sábado, 16 de febrero de 2008

Jornada continuada: la sinrazón vuelve a la carga

Tras el paréntesis navideño,
las centrales sindicales de profesionales docentes vuelven a esgrimir sus pretensiones de conseguir un horario laboral que les asemeje al resto de funcionarios de escritorio. Comprendo sus aspiraciones, creedme. El lema del asalariado parece ser "trabajo: poco y bien pagado." Lo que ocurre es que los maestros y profesores no trabajan solos: la materia prima, el producto de su labor, son nuestros hijos, la educación de nuestros hijos.

Y, en su intento de convencer a los que tenemos casi siempre la voz más fuerte en estos temas, los padres, (esos a los que tan gratamente acuden en busca de ayuda cuando les conviene para sus pretensiones de mejora de la calidad de sus puestos de trabajo), no dudan en entonar los engañosos cantos de sirena que dicen que con la jornada continuada los niños mejorarán su rendimiento escolar, tendrán más tiempo para sus actividades extraescolares, los padres tendremos más tiempo para estar con ellos (sic) y todo será mejor.

Leer más...

14 comentarios:

Mari dijo...

Claudio, m'has llegit els pensaments.

Santi dijo...

Yo siempre que hablamos de educación me acuerdo de mi infancia, de como salíamos con 7 u 8 años del cole y nos ibamos corriendo a casa a pillar el bocata y a jugar a la calle, y me acuerdo de una viñeta de Mafalda en la que ella, mirando la bola del mundo, dice: "no se si este mundo moderno tendrá más de moderno que de mundo".
La civilización en la que vivimos la construimos un poco entre todos, y lamento decirlo, no me gusta la que nosotros estamos construyendo. Una sociedad que no tiene tiempo para estar con sus hijos, que renuncia a cuidar de sus mayores porque no tiene espacio ni tiempo en su vida para ello y que todo lo fía a los "profesionales" y no encuentra tiempo para perder el tiempo.... mal asunto.
Vamos siempre con prisas, parece que nos falten horas para todo y descuidamos lo principal, tener horas para no hacer más que disfrutar de nosotros mismos y de los nuestros.
Claro que es difícil de arreglar esto, con hipotecas a 30 años que pagar, con letras del coche para ocho años y con sueldos que redondear con horas extras para poder llegar a fin de mes ¿quien tiene tiempo de ocuparse de la educación de sus hijos?

Mathilde dijo...

Todavía no están muy claras las ventajas de la jornada continua respecto a la jornada partida, pues hay opiniones encontradas según el colectivo y los intereses de cada cual.

Los que defienden la implantación de la jornada continua como beneficiosa para los alumnos se basan en la importancia de que los alumnos, al tener sólo clase por la mañana, pueden dedicar la tarde a realizar otras actividades extraescolares, como idiomas, actividades deportivas o artísticas. Además, los alumnos con dificultades dispondrán de más tiempo para realizar actividades de recuperación. Del mismo modo, se asegura que por la mañana los escolares tienen una mayor capacidad de atención y mejor actividad intelectual. En cuanto a la relación familiar, los defensores de la jornada continua afirman que ésta ayuda a favorecerla pues hay posibilidad de pasar más tiempo con la familia.

Por su parte, los partidarios de la jornada partida creen que esta última ventaja no es tal, pues la mayoría de los padres trabajan hasta tarde y no se incrementará el tiempo de relación familiar. Además, el hecho de que los escolares dispongan de mayor tiempo libre por la tarde no implica que éste sea aprovechado de la manera adecuada, pues pueden pasar toda la tarde perdiendo el tiempo viendo la televisión, porque aunque dispongan de actividades extraescolares en el centro educativo, éstas siempre son voluntarias y a menudo conllevan un coste adicional. Del mismo modo, aseguran que los escolares en la jornada continua no pueden estar concentrados tantas horas seguidas, pues la concentración del horario significa intensificación, y que cambiar la rutina diaria a los escolares supone una dificultad tanto para ellos como para los padres y madres.

Se ha debatido mucho sobre si la jornada continua favorece el fracaso escolar, pero sobre esta cuestión tampoco hay nada claro. CEAPA asegura que existen datos objetivos que muestran que los resultados académicos son más favorables en las comunidades autónomas con jornada partida, como País Vasco, que en aquellas, como Andalucía, que disfruta en su mayoría de la jornada continua.

