viernes, 14 de marzo de 2008

La SGAE (Sociedad General de Autores) ataca de nuevo

Hace unos días me llegó un e-mail con el siguiente texto, escrito y firmado por José Luís Sampedro, escritor, filósofo y buena gente. Espero que os guste tanto como a mi.

POR LA LECTURA


Cuando yo era un muchacho, en la España de 1931, vivía en Aranjuez un Maestro Nacional llamado D. Justo G Escudero Lezamit. A punto de jubilarse, acudía a la escuela incluso los sábados por la mañana aunque no tenía clases porque allí, en un despachito que le habían cedido, atendía su biblioteca circulante. Era suya porque la había creado él solo, con libros donados por amigos, instituciones y padres de alumnos. Sus 'clientes' éramos jóvenes y adultos, hombres y mujeres a quienes sólo cobraba cincuenta céntimos al mes por prestar a cada cual un libro a la semana. Allí descubrí a Dickens y a Baroja, leí a Salgari y a Karl May.

Muchos años después hice una visita a un bibliotequita de un pueblo madrileño. No parecía haber sido muy frecuentada, pero se había hecho cargo recientemente una joven titulada quien había ideado crear un rincón exclusivo para los niños con un trozo de moqueta para sentarlos. Al principio las madres acogieron la idea con simpatía porque les servía de guardería. Tras recoger a sus hijos en el colegio los dejaban allí un rato mientras terminaban de hacer sus compras, pero cuando regresaban a por ellos, no era raro que los niños, intrigados por el final, pidieran quedarse un ratito más hasta terminar el cuento que estaban leyendo.

Durante la espera, las madres curioseaban, cogían algún libro, lo hojeaban y a veces también ellas quedaban prendadas. Tiempo después me enteré de que la experiencia había dado sus frutos: algunas lectoras eran mujeres que nunca habían leído antes de que una simple moqueta en manos de una joven bibliotecaria les descubriera otros mundos. Y aún más años después descubrí otro prodigio en un gran hospital de Valencia. La biblioteca de atención al paciente, con la que mitigan las largas esperas y angustias tanto de familiares como de los propios enfermos, fue creada por iniciativa y voluntarismo de una empleada. Con un carrito del supermercado cargado de libros donados, paseándose por las distintas plantas, con largas peregrinaciones y luchas con la administración intentando convencer a burócratas y médicos no siempre abiertos a otras consideraciones, de que el conocimiento y el placer que proporciona la lectura puede contribuir a la curación, al cabo de los años ha logrado dotar al hospital y sus usuarios de una biblioteca con un servicio de préstamos y unas actividades que le han valido, además del prestigio y admiración de cuantos hemos pasado por ahí, un premio del gremio de libreros en reconocimiento a su labor a favor del libro.

Evoco ahora estos tres de entre los muchos ejemplos de tesón bibliotecario, al enterarme de que resurge la amenaza del préstamo de pago. Se pretende obligar a las bibliotecas a pagar 20 céntimos por cada libro prestado en concepto de canon para resarcir -eso dicen- a los autores del desgaste del préstamo. Me quedo confuso y no entiendo nada. En la vida corriente el que paga una suma es porque:
a) obtiene algo a cambio.
b) es objeto de una sanción.

Y yo me pregunto: ¿qué obtiene una biblioteca pública, una vez pagada la adquisición del libro para prestarlo? ¿O es que debe ser multada por cumplir con su misión, que es precisamente ésa, la de prestar libros y fomentar la lectura? Por otro lado, ¿qué se les desgasta a los autores en la operación? ¿Acaso dejaron de cobrar por el libro? ¿Se les leerá menos por ser lecturas prestadas? ¿Venderán menos o les servirá de publicidad el préstamo como cuando una fábrica regala muestras de sus productos? Pero, sobre todo: ¿Se quiere fomentar la lectura? ¿Europa prefiere autores más ricos pero menos leídos?. No entiendo a esa Europa mercantil. Personalmente prefiero que me lean y soy yo quien se siente deudor con la labor bibliotecaria en la difusión de mi obra. Sépanlo quienes, sin preguntarme, pretenden defender mis intereses de autor cargándose a las bibliotecas. He firmado en contra de esa medida en diferentes ocasiones y me uno nuevamente a la campaña.



