martes, 24 de junio de 2008

Aprovechamiento de agua de lluvia

En la página del IES “La Foia” encuentro por fin la información relativa a los datos tomados en la caseta meteorológica correspondientes al mes de Mayo de 2008 (información recogida desde el 05-05-08 al 30-05-08). Según los datos tomados por los alumnos de 1º ESO C y 2º ESO A en los días lectivos durante el primer recreo, podemos saber que las precipitaciones del mes de Mayo sumaron un total de 120,7 l/m2.

Algún otro aficionado al la meteorología ha colgado sus propios datos en la red, según los cuales el dato de Mayo es algo superior (131 l/m2). Teniendo en cuenta que la media de las precipitaciones que se han medido en los últimos años en ese mismo periodo rondan los 60 l/m2, podemos concluir que Mayo ha sido un mes muy lluvioso o, por lo menos, con precipitaciones superiores a la media. La gran mayoría de esta agua dulce caída del cielo ha ido a parar al río.

Cuando llovía mi padre solía decir: “Açò és com si caigueren bitllets de mil pessetes”. Y somos muchos los que nos seguimos preguntando si habría alguna posibilidad de aprovechar mejor el agua de lluvia. El agua dulce disponible para utilizar para el consumo humano representa tan solo el 0,3% de los recursos de agua en el mundo.

Debido a la escasez, al aumento del consumo y a la costosa obtención de agua potable, las administraciones locales han ido encareciendo el coste del agua, con subidas de impuestos que aumentan cada año. Sin embargo, la introducción de nuevas tecnologías permite hoy en día obtener un ahorro en la factura del agua y un mejor óptimo aprovechamiento del recurso. Suscribo en su integridad las palabras de mi compañero Pepe Gracía Gea en su último artículo que publicó Escaparate sobre el desarrollo de la Agenda 21 en Ibi.


Debemos empezar por analizar nuestras pautas de consumo, y según los expertos, en la mayoría de los casos podemos afirmar que una tercera parte del agua la necesitamos con calidad de agua potable (higiene personal, cocina y alimentación) y sin embargo, usamos el agua potable para todo tipo de aplicaciones. Una tercera parte de nuestro consumo requiere de agua potable; y el resto, lo empleamos para el riego, el lavado de ropa, la descarga de inodoros, la limpieza del hogar, lavado de vehículos, etc, que podría sustituirse por agua de lluvia o reciclada.

En la página web de la revista Consumer encontramos una sencilla infografía que explica cómo sería un sistema de aprovechamiento de agua de lluvia. Y hay empresas que lo desarrollan muy bien, con objetivos más comerciales, evidentemente, como ocurre por ejemplo con la página de H2OPOINT

En nuestra comarca es conocida desde antiguo la práctica de aprovechar al máximo el agua de lluvia, pese a lo desigual de nuestro régimen de lluvias. Sin embargo, de un tiempo a esta parte éstas prácticas han caído en deshuso, como recoge Margarita Box Amorós en su trabajo "Un ejemplo tardío de riego de boquera: la presa del Madroñal (Ibi)", que termina con estas palabras:

Arruinados hoy buena parte de los aterrazamientos y casi la totalidad de presas
y boqueras, las escorrentías ni se desvían ni se retienen y basta un pequeño
aguacero para que barrancos y ramblas acojan, con prontitud, en sus lechos,
aguas que se incrementan progresivamente en volumen hacia la desembocadura,
produciendo funestas consecuencias en unos espacios cuya planificación queda
desconectada de las modificaciones experimentadas por los tramos altos de las
cuencas fluviales.

8 comentarios:

Javi dijo...

Estoy plenamente de acuerdo, pero el tema es que antes se aprovechaba el agua por que de ella se obtenía un beneficio. Hoy el beneficio económico no es claro. La agricultura de nuestra comarca no es especialmente beneficiosa. Como el agua es especialmente barata y fácil de conseguir. Como la luz, simplemente abriendo el grifo y dándole a un interruptor ya tenemos suministro. Como sólo nos preocupamos de éstos suministros una vez cada dos meses y a veces ni nos acordamos. El único beneficio que obtenemos es moral. Es la recompensa a una forma de vivir. Pero excesivamente cara. La recogida de aguas es muy facil de preveer, pero complicada de ejecutar. Tantas cosas en la vida se promocionan, cultura, fiestas, actividades varias; con todas estoy de acuerdo, pero hay otras que redundarían en un beneficio futuro y a las que no se le hacen caso institucionalmente. NO GENERAN VOTOS. Estoy a vuestra disposición para mostraros todo lo que he dicho, puesto que llevo varios años con un autoabastecimiento general, y aunque no he acabado; porca miseria. Son visibles los resultados. La cantidad de agua que se puede recoger nos puede sorprender. En un año como éste sólo en el més de Mayo, y por falta de recipientes, habré tirado más de 50000 litros. Espero al año que viene que no sea asi

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo con Javi. Me parece grave que la administración no impulse este tipo de aprovechamientos, con el dinero que están dando para subvencionar la energía solar, por ejemplo, o la eólica. Y mucho más grave me parece que toda el agua que no cabe en la balsa del riego esté perdiéndose, porque se trata de agua muy buena, que viene de Santa María y que siempre se ha usado para beber sin problemas. Si ahora no se puede porque es potable podrían usarla para regar los jardines del pueblo.

