martes, 10 de junio de 2008

La (des) igualdad de sexos en el mercado de trabajo

Según información publicada hace unas semanas por el Ministerio de Trabajo, el número de parados registrados en las oficinas del Instituto Nacional de Empleo de la Comunidad Valenciana aumentó en 7.191 personas en abril, hecho que supone un crecimiento del 2,97 % con respecto a marzo, de manera que la cifra total de desempleados es situó en 249.027 personas, mientras que desde abril del año pasado, la desocupación acumula un incremento de 52.698 personas (el 26,84 % más). La desocupación aumentó otra vez más entre las mujeres, con 137.629 paradas, que entre los hombres, con 111.398.

Sobre las cifras publicadas por las administraciones públicas y los datos de afiliación a la Seguridad Social se pueden comparar dos momentos temporales: el año 2003 y el 2007. La conclusión es que aunque el empleo entre las mujeres ha progresado ligeramente en los últimos años (incluso entre las trabajadoras de más edad), continúa existiendo una situación claramente desfavorable a la mujer si se compara con la situación de los hombres.

La tasa de actividad de las mujeres está alrededor de 20 puntos por debajo de la masculina. El paro entre los hombres tiene una menor incidencia, las mujeres tienen mayores dificultades para incorporarse al mercado de trabajo y sufren mayor temporalidad en los contratos.

Por otra parte, del análisis general de la distribución de las mujeres que están dentro del mercado de trabajo y la revisión de los índices de segregación (de concentración, distribución y disimilitud), se desprende igualmente la persistencia de la segregación horizontal y vertical de las mujeres en su acceso al mercado de trabajo. Es decir, cuando las mujeres consiguen acceder en el mercado de trabajo lo hacen preferentemente en ciertos sectores y ramas de actividad que se corresponden básicamente con aquellos tradicionalmente más feminizados y relacionados con los roles de género tradicionales, y se mantienen en aquellas posiciones menos elevadas dentro de la jerarquía profesional, constatando la existencia de lo que se ha dado en llamar "techo de cristal".

Pero en relación a los cambios entre los dos momentos analizados (2003 y 2007), si algo llama la atención es precisamente el hecho de que si bien las condiciones han variado ligeramente, en esencia se mantienen las mismas características y situaciones de nuestro mercado de trabajo y, lógicamente, las mismas dificultades para la plena incorporación de las mujeres. Lo cual demuestra que para eliminiar las desigualdades entre hombres y mujeres no es suficiente dejar pasar el tiempo, sino que, al contrario, son muy necesarias las políticas activas de igualdad, no sólo para favorecer el acceso de las mujeres al mercado de trabajo, sino para garantizar el desarrollo de las carreras profesionales de mujeres y hombres en igualdad de condiciones y sin ninguna discriminación por razón de sexo.

8 comentarios:

Santi dijo...

La verdadera igualdad vendrá cuando la sociedad acepte plenamente que la conciliación familiar y laboral no es solamente cosa de mujeres, que los hombres también tenemos obligaciones (y derechos) al respecto. Una mujer encuentra dificultades sobre todo entre los 28 y 40 años, que es su edad fértil, y luego de esa edad acusa la falta de currículum. Pero si en esa edad un hombre (en la empresa privada) reducción de jornada para conciliar su trabajo con la eduación de sus hijos en la mayoría de los casos recibe una patada en el culo como respuesta.
El problema está ahí y no en otro lugar. A los hombres se nos presupone dedicación a nuestra carrera profesional, y a las mujeres se les supone prioridad a la crianza. Se que son tópicos pero es la cruda realidad, y mientras no cambiemos eso socialmente, por mucha política y mucha ley que se haga, el tema será difícil de revertir. La solución, como siempre, en la educación.
De todas formas Mathilde, compara la situación laboral de la mujer en la década de los 70 y ahora, es mucho el avance. Puede parecer lento sobre todo si se sufre en las propias carnes, pero el avance es innegable y (espero) sin retroceso.

Rosa dijo...