¡NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS!


José Luis Sampedro

A la amplia lista de autores, escritores e ilustradores contra el canon en bibliotecas se suma Kalvellido con este estupendo y “kombativo dibujiko”. Puedes ver su obra en www.Kalvellido.net

8 comentarios:

Anónimo dijo...

José Luis Sampedro es un maravilloso exponente de lo que debería ser el compromiso de de los autores con la cultura en general, por encima de consideraciones puramente mercantilistas.

Vicente dijo...

Recomiendo a cualquiera que lea este comentario la lectura del libro "La Sonrisa Etrusca" y le garantizo que no se arrepentirá.

Su autor es el mismo que escribe este alegato contra el canon en las bibliotecas y el libro que recomiendo es igual de claro y de emocionante.

Mathilde dijo...

Preguntas y respuestas en una entrevista a José Luis Sampedro en El Mundo (en el año 2001), útiles para entender su postura ante la vida, la sociedad, la religión y la política:

¿No cree usted (que no tiene televisión en casa), que vivimos en la dictadura de la televisión?

No, no. Dictadura, no. Porque el que no quiere no se deja. Las dictaduras son más difíciles de resistir. Pero lo que sí hay es una tremenda presión y un peligroso condicionamiento.

¿Por qué sigue escribiendo todavía?¿Aún le queda tanto por comprender del ser humano?

Me queda muchísimo por comprender de algunos seres humanos; no tanto de otros. Pero sigo escribiendo porque para mí escribir es vivir. Quizás llegue un momento en que no pueda hacerlo, entonces seré ya un medio muerto.

¿Cree que con la nueva tendencia del capitalismo, la globalización traerá bienestar a millones de excluidos?

La actual globalización no favorecerá nunca a los globalizados pasivos, porque su ambición suprema es beneficiarse a costa de ellos. Ese bienestar sólo puede venir de otra globalización basada en otros principios diferentes y en arrebatar el poder a los dueños del dinero. Quizás lo haga el nuevo poder emergente de los científicos.

Usted que se apellida SAMPEDRO ¿ ES CREYENTE?

No. La religión vaticana me parece un atraso que tuvo un sentido en otras épocas, pero se ha quedado en la Edad Media y no pertenece a este tiempo. Para mí está clarísimo que si Dios existíera, cosa que no creo, sería imposible que fuese tan antropomorfo como nos lo pinta el Vaticano.

¿Como definiría la actual sociedad española?

Políticamente como un sistema autoritario disfrazado de democracia formal. Culturalmente como una sociedad antigua cuyas gentes, especialmente en lo popular, tienen un admirable sentido de la vida.

¿Cómo se definiría ideológicamente?

Como me revienta el poder que unos hombre ejercen sobre otros (aunque respeto muchísmo la auténtica autoridad moral de alguno) soy naturalmente libertario.

Universidad de Salamanca dijo...

Manifiesto de profesores universitarios españoles
contra el pago por préstamo en bibliotecas.

LAS BIBLIOTECAS NO DEBEN PAGAR POR EL PRÉSTAMO DE OBRAS

Como profesores universitarios, investigadores y, por tanto, usuarios de bibliotecas, ante la exigencia de la Comisión Europea de aplicar de forma indiscriminada la normativa comunitaria sobre pago por préstamo de obras, sin realizar las históricas excepciones representadas por bibliotecas, archivos y otros centros de información e investigación.

Manifestamos nuestro rechazo a que las bibliotecas, archivos y centros públicos de información deban pagar por el préstamo de obras.

Esta medida supondría la consideración de las bibliotecas y los centros públicos de información como entidades comerciales y no como instituciones culturales, necesarias para el desarrollo de los ciudadanos y el ejercicio del derecho a la educación, la información y la lectura que la Constitución Española reconoce.

