lunes, 30 de junio de 2008

Nacionalismo, política y deporte

Escribo estas líneas apenas una hora antes de empezar el partido de la final de la Eurocopa, entre España y Alemania y por lo tanto sin conocer su resultado aunque, por otra parte, no es necesario para decir lo que quiero decir.

Una consigna que suelen repetir aquellos que sacan pecho, banderas e himnos hasta en una competición de petanca es la siguiente: NO HAY QUE MEZCLAR política y deporte. Ellos, por supuesto, no mezclan política y deporte. Lo suyo, ya se sabe, es otra cosa.

En la era de la modernidad el fútbol se ha convertido en un elemento útil para estimular esa simbólica e ideal integración tan útil para conformar las identidades sustentan esos grupos humanos, más o menos imaginarios, que son las naciones. Para muchos, la asistencia, en directo o a distancia, a los espectáculos deportivos se convierte en inexcusable deber cívico. Con independencia de que a uno le guste o no el fútbol, apoyar a "su" selección es una declaración pública de lealtad a la nación.

Hace un par de días decía la prensa que en algunos comercios se había acabado la tela de la bandera española, tal ha sido la euforia desatada por el histórico pase a la final de la selección. Hoy, con independencia del resultado, no faltarán banderas y demás parafernalia al uso. Pero claro, esto no tiene nada que ver con la política ¿no? Será por eso que, según un informe de la UE, el título de campeón no es solo conquistado por un equipo, sino por la sociedad de la que procede.

Siendo esto así, no alcanzo a comprender los motivos por los que a algunos se les niega el derecho a poder disfrutar viendo competir a sus equipos. Me refiero, por ejemplo, a las pretensiones de ERC de que haya selecciones deportivas catalanas. Claro, claro, es que ERC y todos los malditos nacionalistas vascos están mezclando política y deporte.

Hablar del asunto, incluso gobernando el PSOE, constituye tabú. Se trata de un tema intocable en este país, junto con la monarquía, la Constitución, la sagrada unidad de la cosa y la selección nacional española (¿ven qué claro tienen algunos eso de las naciones?).

En su día bastó que un jugador del Barcelona, Oleguer, prestase su imagen para la campaña "Una nació, una selecció", para que los nietos de Torquemada se apresurasen a sacar las antorchas del armario, retando al jugador a que se negase a acudir a la llamada del seleccionador de la única selección posible. Era un dilema: si aceptaba la llamada, demostraba que, como a todos los nacionalistas, sólo le interesa el dinero y el medro personal. Si se negaba, dejaba claro que, como todos los nacionalistas, es un filoterrorista.

Y es que algunos siempre tienen la razón.

[Dejo programada la publicación de esta entrada y me voy a ver el partido]

16 comentarios:

Miguel Ruiz dijo...

Oleguer es muy mal jugador, no merece ir a la Selección. Ni jugar en el Barça.
Por otro lado, habría que preguntarse porqué somos españoles. Y seríamos los primeros en remontarnos siglos atrás y en recurrir al idioma castellano para justificarnos.

Lliris Picó dijo...

ai! Les banderes! Jo ja ho he dit en més d'una ocasió: els de la Polla Rècords tenien més raó que un sant quan cantaven allò de "las banderas no son más que trapos de colores"... Són útils, això sí, per a tapar fèretres...

I això del nacionalisme... És que hi ha "nacionalismes" i NACIONALISMES, no sé si m'explique...Avui dia, a España això de ser nacionalista espanyol és com les comorenes (almorranas), ningú diu que sent la picoreta entre les anques... però en el moment en què podem traure una bandera per presumir de pàtria... allà que anem enrotllant-nos-la al coll, com si fos la capa de superman (potser és que ens fa sentir així: superhomes...), posant-nos-la de faldilla, de top, del que siga, perquè es veja clar que tenim una pàtria i uns colors que ens manetenen units sota el mateix drap. Ara, si algú se li ocorre fer-se una disfressa amb uns colors diferents... això és que és un separatista que pensa atemptar contra la tan bramada unitat. Això no és la llei de l'embut?