Por supuesto que es cuestión de educación, como casi todo lo que hablamos en este blog.

Pero ¿es suficiente con la educación? ¿de verdad no crees Santi que hacen falta otras medidas?

Tenemos el ejemplo de los accidentes de circulación ¿acaso con la educación será suficiente o la amenanza de la multa o el carnet por puntos han ayudado algo al descenso de víctimas?

Yo soy una firme defensora de las medidas de discriminación positiva, por lo menos hasta que esté más equilibrada la situación.

Anónimo dijo...

Las mujeres que accedemos al trabajo asalariado sufrimos una segregación ocupacional que tiene un doble carácter: 1.Segregación horizontal, o concentración en determinadas ramas profesionales y de producción, especialmente en el sector servicios en general, en salud, educación, administración pública,... 2. Segregación vertical o concentración en los escalones profesionales más bajos dentro de cada sector.

Parada dijo...

Las diferencias de retribución también son apreciables en el caso de los jubilados. Según datos estadísticos, el 84% de los hombres jubilados perciben menos de 2,5 veces la pensión, cifra que se eleva al 92% en las mujeres. A lo mejor tiene razón Santi cuando dice que desde la década de los 70 se ha avanzado mucho, pero yo lo que digo es que no se ha avanzado bastante y que me parece muy bien que se hable y se denuncie esta situación, aunque sea por bien de nuestras hijas o nietas.

Anónimo dijo...

No sé si el gobierno puede hacer algo con la DISCRIMINACION de la mujer en el trabajo, igual que quizás no pueda hacer nada con lo del precio del GASOIL o el EURIBOR o lo que sea.

Lo que sí deberíamos hacer nosotros es recordar los debates de candidatos de hace solo tres meses: en ellos, TANTO nuestro actual presidente COMO el Sr. Rajoy ocultaron la verdad de nuestra economía para obtener nuestros votos, y lo hicieron de una forma consciente.

Recordemos que ZP decía poco más que esto sería una lluvia pasajera, que estábamos en primera división de la economía, que (gracias a él) éramos un país de p..ta m...dre.

LUIS CARLOS CARRERA ORTIZ. dijo...

Tras años buscando trabajo como administrativo en Córdoba, y por necesidad económica, acepté un puesto de limpiador en una guardería de la Junta, con un periodo de prueba de 30 días.

Además de lo duro del trabajo, me encontré con su directora, una mujer que me dijo frases como éstas: «Yo y cualquier mujer lo hacemos mejor que tú», «Tienes que demostrar que vales, pues aquí hay mujeres que trabajan muy bien», «Tu casa estará muy limpia, pero llevas tres semanas y no veo esto limpio». Juzguen los lectores dónde radica el feminismo o quizá el machismo.

Santi dijo...

Rosa, me preguntas si hacen falta otras medidas para paliar la situación de "discriminación" que sufre la mujer. Es que de entrada yo no creo que ahora mismo sea un tema de discriminación, es un tema social. Es la sociedad la que no asume el cambio de roles, es la sociedad la que no digiere el compartir las tareas domésticas.
Claro que las medidas de discriminación positiva pueden contribuir un poco a mejorar la situación, y es normal que tu, siendo mujer estés a favor de estas medidas (¿quien tira piedras contra su propio tejado?) pero por si solas poco van a hacer si no cambia la mentalidad de la sociedad en su conjunto. Y las medidas de discriminación positivas son eso: medidas discriminatorias, no lo olvides. Y si benefician a un sector puede que perjudiquen a otro directa o indirectamente.
Que es un problema: es cierto. Que vamos mejorando, es obvio. Que queda mucho por hacer, también es obvio, pero estamos en el camino?
MI opinión es que si.

Anónimo dijo...

Pues en el sector de la construcción los albañiles y las albañilas tenemos el mismo salario, y no hay discriminación ni segregaciónes, claro que por no haber, por no haber no hay ni mujeres. Si la mujer accediera a estos trabajos no se hubiese construído ese discurso falaz de que en España faltaba mano de obra.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È