Anónimo dijo...

Claudio, "LAS CENTRALES SINDICALES DE LOS PROFESIONALES DE LA DOCENCIA" SON LAS MISMAS QUE LAS DEL RESTO DE TRABAJADORES.
Basseta: me ha sorprendido ingratamente el comentatio sobre la jornada continuada. No estaba escrita en el tono que usas habitualmente.He seguido leyendo hasta llegar a la firma de la persona que lo ha escrito, al llegar a este punto me ha quedado todo claro. Menos mal, porque mi primer pensamiento ha sido salir de tu blog y no volver a entrar nunca.
No hay palabras para definir al "sujeto", siempre con lo mismo.
Qué poco valora la educación, aunque se pavonee manifestando lo contrario.
Qué envidia más insana tiene este hombre.
Por cierto, ¿quien le ha pedido ayuda e él para NADA?. Si no aporta nunca nada positivo, si todo son quejas y críticas y descalificaciones del trabajo que realizan los docentes.
El susodicho sujeto si ha utilizado las aportaciones de los padres de los alumnos para editar panfletos adoctrinadores de padres.
En fin, en este mundo tiene que haber de todo.
Buenas noches.

Basseta dijo...

En este blog se pueden publicar cosas que no gusten a todo el mundo, como pasa en cualquier diario o canal de televisión o emisora de radio.

Precisamente, en la variedad está el gusto. Claudio es una persona entregada al mundo de la educación, mantiene un blog monográfico sobre estos temas, y no creo que se merezca esas descalificaciones.

Quizás deberías ser tú también, anónimo comunicante, el que aportase "algo positivo". Quiero decir que me hubiera gustado conocer tu opinión sobre la "jornada continuada", más que tu opinión sobre una de las muchas personas que defiende la "jornada partida".

Anónimo dijo...

Perdona Basseta si no he utilizado el tono adecuado en mi comentario anterior, pero me he sentido aludida y ofendida como docente.El Colectivo de docentes tampoco merece las descalificaciones que hace de él "esa persona tan entregada al mundo de la educación".
Creo que la jornada continuada, de cinco horas, es beneficiosa para los alumnos.Les permite aprovechar la tarde para realizar actividades deportivas o lúdicas.
Estas actividades no tiene porqué incrementar el gasto de las familias,ya que pueden y deben estar financiadas por los poderes públicos.
Lo que la gente en general, que no pertenece al colectivo de docentes, no tiene claro es que LOS DOCENTES TIENEN LAS MISMAS HORAS presenciales en los centros tanto con la jornada continuada como partida :30 horas. De ellas veinticinco son lectivas y cinco, una hora diaria,se dedica a actividades de coordinación y tutoría de padres.En esta hora tambien muchos docentes apoyan a los alumnos que tienen alguna dificultad para seguir el ritmo normal de trabajo en el aula.
En Castilla la Mancha, en donde los alumnos tienen jornada continua de nueve a dos de la tarde, los docentes van al Centro Escolar dos tardes a la semana para completar su horario realizando las actividdes que anteriomente he mencionado.

Basseta dijo...

No consideras que la jornada continuada plantea numerosos problemas, como por ejemplo, ¿qué pasa con los comedores escolares? ¿qué pasa con las familias en las que trabaja el padre y la madre? ¿no es cierto que el rendimiento de los alumnos en la 5ª hora lectiva será menor?

Yo creo que falta un estudio serio sobre la cuestión. Por lo que dice Mathilde, hay datos objetivos que cuestionan las ventajas de la jornada continuada.

En cualquier caso, creo que ese cambio no se puede operar en ningún colegio sin el correspondiente proceso democrático en el que interviene el Consejo Escolar y los padres, de modo que tendrá que ser en cada colegio donde se expliquen adecuadamente las ventajas de la jornada continuada ¿no?

Buenas noches.

Anónimo dijo...