Javi dijo...

Lo más bonito de la victoria, no es la victoria en si, pues como cuando ocurre con la formula-1, con el Tenis o con la selección de baloncesto, las victorias unen en la satisfacción a personas que posiblemente opinen diferente, y esto duele a quien no respeta o quiere imponer su criterio.Preguntas que porque no pueden competir las secciones deportivas catalanas, vascas o valencianas. Sin ser erudito en la materia te contestaré; ¡siempre han competido¡. Yo he competido contra ellas. El tema es que no puede competir un equipo de futbol contra un jugador de Tenis, no pueden competir, el Formula 1 de Fernando Alonso contra un Kart. O por resumir, cada uno ha de competir en la sección que le pertenece. Por que aunque duela a quien duela y muchos disgustos cueste a la sociedad. Hoy, ni la comunidad Valenciana, ni Cataluña, ni el Pais Vasco, son nación. Sobre el tema de Oleguer. es muy diferente. Fue él el que dijo textualmente que nunca iría a la selección nacional, a lo que Luis Aragonés le contestó que no se preocupara, Que no había motivo de disputa, que ese mismo problema tenia con un vecino suyo, que tampoco iría nunca a la selección.
Volviendo al tema de las selecciones; si mañana el barrio de la Sagrada Familia,por decir uno, que me perdonen los vecinos si se sienten ofendidos; se declara independiente, y para ello empieza a presionar al ayuntamiento, se organizan, empiezan a votar arreglo sólo a los intereses particulares del barrio, aunque vayan en contra de los intereses generales. Declara que su idioma no es el Valenciano y prohiben en los colegios que estén en su ámbito ha hablar en Valenciano. Etc. ¿Estaríamos de acuerdo?(Pido por favor no se saque de contexto, Gracias) Pues aunque no te lo creas, Si el pueblo en general votara que si. Yo estaría de acuerdo. Por que sería la mayoría. En mi interior se me reconcomeria todo. Pero a mi me educaron a que mi opinión no debe de estar por encima de la del grupo. ¿Por que digo todo este rollo? Estoy abierto a todo tipo de interpelación. Pero comentaré, que tanto derecho se tiene a dudar de la monarquía, estoy de acuerdo; de la nación, me gustaría debatir; de la lengua,que espinoso;de la religión. Como a respetar a quien no duda. ¿O es delito respetar la Constitución? si se ha de cambiar, que se puede. Que sea con consenso. Y si Cataluña, Pais Vasco, Galicia, son diferentes que lo sean, pero legalmente y dentro del respeto a los demás. Por que hoy son fuertes gracias a un sistema de voto, que yo personalmente creo que es fraudulento y que será más, puesto que ahora el segundo partido nacional tambíén se va a acercar a los nacionalistos para cambiar cromos, con lo que se haran más hambrientos y sacarán más a los demás. Posiblemente la solución nos la dió un político del principio de la democracia, que no recuerdo ahora quien fué, el que le dijo al Sr. Puyol. No te pases con la independencia. QUE TE LA DOY, pero con todas las consecuencias. A lo que el Sr. Puyol, muy listo él, cambió de tema.

Iberut dijo...

Pero bueno Basseta ¿te alegras de que hayamos ganado la Eurocopa o no?

Y no te vayas por los cerros de Ubeda. Ya se que los españolitos de a pie no hemos ganado nada concreto. Ya se que hoy tenemos la misma crisis que la semana pasada. Pero ¿no es un motivo de orgullo esta victoria?

Anónimo dijo...

Si una persona está muy identificada con su nación y con su bandera, vive con emoción un triunfo deportivo, por supuesto. Si esa nación se llama España no pasa nada, está bien visto, es una persona normal. Si esa nación se llama Cataluña, ya no está tan claro. Y para justificar la diferencia Javi dice que "no son nación". Conclusión: se mezcla el deporte con la política.

