viernes, 16 de mayo de 2008

Patriotas en su triste país

"Que poques paraules tinc
i les que us dic son tas gastades
caldra buscar nous camins
on no calguin les paraules"
(Jorn dels Miserables, de Lluís Llach).

Hace dos días moría una persona más a Euskadi a causa de la violencia terrorista y ayer por la mañana, junto con mis compañeros de Corporación y algunos ibenses más, nos concentrábamos en la puerta del Ayuntamiento para guardar cinco minutos de silencio.

Aunque las listas y los datos sobre los asesinatos cometidos por ETA no siempre coinciden, la mayoría considera que fue el guardia civil José Pardines, muerto en un tiroteo, como la primera víctima de la violencia. Aquello pasó en junio de 1968, hace cuarenta años. Cuarenta. La mayor parte de la población española, por edad, no recuerda otro tiempo sin bombas, excepto algunas temporadas de tregua.

Después de una larga pausa forzada, ETA ha vuelto a cometer un atentado. Uno de sus artefactos ha causado un muerto y cuatro heridos en el cuartel de la Guardia Civil de Legutiano. Sin ningún aviso previo, la voluntad de asesinar quedó evidente. Una vez más, los partidos demócratas condenamos la acción terrorista, y una vez más también, el entorno político etarra respondió con el silencio o con eufemismos rituales.

ETA ha colocado una víctima más en un tablero sin sentido. Cualquier persona con un mínimo de dignidad debe reaccionar contra los que deciden quien puede vivir o quien debe morir exclusivamente por su adscripción ideológica o nacional. No tenemos derecho a cansarnos.

Después de esta primera consideración básica, hay que hacer algunas más. La primera y la más amarga es comporbar el grado de esterilidad al que ha llegado la situación política en el País Vasco. Todos les partidos han agotado el discurso y la estrategia, y nadie es capaz de plantear un horizonte que supere tanta impotencia. Las fuerzas españolistas son incapaces de ir más allá; las independentistas, tampoco.

El lehendakari Ibarretxe no convocará ningún referéndum. Si lo hace, será incapaz de generar la necesaria ilusión colectiva, y por tanto será extraño y de corto vuelo. Si no lo hace, adelantará las elecciones de nuevo y se repetirán, con matices dentro de cada bloque, los resultados de siempre. En Euskal Herria todo el mundo tiene una patria. Es un país de patriotas. Y tantos patriotas juntos son incapaces de definir una patria simplemente solvente.

Pero esto debe tener una solución. Es hora de acabar con un foco de violencia que se ha quedado aislado, como una rémora del pasado, en el contexto de Europa Occidental. El PP debe cambiar de actitud y el PSOE debe ser valiente. Los conflictos tienen solución. Todos.

12 comentarios:

Javi dijo...

He reescrito estas lineas como diez veces para no escribir barbaridades. Dices que no tenemos derecho a cansarnos, tienes toda la razón; pero estoy harto. Harto de un sinsentido y un despropósito como es el nacionalismo exacerbado. NUNCA unas ideas, ni siquiera las más bonitas del mundo. Ni unos principios, los más honrados de la eternidad, merecen tantos muertos. Y lo que es peor, Gentuza que los autorize. Dices que a los politicos se les han agotado el discurso y la estrategia. Pues que se aparten. Ya está bien, son más de cuarenta años. Y que no me digan que es que hay muchos Vascos que quieren la independencia. Lo primero que tiene que haber es verdadera democracia, que todo el mundo pueda expresarse con libertad. Entonces podremos escuchar lo que quieren. Ahora. Lo siento. Es mi opinión. Y asumo lo que digo. Prefiero terroristas con las manos manchadas de sangre en el cementerio que terroristas gobernando.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con las palabras de Javi. Hasta que estos asesinos no estén entre rejas no se podrá hablar con tranquilidad de una solución. Cualquier tipo de pacto, sea en las condiciones que sea, con los violentos (o con los partidos que los respaldan) es una traición a la democracia. Un partido como Izquierda Unidad debería revisar sus planteamientos en el País Vasco.

Vicente dijo...

¿Una solución? Naturalmente que hay una solución. O quizás debería decir que hay muchas soluciones:

- Solución a lo "balcánico": Yugoslavia deja de ser Yugoslavia y se desintegra en 4 o 5 naciones, previo paso por varias guerras civiles, miles de muertos, etc., etc.

