viernes, 30 de mayo de 2008

Aprendiendo sobre las licencias "Creative Commons"

Anoche hice un hueco entre mis quehaceres y bajé al Colegio de Abogados de Alicante para asistir a una conferencia titulada "El contenido jurídico de las licencias Creative Commons", a cargo de mi compañero Javier de las Cuevas, abogado de Derecho-internet.org

En alguna ocasión me he referido al tema en esta bitácora y pensé que era una suerte tener en Alicante a un auténtico especialista en Derecho de la Propiedad Intelectual, no sólo a nivel nacional sino internacional.

Las licencias Creative Commons son una especie dentro del género de lo que se ha venido en llamar "copyleft", término acuñado en los años 70 en el Instituto Tecnológico de Massachusetts como un juego de palabras frente al "copyright". El término "left" puede traducirse como "izquierda" y como participio del verbo soltar, es decir, "suelto", por lo que la traducción podría ser "copia suelta". Copyleft es el término que se utiliza para designar el tipo de protección que confieren determinadas licencias para garantizar el derecho de cualquier usuario a utilizar, modificar y redistribuir una creación, siempre que se mantengan estas mismas condiciones de utilización y difusión.

La conferencia de Javier ha sido magistral, porque ha evitado el abuso del lenguaje excesivamente técnico y ha relatado distintos avatares relacionados con el reconocimiento paulatino que va teniendo en España el fenómeno de las Creative Commons, como ha ocurrido en recientes pronunciamientos judiciales con ocasión de las demandas de la SGAE contra Ladinamo, Buenavistilla Club Social, Hotel Puerta de Burgos y otras similares. Se trata de establecimientos que no tienen la obligación de pagar el canon que reclama la SGAE al haber acreditado que las composiciones musicales que utilizan son libres o con licencias Copyleft.

La conferencia ha tenido una continuación informal tomando una copa en una terraza de la Explanada, junto a mi compañero José Antonio López Martínez, donde hemos seguido analizando la relación entre el derecho e Internet, debatiendo sobre la "economía de la atención", contraponiendo las visión mercantilista de la propiedad intelectual frente a otra más romántica o idealista y, en definitiva, compartiendo puntos de vista sobre Internet (un fenómeno que está cambiando al mundo y que, citando a Javier, constituye la mayor obra intelectual de la historia de la humanidad).

No cabe duda de que Javier se ha convertido en un referente en lo que a la lucha contra los esquemas tradicionales de gestión de la propiedad intelectual, enfrentado a la SGAE y otras entidades de gestión, reclamando contra el pago del canon en los CD's utilizados en la administración de justicia y volcado en la campaña contra el préstamo de pago en las bibliotecas.

La utilidad práctica inmediata ha sido que, gracias a las explicaciones de Javier, he podido poner todo el material de esta bitácora bajo una licencia Creative Commons, en la modalidad "Licencia Reconocimiento-No comercial 2.5 España License de Creative Commons" .

8 comentarios:

Ibense dijo...

Me parece muy bien que haya gente peleando contra la SGAE que es un monstruo que recauda a todo quisqui para repartirlo con los amiguetes y el gobierno no hace nada por evitarlo porque los artistas están todos comprados

Anónimo dijo...

No entiendo nada de lo que dices, a lo mejor porque soy un ignorante, pero prefiero las historias cercanas.

Basseta dijo...

Al anónimo anterior le diré que toda esta "historia" es mucho más cercana de lo que puede parecer.

Todo lo que se relaciona con la propiedad intelectual mueve muchos millones, y la mayoría van a parar a EE.UU. y a Reino Unido, donde residen la mayoría de los grandes propietarios de creaciones protegidas con un omnipresente "Copyright".

Aquí en Ibi, como en cualquier pueblo o ciudad de España, hay una serie de establecimientos que tienen que pagar importantes cantidades de dinero a la SGAE.

