martes, 26 de agosto de 2008

Olimpiadas y blogs de deportistas

Anteayer terminaron (¡por fin!) los Juegos Olímpicos. No voy a negar que he seguido atento toda la información sobre las Olimpiadas a través de la TV (en especial, el programa de GomaEspuma), pero creo que se hacen un poco tediosos.

El caso es que durante estos días he intentado encontrar blogs de deportistas (que los hay y muchos), para tener otro punto de vista sobre lo que pasa en los Juegos, y no he podido encontrar nada medianamente interesante.

He investigado un poco sobre el asunto y me encuentro con que ya en las Olimpiadas de Atenas en 2004 se planteó la prohibición a los atletas de mantener sus blogs: "El Comité Olímpico Internacional apuesta por mantener sus jugosos contratos de publicidad y ha decidido prohibir a los deportistas, entrenadores y demás personal que mantengan o alimenten cualquier publicación on line hasta el final de los Juegos Olímpicos. Los atletas que publiquen alguna foto o hagan algún comentario en la red al margen de los periodistas acreditados por el COI podrían enfrentarse a multas muy severas o incluso a perder su credencial olímpica."

En aquellos momentos, las razones de la prohibición eran bastante espúreas (poderoso caballero es Don Dinero). Imaginaros como estaba el negocio si los blogs de los atletas eran vistos como una amenaza para los patrocinadores. Sin embargo, ahora en los Juegos de Pekín la situación tiene que ver con las posibles denuncias que los atletas hagan de la situación política y social de China.

Tras conocerse en la prensa la “recomendación” a los deportistas de no hablar de política, el presidente del COE (aquel de la idea del himno...) ha matizado lo siguiente: "Yo no prohibí a nadie hablar de política, sino que les recordé la norma 50.3 de la Carta Olímpica, según la cual no se permite llevar a cabo manifestaciones de orden político, religioso o propagandístico en ningún emplazamiento olímpico".

Dice este artículo 51.3: “No se permitirá ningún tipo de manifestación ni propaganda política, religiosa o racial en ningún emplazamiento, instalación u otro lugar que se considere parte de los emplazamientos olímpicos."

¿Un blog es un emplazamiento olímpico?
¿Se puede considerar un blog emplazamiento olímpico?

De las trece ocasiones en que aparece esa palabra en la Carta Olímpica en todas ellas se relaciona con un espacio físico y no parece que sea aplicable a un blog. Pero en fin, siempre hay alguien empeñado en introducir la analogía a la hora de interpretar las normas prohibitivas (algo prohibido en derecho).

El caso es que la sanción para el deportista que exprese su opinión en su propio blog puede ser la expulsión de la competición por no respetar la carta olímpica (pdf) , según los responsables olímpicos.

¿Puede alguien pensar que la Carta Olímpica está por encima de la Declaración de Derechos Humanos?

Artículo 19: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión."

No obstante, entiendo a los deportistas: conociendo como funciona la "justicia" deportiva, mejor no arriesgarse.

Conclusión: el verdadero Espíritu Olímpico sólo está presente en los canales autorizados para que la gente se entere de los juegos, previo pago, lógicamente. Espero por su bien que el Barón de Coubertin no levante la cabeza.

6 comentarios:

Iberut dijo...

Cuando eres deportista te tienes que dedicar a lo tuyo y dejar todo lo demás al margen. Hubiera visto bien que los deportistas hubieran hecho algún gesto para pedir más respeto a los derechos fundamentales, como forma de fomentar el respeto por unos determinados valores (pero nunca dejar de competir o manifestarse en contra del régimen chino).

La olimpiada es una competición deportiva y, como tal, los deportistas deberán hacer su trabajo y conseguir las mejores marcas. La política es para los políticos y el deporte para los deportistas.

El problema está en que no se debería de haber asignado la organización de los juegos a un país con la política que practica China.

Por supuesto que veo muy mal que no les dejen hacer declaraciones, lo que pasa es que el deporte no debería mancharse con polémicas políticas o gubernamentales. Deberían dedicarse a practicar su deporte, nada más.

Luis Fernando Pérez Bustamante dijo...

Bien, ahora resulta que reclamar los derechos humanos es una cuestión política. Yo pensaba que era una cuestión muy por encima de cualquier tipo de condicionante político, ya que los derechos de los hombres existen antes de que esos hombres sean políticos, se dediquen a la política o pasen absolutamente de cualquier movida política.

Se entiende que un deportista no suba al cajón para recibir la medalla con un cartelito pidiendo el voto a Obama o McCain, a Zapatero o Rajoy, etc. Pero no estamos hablando de eso, no.