- Solución a lo "centroeuropeo": Checoslovaquia desaparece y nacen dos paises diferentes, Chequia y Eslovaquia, sin disparar ni un tiro, como pasó en su día con Suecia y Noruega, que eran un mismo país hasta que se separaron.

Le recuerdo a Xavi que en Inglaterra el IRA llegó a causar tantos o más muertos que ETA, y que en plena escalada de violencia fue posible sacar adelante una negociación y poner fin a la violencia. No entiendo porqué no lo podemos hacer en España.

Claudio dijo...

A veces tengo la impresión de que estamos siendo engañados de una forma muy infantil.

Todo esto de la ETA, sus reivindicaciones, su ideario, su lucha, tal vez tuvo sentido cuando nació. Era una forma dolorosa y tal vez desesperada de luchar contra una dictadura que no daba muchas más opciones, o al menos los abertzales lo veían más opciones.

Pero hoy en día, y hace ya veinticinco años, ya no hay dictadura. Hoy en día, se puede discrepar, se puede luchar con la palabra, con la razón.

Los etarras, no tienen fundamentos políticos para sus actos violentos. Sus fundamentos son, a mi modo de ver, pura y exclusivamente económicos y de poder. Se han acostumbrado a esa forma de vida. Es su "trabajo". No saben hacer otra cosa, no saben vivir en paz. Son como la mafia o la camorra.

Viven del terror, y lo que más les gusta es que se hable de ellos con miedo y con rabia.

En Euskadi, la mitad de la gente vive con miedo, la cuarta parte con angustia, y la mitad de la cuarta parte que queda ha tomado partido por la delincuencia, por la violencia, por vivir del miedo y el terror de los demás.

La gente del IRA, mantuvo una base ideológica que les permitió ver que el mejor camino para conseguir su autonomía o independencia era por medio del diálogo y del ejercicio de la democracia.

Me parece a mí que ETA es un negocio. Un negocio macabro cuya única solución es no dejarle espacio publicitario, ahogar su marketing. Considerarlos meramente delincuentes.

Aún así, costará mucho quitárselos de encima. Igual que la camorra o la mafia.

Pero se puede hacer. Es nuestro derecho y nuestro deber.

"el explicao" dijo...

Si los vascos batasunos leyeran a su "compatriota" Gabriel Celaya (Hernani, Guipúzcoa), ya no podrían empuñar una pistola más. Por que efectivanmente Claudio la voz y la palabra es el arma más poderosa que se puede esgrimir, y si no ecuchen (si, si he dicho escuchen aunque lean):

LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO

(De "Cantos iberos", 1955)

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmando,
como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque a penas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.
Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando.
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho.

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso con técnica, qué puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra, son actos.

Gabriel Celaya

Anónimo dijo...

claudio, yo no lo hubiera dicho mejor, coincido al 100% contigo, los etarras no quieren nada a cambio de dejar de matar, porque sólo saben matar como medio de vida, la independencia vasca se las trae al pairo y sólo la utilizan para reclutar más gente bajo ese supuesto ideario.

Por eso, bajo mi punto de vista, la única solución es derrotarles, porque en una negociación siempre querrán más.

En cuanto les des lo que quieren, pedirán otra cosa, y así sucesivamente... todo con tal de tener argumentos para seguir matando, pues es su medio de vida.

CAMTO dijo...

Terminas con que todos los conflictos tienen solución.
Discrepo.
Y lo hago en un sentido: sólo tienen solución cuando las partes en conflicto así lo quieren. Incluso me atrevo a decir, que si sólo una parte lo quiere, cediéndo hasta lo indigno si fuese necesario para que la otra parte acceda a la solución.
El terrorismo no entra en ninguna de estas dos posibilidades.
Desde mi punto de vista, nuestro gobierno no debe ceder; debe seguir fiel a su línea y no doblegarse ante unos chantajistas asesinos, hipócritas en sus planteamientos, extorsionadores, cobardes y faltos de ideas políticas, por mucho que lo niegen.
Por otro lado, la misma razón de ser de los terroristas es crear terror, aterrorizar; me duele decirlo, pero desde que el mundo es mundo, han existido estos tipos. Siempre disfrazan su sed de sangre con alguna idea que, en principio es noble, pero que con el tiempo logran que se quede sólo como el escaparate que esconde todo el terror. Y es más, el terror lo alimentan desde dentro, son los mismos terroristas los que se aterrorizan entre ellos.
La esperanza nunca se pierde, es cierto, pero los conflictos no siempre tienen solución, porque, y este es el caso, a una parte no le interesa que se solucione. Los terroristas, sus cabecillas, ganan mucho dinero, y sólo saben aterrorizar, ¿a qué se dedicarían si el terrorismo se terminase?
Esto de acuerdo con Javi. Tampoco quiero terroristas gobernando. Seguirían aterrorizando de un modo u otro, con un disfraz u otro, esta gentuza me remueven las entrañas.