Creemos que el pago por el préstamo de obras en centros públicos de información implicaría un retroceso en las colecciones de las bibliotecas y otros centros.

En 1998 las bibliotecas públicas españolas gastaban una media de 3,64 euros por habitante, mientras que la media de Unión Europea era de 13,35 euros. La aplicación del canon por préstamo de obras vendría a empeorar la situación actual, ya de por sí preocupante.

Las bibliotecas, como agentes implicadas en la formación, la información y el entretenimiento de los ciudadanos, suponen un inmejorable medio para la promoción de la creación y la difusión de la cultura y el pensamiento, papel que siempre han desempeñado de forma desinteresada. Cualquier carga por el préstamo de sus obras supondría un retroceso en sus servicios y colecciones.

De igual forma, apoyamos las declaraciones de los colectivos y profesionales que han manifestado su protesta contra la aplicación de la medida del pago por préstamos en bibliotecas, al tiempo que felicitamos a los autores que renuncian a este posible cobro, conscientes de la labor cultural, educativa y social que desempeñan las bibliotecas y los centros públicos de información.

Por este motivo, pedimos a la Administración que haga cumplir la legislación española, que exime del pago de derechos de autor a entidades sin fines lucrativos e instituciones de carácter cultural y científico, y que comunique cuanto antes a la Comisión Europea la exención de este pago, a fin de cumplir la normativa comunitaria.

Anónimo dijo...

Ya se que no hacer nada sirve menos todavía pero esque cansa un poco todo esto. en i facultad hicimos incluso campaña para que la gente firmara por internet cuando hubo la recogida de firmas … pero parece que en temas de derechos de autor, se escucha mas a las gestoras, como CEDRO en este caso, una de las impulsoras del pago del canon, que a los ciudadanos o incluso a los escritores, que se supone que son los beneficiados (y varios cientos de ellos se declararon en contra).

Anónimo dijo...

Me parece digno de admirar que unos de los mejores escritores que tenemos actualmente en España, se pronuncie tan claramente en contra del canon. Deberian tenerlo en cuenta otros autores que se muestran favorables a esta medida.
Es todo un ejemplo de como se debe fomentar la cultura.

Santi dijo...

¡Otra más del esperpento nacional! ¿Será lo próximo un cánon por citar palabras en su día citadas por un autor?

Santi dijo...

Meditada esta entrada, os digo:

Tengo la gran suerte de convivir con una de las escritoras más prometedoras de la cultura catalana de Alicante, y ella sufre en sus carnes la incultura del país en el que vivimos.

La solución para los escritores no pasa por un cánon a la lectura, como ella dice: "escribimos para ser leídos, no para vender libros". Cuantos más lectores tenga y más lecturas reciba más satisfacción por su trabajo, hoy por hoy totalmente amateur.

La solución pasa por buscar salidas que puedan profesionalizar a los escritores. Que su tarea se reconozca como "trabajo" y no como una excentricidad que hace en su tiempo libre. Como anécdota os diré que ella concursaba a una plaza de profesor universitario como "profesor de Literatura Contemporanea Catalana" En esta asignatura sus libros son lectura obligatoria en varias facultades, no sólo en Alicante. Pues bien, su candidatura fue rechazada porque no le computaron como trabajo el haber escrito y publicado cuatro novelas, y por tanto no cumplir el requisito de externalización de la universidad.
Salvajadas a la inteligencia como ésta son las que hay que evitar para conseguir que las personas que se dedican a la noble tarea de escribir libros puedan vivir de ello dignamente. Hoy por hoy de la literatura viven cuatro autores consagrados en este país, y por supuesto ninguno de ellos escribe en una lengua minoritaria.
El cánon, de instaurarse, conseguiría solamente tres cosas: que se prestaran menos libros, que las entidades de gestion del cánon tuvieran más poder y que las bibliotecas pudieran comprar menos libros.
Eso si, les reconozco a estos del SGAE una imaginación portentosa a la hora de buscar nuevos recursos económicos.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È