Es importante dar a conocer que hay muchos autores que permiten el uso y divulgación de sus obras (musicales y de todo tipo) bajo licencias Copyleft.

Entiendo que son cosas difíciles de entender, pero te voy a poner un ejemplo por si te sirve para entenderlo mejor: se me ocurre que se podría establecer una analogía entre el deporte (profesional y aficionado) y la propiedad intelectual (Copyright y Copyleft). El deporte profesional, el de las grandes estrellas, el de los grandes fichajes, sería como el Copyright; pero paralelamente hay todo un deporte escolar, aficionado, de categorías inferiores, muy cercano al pueblo, que sería como el Copyleft. La industria en general quiere que consumamos productos protegidos con Copyright, porque es lo que les produce los mayores ingresos; pero hay muchas personas que prefieren prescindir de esos "lujos".

Espero haber ayudado a entender el tema mejor.

Santiago Ureta dijo...

Con el permiso del responsable de la edición de este blog, creo que sería importante añadir que para los músicos hay ventajas importantes en el uso de las licencias abiertas tipo copyleft, pues permiten la posibilidad de elegir y cambiar de asesores y de gestores siempre que se desee, frente a la gestión colectiva que exige la sumisión a la disciplina de las Entidades de Gestión y las decisiones de su Junta Directiva. Se podría comparar a un músico que trabaja con licencias copyleft frente a otro afiliado a una Entidad de Gestión colectiva, con un trabajador autónomo frente a un trabajador por cuenta ajena.

Al escoger la protección de las licencias copyleft para sus obras el músico no pierde el control sobre los derechos que deriven de sus creaciones, al contrario de lo que ocurre si se afilia a la SGAE. Esto permite eliminar una intermediación inútil y cara, obteniendo el autor un mayor beneficio o margen de negociación.

Todo esto conlleva a su vez una simplificación de los trámites, pues elimina burocracia y agiliza la contratación de conciertos, que es lo que más interesa a los artistas.

Hoy en día es perfectamente viable conseguir el repertorio para celebrar un concierto de música copyleft a través de negociaciones online, con todo lo que supone tanto en ahorro de tiempo como en costes.

Anónimo dijo...

Creo que uno de los ejemplos más conocidos de obra bajo una licencia copyleft es la Wikipedia. Es una herramienta muy acertada precisamente porque que sus errores son transparentes. No sólo eso, sino que las correcciones son transparentes, toda entrada puede tener su propio foro de discusión y verificación en la que participan todos, sin excepción, sin prerrogativas académicas y/o políticas. Personalmente, una estructura emergente como ésta última me parece de lo más acertada. Extrapolad ahora el ejemplo a todas las manifestaciones de la cultura.

Mathilde dijo...

Conviene aclarar que estamos hablando de algo que se está denominando en el mundo como CULTURA LIBRE.

Cultura libre no es lo mismo qu "cultura alternativa" o "cultural no comercial". Cultura libre sólo hace referencia a la libertad, no al tipo de contenido ni al soporte ni tampoco al precio (no es necesariamente gratuita).

Cultura libre es lo opuesto a la cultura del permiso, es decir, la de "todos los derechos reservados": la que requiere permiso por parte del titular para poder copiar, reproducir o modificar la obra. A diferencia del modelo restrictivo convencional, la cultura libre concede algunos o todos los derechos al público en lugar de restringirlos y de ese modo no requiere de permiso previo del autor (o titular de los derechos) para ejercerlos.

Anónimo dijo...

Por lo que veo ya tienes tu blog protegido con una licencia Creative Commons ... ¿qué vas a hacer si te copio los textos? ¿meterme en la cárcel? todo el mundo copia a todo el mundo.

Anónimo dijo...

Oye, ya que eres concejal de nuestro excelentísimo ¿cuánto pagamos los ibenses a la SGAE por la utilización de su repertorio en los medios de comunicación de titularidad pública?

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È