Vicent dijo...

A Ibi sempre hem sabut aprofitar molt bé l'aigua, siga la de les fonts naturals, siga la de la pluja. Si ens fixem un poc veurem que totes les masies, i moltes cases, tenia la seua bassa per a guardar aigua per a l'estiu. A més tenien "cisternes" o algun tipus de depòsit on es conduïa l'aigua de pluja. Si era "bona" s'usava per a beure, però en qualsevol cas tota s'usava per a regar o per a altres usos agrícoles o ramaders. L'evolució de la indústria i la desaparició dels oficis tradicionals ha aconseguit que a poc a poc ens hàgem oblidat d'estes pràctiques.

Positivo dijo...

En Galicia se está implementando un sistema con bajo costo y mucha utilidad para recuperar el agua de lluvia y usarla en el hogar. Permite ahorrar un 50 por ciento el uso de la red de agua corriente, tiene un costo de sólo dos mil euros y pueden conseguirse subvenciones para solventar el desembolso.

Aunque el agua no es potable, puede ser de utilidad para inodoros, riego, limpieza y actividades que no requieran su consumo. También puede potabilizarse mediante una depuradora, y al no llevar cal no obstruye los electrodomésticos del hogar. La Consejería de Vivienda de la Xunta, en Galicia, ya obliga a los constructores a incorporar este sistema a las nuevas edificaciones.

Anónimo dijo...

Si cada familia tuviera a su alcance hacer cosas de este tipo, como se hacía en la antigüedad (¿habéis visitado las ruinas de Mérida, Hispalis, Empúries, u otras ciudades grecorromanas?) supongo que nuestras angustias y peleas políticas por el agua serían problemas mucho menores. Hay que reutilizar las aguas grises (el agua de la lavadora y del lavavajillas, para los inodoros) , las pluviales, y todas las que estén a nuestro alcance (que es la misma agua dulce que contiene el planeta, y que recicla una y otra vez). Con un aljibe o cisterna en cada casa (o comunidad de vecinos), el agua de boca no sería un problema. Gracias Basseta.

Hispagua dijo...

El hambre agudiza el ingenio. La sequía, también. Llueve lo mismo pero en otros sitios. La Generalitat Valenciana está redactando un proyecto para construir embalses en la costa. No serán de almacenamiento, como los que actualmente se sitúan en todo el interior peninsular, sino de retención de lluvia. Garantizarán que todo el agua se filtre a los acuíferos y, desde éstos, a los pozos, en vez de tirarse al mar. Un nuevo sistema que revolucionará el suministro para consumo humano y regadío agrícola. Millán Millán, director del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM): "El 65% de todas las tormentas del Mediterráneo se registran en el litoral". Cualquier punto es óptimo para construir una presa, siempre y cuando se sitúe a una distancia máxima de 40 kilómetros de la playa. Las comarcas de La Safor y La Marina son las más aconsejables, para Millán, por 'la orientación de las montañas'. 'Conforman un embudo que apunta a los vientos del este, encargados de traer el agua'. 'Es como una red lanzada a los peces', afirma.
Al suministro se le suma otra ventaja: "Evitas la galopante desertificación, frenas las alamedas y las inundaciones; conservas, por lo tanto, la humedad y regulas el ciclo hídrico para que las precipitaciones que han disminuido por el cambio del uso del suelo aumenten de nuevo", insiste Millán. Otro efecto necesario si se tiene en cuenta que el agua caída en el interior de Teruel (100% aprovechable para la Comunidad Valenciana) ha descendido 100 litros anuales en los últimos 40 años. Según el CEAM, ha caído en la misma proporción que ha aumentado en la costa.
Los datos del Ministerio de Agricultura le dan la razón: todos los municipios marítimos valencianos presentan excedentes hídricos que, sin embargo, no se están utilizando. Las subidas más espectaculares se están produciendo en las provincias de Valencia y Alicante. Las torrenciales han crecido un 98% en Gandía (Valencia) en los últimos seis años. De los 383 litros en otoño de 2001 a los 757 del año pasado. La proporción se repitió en Denia (Alicante), con un repunte de un 97% gracias a los 857 litros que se midieron desde septiembre a diciembre del año pasado, frente a los 434 del mismo periodo de 2001. Las localidades litorales de Castellón tampoco fueron deficitarias. Un 73% más de agua cayó en Benicarló.
Los porcentajes se inviertieron en las montañas. Cuanto más lejos del mar, más sequía. El Ministerio de Agricultura confirma que a 45 kilómetros de Valencia, en Pedralba, todavía precipita más, pero con subidas menos sobresalientes que en la costa (23% más que hace seis años). Cuanto más nos alejamos de la capital del Turia, peor. A 67 kilómetros, en Requena, el año pasado se almacenó un 32% menos que en 2001: únicamente 137 litros, cuando la media en la Comunidad Valenciana se sitúa en 450. Más negro fue el panorama en los pantanos de Teruel y Cuenca. También suministran a la región mediterránea, pero lo hacen en una proporción cada vez menor. Medio Ambiente midió sólo 43 litros durante el pasado otoño en Teruel, frente a los 99 desde septiembre a diciembre de hace seis años. La situación conquense aún fue más dramática: 36 litros en los cuatro meses más húmedos del año frente a los 166 de 2001. Los pantanos son los principales damnificados: de los 27 que hay en la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), únicamente cuatro están ubicados cerca del litoral. Son los de Amadorio y Guadalest en Alicante y los de Alcora y Sichar en Castellón. El estado de todos ellos ha mejorado. Un ejemplo, el nivel de Amadorio, en La Villajoyosa, era de un 49% en 2004; ahora es de un 88%, según la CHJ. Lo contrario que en las presas conquenses: La Toba estaba a un 53% de capacidad hace cuatro años; ahora, a un 45%.
Los datos se repetirán. El CEAM no lo duda: "Cada vez lloverá de manera más torrencial en Cataluña, Murcia, Comunidad Valenciana y Baleares, porque el vapor de agua que no precipita en las montañas vuelve al mar y dispara una tormenta".

