifestado que temen que en un futuro haya hospitales de cristianos y de musulmanes.

La Unión Egipcia para los Derechos Humanos atribuye la decisión a un intento de los Hermanos Musulmanes para secuestrar el poder legislativo y ya ha anunciado que lo denunciará ante los tribunales.

El sindicato de médicos ha advertido que el especialista que viole la norma y permita trasplantes de órganos entre pacientes de diferente religión será interrogado y castigado.

Según un artículo de El País, el proyecto de ley intenta regular el tráfico de órganos causado por la pobreza y la desesperación. Limita la donación a los familiares de hasta cuarto grado, lo que en la práctica hace imposible la donación entre personas de diferente religión o nacionalidad. Adelantándose a su aprobación, el Colegio de Médicos prohibió la semana pasada a sus afiliados el trasplante entre musulmanes y cristianos. Esta comunidad, mayoritariamente copta, representa el 10% de los 77 millones de egipcios.

"Se trata de una ley racista que promueve la discriminación y diferencia entre donantes cristianos coptos y musulmanes, lo que hace más difícil para los pacientes lograr un transplante", denunciaba Naguib Gabriel, director de la Unión Egipcia por los Derechos Humanos (UEDH), en declaraciones al diario Daily News Egypt.

La UEDH ha presentado una demanda contra el Colegio de Médicos, cuyo presidente, Hamdy el Sayed, lleva dos días negando que esa organización, dominada por los Hermanos Musulmanes, esté actuando de forma sectaria. "Si la ley molesta a algunos coptos, ¿cómo es que los musulmanes no se sienten ofendidos?", se escuda El Sayed.

Si algún lector duda sobre si la donación de órganos y tejidos es compatible con su religión, en esta página web hacen un análisis y llegan a la conclusión de que aunque las respuestas varian de una denominación a otra, la gran mayoria de religiónes son partidarias de la donación y del trasplante. Para mayor información por favor comunicarse con su lider religioso.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto parece el cuento de nunca acabar. La guerra entre Moros y Cristianos se perpetua a lo largo de los siglos, como si el mundo fuera en blanco y negro.

Claudio dijo...

Más que guerra entre Moros y Crisitanos, o para ser más exactos y respetuosos, entre Musulmanes y Cristianos, parece que todo se reduce a la eterna batalla en el ser humano entre la Inteligencia y la Idiotez.

A veces pienso que gana la Inteligencia, pero otras, como en esta ocasión, constato que áun queda mucho por hacer en el campo de la educación.

La sinrazón sigue muy viva en el mundo.

Rosa dijo...

En la medida en que mejoran las tecnicas quirúrgicas y se superan los problemas del rechazo, el trasplante de órganos se hace cada vez más imprescindible para salvar la vida de los miles de enfermos que de otro modo estan condenados a perecer.

Teniendo en cuenta por lo tanto que la donación de órganos es un acto de solidaridad y fraternidad humana y una prueba de que el cuerpo muere pero jamás el amor que lo sostiene, todas las grandes religiones de la civilización deberían apoyar la práctica de los trasplantes y la donación de órganos.

José Luis dijo...

Parecía que las lueces habían vuelto con la Revolución Francesa después de 2000 años de oscuridad. La religión y la derecha de la mano, de unas y otras formas intentan que olvidemos ese momento, el más positivo de la historia conocida: el renacimiento de la idea de ciudadano por encima de clases sociales y religiones. La religión vuelve con ganas de impregnarlo todo y la derecha en sus diferentes formas a escupir sobre ese concepto de ciudadano libre e igual, que culmina en las ideas socialistas, por puntos oscuros que tenga su aplicación. Es necesario que todos los progresistas sin complejos nos lancemos contra ese combinado temible que lleva en el Madrid de Aguirre a los curas a dirigir un hospital y en el mundo musulman a retroceder al año 1000. Ateos del mundo unios.

Anónimo dijo...

Alguien debería de recordar a esa panda de xenófobos el Juramento Hipocrático moderno: "No permitiré que consideraciones de edad, enfermedad o incapacidad, credo, origen étnico, sexo, nacionalidad, afiliación política, raza, orientación sexual, clase social o cualquier otro factor se interpongan entre mis deberes y mi paciente". Alguien debería recordar a esa panda de retrógados que, tanto musulmanes como cristianos, rezan al mismo dios; al dios de Abraham; es decir, que siendo hijos del mismo dios, son hermanos.

Tuareg dijo...

Desde que se descubrió el VIH/Sida, hace 25 años, los gobiernos, las autoridades locales y la comunidad internacional han impulsado varias estrategias de prevención, entre ellas el uso del preservativo.

Sin embargo la gravedad de la pandemia no ha sido suficiente para que algunos líderes religiosos acepten que es necesario hablar abiertamente de métodos de seguridad, higiene y prevención de esa enfermedad.

Es vergonzoso que la jerarquía católica, con el Papa a la cabeza, no decida implicarse de lleno en esta lucha y sigan negando la utilidad del preservativo como elemento de contención de la enfermedad.

Sinceramente, no veo la diferencia entre esta postura y la de los médicos de Egipto.

Santi dijo...

Me pregunto yo ¿una vez muerto, como se sabe de qué religión era uno? Porque los vivos, sus familiares, pueden mentir como vellacos. Además me planteo, una vez sacado de la carcasa que es el cuerpo exánime de la persona fallecida, ¿como se distingue un corazón cristiano de uno musulmán y viceversa?

La solución: salomónica. Como una vez muerto es difícil saber si el finado profesa una religión u otra a menos que éste lo deje por escrito y ante un fedatario público, lo mejor es que en este país que promulga estas leyes absurdas se suspendan todo tipo de transplantes, así no hay peligro ninguno.
Coincido con Claudio, lo único que es común a todas las religiones es la estupidez que las gobierna ¿o eso no lo ha dicho Claudio y lo he dicho yo? En todo caso, ahí queda.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È