¿Es meterse en política el denunciar la persecución religiosa en China? ¿Acaso el deportista tiene que renunciar a su libertad de expresión para poder participar en la competición más importante de su vida? ¿Qué se es antes? ¿persona o deportista? ¿una persona libre ha renunciar a su libertad para que le permitan ser deportista en unos Juegos Olímpicos? ¿no es eso poner a los Juegos al servicio de una dictadura? ¿Los directivos de las federaciones españolas están ejerciendo de comisarios políticos de la tiranía más grande y duradera del planeta? ¿para eso les pagan?

Supongo que es más fácil decirlo cuando se sabe que no se va a tener la oportunidad de llevarlo a cabo, pero puedo asegurar que si yo estuviera en esas Olimpiadas y ganara alguna medalla, como mínimo me arrodillaría para rezar un padrenuestro por todos los cristianos que están siendo represaliados por la dictadura china. Y luego, que me expulsaran del país si quieren.

Poner las Olimpiadas bajo el yugo de los que tiranizan a los pueblos es la prostitución del deporte. La dignidad de los chinos, en especial de los que son perseguidos por ser creyentes, se merece otro trato por parte de los occidentales que vivimos la mar de cómodos en democracias cobardes, que venden sus principios por miserables platos de lentejas.

Vicente dijo...

Se han terminado los juegos olímpicos. Sin quitar mérito a los deportistas todos, triunfadores y derrotados, sigue siendo mejor el carnaval de Río de Janeiro y similares. Las olimpiadas se han convertido en el equivalente de lo que sucedía en el “Coliseo Romano”.

Los gobernantes de los respectivos países, tratan de probar ante sus gobernados, que sus respectivos estilos e ideologías son los mejores, prueba de ello es el lugar que ocupan en el medallero. Este fue mucho tiempo el argumento de Fidel Castro en Cuba, de Adolfo Hitler en Alemania, y otros ejemplos.

Sin embargo, los países de bienestar económico real como Finlandia no son los punteros en medallas.

Santi dijo...

Yo con esto de los JJ.OO. y las prohibiciones del COE versus COI pienso aquello de: "ya ves que día tan bonito, seguro que viene alguien y lo jode".

Explico mi argumentación. Casi 12 mil atletas en representación de más de 200 paises celebran una competición bajo una bandera que los agrupa a todos (la olímpica) y con unas normas aceptadas por todos, que para participar tienes que aceptar las normas. (eso salvando que los tiradores con carabina de aire comprimido sean deportistas, o los tiradores al plato, que había alguno con una panza que no veas....)

Pues bien, teniendo claro que se va a competir, a ver quién gana una competición atlética o deportiva, y punto, respetando unas normas de convivencia y respeto marcadas de antemano... pues siempre hay alguien que quiere ir un puntito más allá y viene a agüar la fiesta. ¿pero no hemos quedado que ibamos a competir? ¿Pues para qué reivindicar no se qué que no viene al caso? Porque si un atleta se manifestara por unas reglas más justas, entiendo la queja y el foro, incluso el momento, pero que un atleta reivindique otras cosas diferentes a su profesión (o hobbie) y alejadas del motivo que concentra a toda la gente en las Olimpiadas, pues hombre... es joder la fiesta. ¿qué no hay otro momento ni otro lugar para reclamar más libertad en el Tibet o reclamar más libertad de expresión para el pueblo chino?

Es como si un grupo de obreros de Famosa (por citar una empresa que tenga muchos trabajadores en la comarca) aprovecharan el recorrido de la entrada de moros y cristianos de Ibi para montar al mismo tiempo una manifestación para la firma de su convenio colectivo, bajando por el mismo recorrido de la entrada. Sería muy loable su propuesta, pero fuera de momento y de lugar.

Y lo más jodido del caso es que la mayorá de los que han protestado y pedido más libertad para el Tibet, más libertad para los chinos, etc., etc., aprovechando los juegos, ahora se callan y ya no dicen nada. Como igual no los sacan en la tele.... ¿para qué protestar?

Anónimo dijo...

Le diría a Santi que piense que es aprovechando los grandes eventos cuando una protesta tiene repercusión. Las huelgas de pilotos en Semana Santa, las de trenes en verano, las de metal en plena campaña, ... es la forma de llamar la atención y forzar los cambios. Los atletas no pueden escurrir el bulto y no deben hacerlo.

Santi dijo...

Pues yo le diría al anónimo que de la protesta legal a la coacción ilegal hay un paso, y que una cosa es demandar tus derechos o lo que crees que es mejor para ti y que la empresa te puede dar y otra muy distinta aprovecharte de la divulgación mediática de un evento para el cual tu te has clasificado (y,no lo olvidemos, para tu participación en este evento has acatado unas normas que rigen el mismo) para mostrar tu parecer sobre este o aquel tema, que por cierto nadie te ha pedido.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È