Anónimo dijo...

Se mezcla el deporte con la política y algunos como javi tienen una empanada mental de campeonato (o de eurocopa). Los nacionalismos no son tratados por igual y eso se ve cada día en muchos gestos. Me da risa que se diga que Cataluña, por ejemplo, no está preparada para asumir su independencia y que se siga abundando en que Cataluña, por ejemplo, se beneficia chupando del bote del resto de los pueblos españoles. Está más que demostrado que no es así, que en el parte y reparte se quedan con la peor parte. ¿Cómo, de no ser así, se darían tantas largas a la publicación de las balanzas fiscales?

Respecto al partido... no me gusta el futbol y me alegro del resultado porque parece, según dicen, que han ganado los que han jugado mejor. Eso me alegra y lo considero justo. El alboroto posterior, desmesurado, totalmente desmesurado.

Me vi en medio de una borágine de gente contenta (de momento, eso daba gusto) subida en sus coches y motos, en caravana, gastando gasolina por un tubo, sin importarles el precio, el ruído, que hoy fuera día de trabajo... Anoche no había crisis, para gasolina y alcohol, lo que hiciera falta... Si gana España la Eurocopa, no importa lo que pierdan los españoles. Volvemos al pan y futbol como en los viejos tiempos. Os acompaño en el sentimiento.

Anónimo dijo...

No voy a sacar de contexto lo que explica Javi. Pero le voy a pedir que no compare un barrio con una nación, pues seguro que las conclusiones que obtenga serán equivocadas.

Nicol dijo...

Por favor, todos aquellos que opinen que lo hagan en su nombre, no en el mío o resto de catalanes o españoles. Cada uno siente lo que siente y punto. Yo soy catalán, español y europeo. Estoy a muerte con la ROJA y soy del Barça. VIVA ESPAñA!!

Mathilde dijo...

Los mejores (columna de Almudena Grandes en El País de hoy)

Escribo esta columna sin saber quién ha ganado la Eurocopa. La escribo, aunque sé que casi nadie la verá. Si hemos ganado, porque todo el mundo comprará el periódico para leer una sola sección. Si hemos perdido, porque nadie tendrá ganas ni de acercarse al quiosco. Lo sé, y, sin embargo, quiero escribir esta columna y no otra, por más que me sobren temas sobre los que opinar con ironía -esa patética mascletà del Gobierno valenciano que obliga a los docentes a impartir Educación para la Ciudadanía en inglés, desmintiendo esa simpatía que el PP aún no ha tenido tiempo de estrenar- o con amargura, como la trinchera en la que me recluye un poco más cada día la globalización de unas políticas tan injustas que no permiten otra opción que la resistencia numantina, siempre triste, siempre solitaria y estéril casi siempre.

Precisamente por eso, porque mi corazón maltrecho y perplejo no contaba ya con estas alegrías, quiero dejar constancia del entusiasmo que me han inspirado las hazañas de unos chicos muy jóvenes, muy morenos y bastante bajos respecto a la media del fútbol continental, por los que nadie, yo incluida, daba un céntimo hace muy poco tiempo. Y quiero darles las gracias por saber jugar, por saber ganar, por saber ganar jugando tan bien y, sobre todo, por haber roto el maleficio del mal menor, donde tantas veces, tantas selecciones vestidas de rojo han aguantado a duras penas un empate a cero para perder por la mínima en el tiempo añadido.

Los españoles jóvenes, morenos y bajitos siempre han sido los únicos capaces de asombrar al mundo. Yo siempre he estado orgullosa de esa clase de españoles. Por eso recuerdo a Albert Camus cuando dijo que España le había enseñado que los buenos no ganan siempre. Y por eso, porque sé que han sido los mejores, he querido escribir esta columna sin saber quién ha ganado la Eurocopa.

Patriota dijo...