Vicent dijo...

Estimat amic Basseta:

Els versos de Llach que has posat van ser escrits en un temps i en unes circumstàncies molt diferents de les actuals. Pense que l'autor estava més prop dels independentistes que de la Guàrdia Civil. No obstant això, no puc deixar de pensar que la vida canvia de tal forma que fins a la poesia que un dia va ser revolucionària ens servix en el present per a homenatjar un treballador tristament assassinat. Els etarres usen bombes, però nosaltres no hem de permetre quedar-nos sense paraules per a condemnar estos atemptats.

Javi dijo...

Vicente dices que por qué no vamos a poder hacerlo en España.
Posiblemente por que seamos menos inteligentes que en Checoslovaquia.
Posiblemente por que en Irlanda, en el fondo las dos partes querían poner una solución.
Posiblemente por que en España alguna parte no quiera y a la otra no le interese.
Posiblemente como dice Claudio para los terroristas sea un trabajo.
Os invito a que pongáis el porqué no se puede llegar a una solución, a lo mejor damos con ella.

Bender dijo...

No mezcles acciones armadas/terrroristas con política. Las ciudadanas y los ciudadanos de Euskal Herria somos mayorcitos para elegir nuestro referente nacional y estatal y no necesitamos que nos den lecciones de qué opinar. Lo que hace falta es que la parte de nacionalistas, españoles, que tienen reconocida su identidad a través de un Estado dejen de BLOQUEAR Y DE VETAR la posibilidad de que TODAS Y TODOS - INCLUID@S ELL@S- DECIDAMOS QUÉ ESTADO Y QUÉ NACIÓN QUEREMOS. Y esto es así de sencillo. Un saludo

Anónimo dijo...

Buuuuuuuuueennoooooooo!!!!!

Lo primero que hay que hacer en un asunto como este es dejar de decir tonterías. No lo digo por lo que ha dicho Basseta ni los comentaristas anteriores, lo digo por lo que he escuchado en alguna tertulia radiofónica (y no de la COPE precisamente), como por ejemplo lo siguiente:

- Uno decía que estaba claro que había sido un crimen execrable porque por las fotografías se veía clramente que el Guardía Civil asesinado "tenía cara de buena persona". ¡¡¡Pa cagarse!!! Los que tengamos cara de mala persona ya nos podemos ir preparando, pues nuestra ejecución estará más justificada.

- Otro tertuliano decía que a estos terroristas había que ponerles "cadena perpetua". Claro, y a los pederastas también, y a los que secuestran niños, ni a los políticos corruptos, y a los subasteros, y a los conductores borrachos, y a los que tocan el claxón los domingos por la mañana, ...

A los políticos les toca hacer su trabajo y ofrecer alguna idea maravillosa que se pueda "vender" bien a izquierdas y derechas, a independentistas y a españolistas, y mientras tanto la policía y los jueces tendrán que limitarse ha hacer el suyo.

Santi dijo...

Javi, me pasa como a ti, no hago mas que re-escribir este comentario una y otra vez, una y otra vez y ¿sabes qué? mañana me acercaré a la casa cuartel de la Guardia Civil del pueblo donde vivo, preguntaré por el jefe del puesto y le daré mi más sentido pésame por la muerte de su compañero, y de tantos y tantos Guardias asesinados en cumplimiento de su trabajo, y le diré que no están sólos, que muchos les apoyamos y respaldamos en la tarea que les encomendamos: la detención y puesta a disposición judicial de estos delincuentes.
Yo no veo otro camino.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È