domingo, 28 de septiembre de 2008

Contradicciones a la madrileña

El martes pasado en El País se publicaba que tres meses después de que el Gobierno regional de Madrid lanzase un plan de austeridad que congeló los sueldos de los altos cargos y eliminó tres consejerías, y días después de que la temporada teatral se abriera sin el habitual acto de inauguración por motivos de ahorro, la empresa pública Canal de Isabel II, dependiente de la Comunidad de Madrid, va y se gasta 1.229.240 € en el acto de apertura oficial de los Teatros del Canal.

Poco después, el jueves, la noticia era ciertamente contradictoria: Gallardón paraliza las inversiones por la crisis. Parece ser que la crisis lleva al Ayuntamiento de Madrid, el más grande de España y con un presupuesto similar a un ministerio (con 5.257 millones de euros presupuestados en 2008), a paralizar las inversiones que estaba a punto de licitar. La justificación ofrecida es que en la actualidad el Consistorio madrileño desconoce los ingresos que va a obtener porque los presupuestos de este año se cerraron con previsiones de crecimiento que la crisis ha echado por tierra.

Dada la situación, parece que tiene más sentido lo segundo que lo primero. En Ibi podrían estar dándose las mismas circunstancias que en Madrid, con otras magnitudes económicas evidentemente. Pero tengo la sensación que el equipo de gobierno del Partido Popular tiene otros planes distintos a los de Gallardón (la pista se puede encontrar en el BOP del viernes pasado).

7 comentarios:

Toni dijo...

Creo que la reflexión de Basseta es acertada.

Cuando Gallardón llegó al Ayuntamiento de Madrid había un superávit que poco a poco se ha ido fundiendo, hasta convertirse en el Ayuntamiento más endeudado de España (tiene el 75 % de la deuda de todos Los Ayuntamientos de la nación).

Cuando Maite Parra llegó al poder en Ibi los socialistas le habian dejado 1000 millones de pesetas y se los han fundido todos. No digo que se hayan malgastado, lo que digo es que no queda ni un duro y no se como vamos a aguantar el ritmo.

Santi dijo...

Aunque la decisión de Gallardón pueda parecer acertada en los tiempos que corremos, creo que se equivoca, y me explico.

En nuestro pueblo decimos: "arreá de caball y pará de somera". Paralizar TODAS las inversiones supone no licitar ninguna, con lo que supone que un montón de empresas que licitan con el Ayuntamiento de Madrid no tendrán trabajo el año próximo, y o bien lo consiguen fuera de Madrid o bien cierran el chiringuito.

Quizás hubiera sido más pruedente un recorte en la inversión, pero no una parada en seco, para no paralizar un sector económico que está padeciendo mucho por el parón de la construcción privada.

Y hay que recordar que un poco de déficit en las cuentas públicas en temporadas de crisis no es malo, por la misma razón que un superávit sin sentido también es malo.

Y nuestro querido Ayuntamiento de Ibi, si se queda sin dinero, lo malo no será que no pueda realizar obras nuevas, lo malo será que deje inacabadas las ya empezadas. Porque es bien sabido que una obra a medias se deteriora con muchísima mayor rapidez que una obra terminada.

Anónimo dijo...

¿Y si resulta que lo que se decide en Ibi es dejar las obras a medias como ha ocurrido en la plaza la Palla o en el teatro Rio?

Mathilde dijo...

En los últimos tiempos, un nuevo término no exento de polémica, el decrecimiento, ha irrumpido con fuerza en el escenario de la construcción de las alternativas. En términos generales, se defiende la idea de que hay que recuperar el sentido del desarrollo (humano) entendido como la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones, en una perspectiva de sostenibilidad. Para lo que no tiene porqué darse –necesariamente- crecimiento económico, sino que hay que modificar determinados parámetros del modelo de desarrollo actual, y manejar nuevas variables que se correspondan con un desarrollo equitativo y sustentable, con las personas y con el planeta.

No digo que el Alcalde de Madrid se haya apuntado al movimiento que predica el decrecimiento, pero con su decisión está haciendo algo que se debería hacer a escala planetaria: parar y pensar que un crecimiento constante y mantenido en un planeta limitado nos conduce irremediablemente a la catástrofe.

Claudio dijo...

Seguramente me tacharéis de agorero, de catastrofista y cosas por el estilo. Tal vez tengáis razón y sea yo eso y más...

Pero me temo que la Humanidad se ha convertido -nos hemos convertido- en la mayor plaga que ha azotado el Planeta en su larguísima historia. Y es más, estoy convencido de que no es la primera vez que ocurre.

Imagináos a la Tierra como si fuese una manzana, o un melocotón, en el que pululan cada vez más bichos que crecen y crecen de una manera exponencial, mientras se comen la fruta en la que nacieron. Una plaga como esa tiene un final: el de su sustento. Cuando se acaben la manzana o el melocotón, se acabó la plaga.

Será doloroso, pero el único modo de evitar este final es que el crecimiento sea negativo, no sólo no crecer sino, incluso, decrecer.

Los número dicen que, al ritmo que crecemos, no duramos ni cincuenta años más. La mayoría no lo veremos, pero lo padeceremos. Seguro.

No lo digo para que nos asustemos. Lo digo para que despertemos y meditemos sobre ello.

En estos momento no nos gobiernan los mejores, no los más sabios. Sólo los más ambiciosos. Y nos gobiernan sin riesgos personales. No tienen nada que perder, vaya mal o bien su gestión. No hay miedo. Ni vergüenza.

Anónimo dijo...

A ver si entendemos lo que nos quieres decir hoy Basseta., que yo todavía no lo entiendo.

BOP de Alicante

...con fecha 26 de marzo de 2006 este Ayuntamiento
y la mercantil Viviendas Jardín, S.A. suscribieron convenio
para la ejecución del Programa de la «Unidad de Ejecución
del NP-R4, del Plan General de Ordenación Urbana de Ibi»
La aprobación del Programa de Actuación Integrada y
del Plan Parcial del Sector NP-R4 presentadoPlan Parcial del Sector NP-R4 presentado, al tratarse de
un acto presunto...

¿estamos hablando de la finca Barberá otra vez?

Basseta dijo...

Efectivamente Sr./Sra. Anónimo/a, se trata de la Finca Barberá.

Casualmente hace pocos días escuchaba unas declaraciones de la Alcaldesa en las que lamentaba que el freno de la actividad constructiva estaba dejando al Ayuntamiento sin ingresos, ya que las licencias urbanísticas son una importantísima fuente de financiación municipal (en Ibi y en toda España).

Así que a desempolvar viejos expedientes y a generar pasta, aunque sea a costa de nuestro entorno natural.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È