Fuente: Gaceta de los Negocios (25-03-2008)

Santi dijo...

Sinceramente: queremos inventar la rueda. Ya nuestros antepasados los árabes que ocuparon nuestra tierra trajeron consigo múltiples formas de aprovechar el agua, con canalizaciones, aljibes, canaletas en los aleros que llevaban el agua hasta el aljibe. Eso que se me ocurra así, a bote pronto.
El pantano de Tibi tiene una capacidad de unos 7 hm3 de agua. Si la red de depuración de los pueblos de la Foia fuera adecuada y además se preocuparan de dragar el pantano y reparar los aliviaderos de la base de la presa, con toda seguridad es un agua que en vez de perderse se utilizaría para el riego. Pero ahí está el pantano, muriendose de pena por no ser más que un vestigio del pasado.
Actuaciones individuales como la de Javi o la de cualquiera de nosotros con un uso racional del agua sirven, pero nada que ver con el despilfarro de recursos ya disponibles. Y mientras el PP reclamando un trasvase y el PSOE construyendo desaladoras. Y ahí hay una fuente de agua para el riego totalmente desaprovechada.
Si de una vez por todas los políticos en vez de pensar con el culo pensaran con la cabeza, otro gallo nos cantaría. Claro que poner en valor la presa de Tibi(que pertenece a los regantes de EL Palamó no lo olvidemos) igual no da tanta "mordida" como hacer una macro urbanización a la salida del pueblo (de cualquier pueblo).

pepe dijo...

Hay muchas formas de ahorrar agua ,que permiten utilizar al máximo este importante y escaso recurso.Si se pusieran todos los medios a nuestro alcance ,no se perderia ni una sola gota.Pero a los gobernantes ,sobre todo a los del PP, les da más rentabilidad política pedir trasvases.Eso les da mejores resultados en la Comumnidad Valenciana,Murcía y Almería.Con esa gran mentira del trasvase del Ebro,les va de maravilla para ganar votos.Por tanto no se preocupan de optimizar nuestros propios recursos y de velar por un desarrollo sostenible que no vaya más allá de lo racional y admisible.
Por otra parte el PSOE,con todos los recursos de que dispone tanto humanos ,económicos y mediáticos , no es capaz de desmontarle al PP el tinglado y así les va.
En Ibi ,afortunadamente llevamos bastantes años en los que no hay ningún tipo de sequía.Es más, estamos,en la útima década, muy por encima de las precipitaciones normales en nuestro término municipal.Yo dispongo de los datos que demuestran que eso es así y los pongo a disposición de quien quiera comprobarlo.
En el mes de Mayo,según mis propios registros,cayeron 113 litros de agua por metro cuadrado.En Junio han caido, hasta la fecha de hoy,sesenta y dos litros.Es más que probable que no vuelva a llover en lo que queda de mes,pero los datos son muy positivos.
Después de un comienzo de año muy seco, sobre todo Enero Marzo y Abril,pasamos a un final de Primavera muy bueno,especialmente Mayo y la primera quincena de Junio.En total en lo que llevamos de año,primeros seis meses, han caido ya doscientos treinta litros de agua.Más de la mitad de lo que suele caer de media al año , en Ibi,que está establecida en unos cuatrocientos litros.
Si estos resultados los trasladamos al año hidrólogico,los datos son todavía mas positivos.Tenemos que recordar que el pasado Otoño fue de los mas lluviosos que se recuerdan en nuestro pueblo.
Si toda esta agua se aprovechara el nivel de nuestros pozos bajaria mucho menos de lo que lo hace en los útimos años.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È