Pocas veces me he identificado con la Madre Patria como en esta oportunidad en la que me siento orgulloso de llevar sangre española,por la heroica actuación de los gladiadores de la Eurocopa 2008.

Anónimo dijo...

Ánimo españolitos, mañana nos seguirán subiendo todo, y no habrá tanta absurda unión.

Javi dijo...

Amigo Anonimo, Yo no digo que no sean NACION.
Dime tu donde pone que sean nación.
Pero ten en cuenta que yo también puedo decir que mi casa es la REPUBLICA INDEPENDIENTE DE MI HOGAR versus Ikea. Y somos mayoría por que si no cojo a mis hijos y los castigo. No me diferenciaria de otros. He dicho que cuando sea aceptado por la mayoria de Españoles. Aunque no esté de acuerdo lo tendré que aceptar. Creo que es diferente.
Lo del barrio era solo una comparativa, vulgar si, pero creo que me has entendido.
Sobre la Empanada, te diré, que efectivamente, cabe la posibilidad que tengas más información que yo, o que simplemente seas más inteligente, eso lo puedo admitir. Yo hablo en virtud de lo que leo, y posiblemente no esté en lo cierto al 100%. Pero te has parado a pensar que posiblemente tu tampoco estas en lo cierto. Te has parado a pensar que hay mucha información que tu bandera no te deja ver. Te has parado a pensar que si la nación que pretendes tuviera que asumir todo lo que conlleva tendría que replantearse muchisimo su política. Voy a buscar un estudio que hicieron en una universidad del Pais Vasco, en la que por resumirte algo, enviaban al Pais Vasco a la ruina total en caso de independencia. Te digo que no lo digo yo. Te hablo sobre lo que leo, pero tengo la poca habilidad de no guardar o no saber donde guardo algunas cosas, por que creo que no me van a ser útiles. Porque además una discursión de esta índole, en la que ni yo, ni tu podemos demostrar lo que decimos. Y además si te lo demuestro, voy a perder el tiempo.
Alla nosotros, yo con mi respeto a la mayoria y tu con tu menosprecio hacia lo mayoritario.

Santi dijo...

Yo, siguiendo con la lógica que emana de las palabras que la CE proclama digo: todos los españoles, sin excepción, jugamos al fútbol mejor que cualquier otro ciudadano europeo, sea cual sea su nacionalidad.
Me reconforta saber que, hoy por hoy, soy mejor jugador de balompié que Beckam, o que De Rossi, o que Ballack....
pero con bastante menos dinero en el bolsillo.
Gracias a que ayer siguieron el partido tropecientos millones de personas que vieron lo bien que 22 españolitos jugaban al fútbol, estos 22 señores verán recompensados sus esfuerzos cobrando mucho más por realizar su trabajo. Muy bien que me parece.
Y yo, que soy daltónico, sólo veo trapos negros cuando agitan banderas. Y sueño que todas ellas llevan la calavera pirata en el centro, pero es que a mi me gusta soñar, además de ser daltónico. También me gusta comer tres veces al día, y hoy por hoy el tener una banderita roja y gualda en mi DNI mejora las posibilidades de que consiga comer todos los días, pero si no fuera así, a tomar por culo la banderita..... ¿alguien quiere más filosofía barata?

Anónimo dijo...

basseta, ni un comentario al triunfo de españa... mmmmm....

Anónimo dijo...

basseta, muy triste tu indiferencia hacia el triunfo de españa... además, seguro que es indiferencia fingida, pues en el fondo te alegrarías, pero queda muy "in" eso de ser indiferente hacia el fútbol y el trinfo de España...

Basseta dijo...

¿Vi el partido? Sólo la segunda parte (en la primera estaba regando las tomateras).

¿Me alegré de la victoria? Si, por supuesto.

¿Me marché de borrachera? No.

¿Tiré cohetes? No.

¿Recorrí el pueblo tocando el cláxon? No.

¿Me pinté la cara? No.

¿Me acosté a la hora de costumbre? Si.

¿Te quedas más tranquilo?

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È