Los comedores escolares pueden seguir funcionando a partir de las dos de la tarde.
En las familias en donde trabaja el padre y la madre,a no ser que sean docentes,tampoco con la jornada partida tienen solucionado el problema de guardería de sus hijos ya que en pocos trabajos se acaba antes de las cinco de la tarde por lo que se ha de recurrir a las abuelas o a personas que les atiendan a partir de las cinco de la tarde. Considero que esta cuestión no es precisamente la más importante si reflexionamos un poco.
En la jornada continua hay dos periodos de descanso, que permiten a los alumnos recuperar la capacidad de atención y concentración para las últimas horas de la jornada lectiva.
Por supuesto todos los implicados han de esponer democráticamente los pros y las contras, después de la necesaria información objetiva y la posterior reflexión.
Seguiré participando en el debate sobre este tema y procuraré aportar lo que buenamente pueda para evitar que se convierta en enfrentamiento entre padres-docentes. Creo que a unos y a otros lo que nos interesa es la buena educación de nuestros hijos: los docentes tambien en su gran mayoría somos madres y padres de alumnos.
Gracias por contestar mis anónimos.

Javi dijo...

De lo que he leido en vuestras opiniones, se deduce que no está nada claro si es beneficioso. Personalmente veo más problemas que beneficios. Puedo entender la aspiración de ambos, profesores y escolares. Pero no la comparto. Lo que si habría de preguntarse es porqué somos el país de Europa con menos horas lectivas. Vamos si no el que menos, seremos del grupo de lideres por la cola en cuanto a horas lectivas. No es eso un problema más grave.Entiendo que no soy docente y hablo desde mi desconocimiento de su problemática, pero viendo la calidad de la enseñanza en España. Empezando por que en cada Autonomía estudian conceptos diferentes. Viendo el continuo fracaso escolar. Creo sinceramente un problema superfluo el concentrar todas las horas por la mañana.

Claudio dijo...

Vaya, vaya. Sí que ha levantado ampollas esta defensa mía de la jornada partida.
Parece ser que he ofendido mucho a ciertas personas del sector docente. Creedme que lo lamento. No es mi intención. No sé si me conoce la anónima que tan ofendida está, yo a ella no tengo el gusto de conocerla. Y creo que ella a mí, tampoco.
Y estoy seguro de que no se ha dignado en leer todo el artículo en mi blog. Tal vez tendría que haberlo puesto entero en el de Basseta.
Desde luego, a nadie nos gusta que nos contradigan en nuestras convicciones. Pero tal vez, nuestras reacciones no sean ejemplo de lo que hay que hacer en tales casos. Nos quejamos de la violencia en las aulas y en los centros educativos, pero no somos capaces de evitar ser violentos cuando no nos gusta lo que nos dicen.
En mi artículo, he mencionado a las Centrales Sindicales. Y lo he hecho desde el conocimiento de su funcionamiento, ya que soy miembro de un Sindicato, y he participado en sus debates y su funcionamiento. Y sé que, desde la particular visión de un sector no se es capaz, ni se quiere serlo, de ver el punto de vista de la otra parte.
Hay intereses laborales que nada tienen que ver con los docentes, en este caso concreto. Las horas lectivas son las mismas, sí. Pero no me negarás, anónima, que si las haces de forma continuada, tendrás más tiempo para tus cosas. Y me parece muy bien esa aspiración. Dasde el punto de vista exclusivo del trabajador.
Pero no tolero que quieran los Sindicatos manipular la opinión de los padres y de la Administración con argumentos disfrazados de buenas intenciones para con la Calidad de la Educación.
Si quieren defender una jornada laboral más beneficiosa para ellos, tienen todo el derecho. Pero que no mientan, por favor.
La Jornada continuada no favorece, al contrario, la calidad de la educación.
Por otra parte, las organizaciones de padres, las APAs, y sus Federaciones, luchamos por una jornada partida y, además, más larga. Queremos una hora más. Porque nuestros hijos lo necesitan. ¿O es que todas esas horas de extraescolares y de refuerzo que tenemos que pagar los padres no son necesarias?

Esta es mi opinión y la de todos los que se molestan en estudiar el tema de una forma objetiva: la Calidad de la educación.

Y no me escondo tras el anonimato.
Y, aunque pueda ser algo agresivo, procuro no ser violento y no insultar.

Gracias por todo.

Rebeca dijo...

Tirar la piedra y esconder la mano. No se si esta actitud respalda confianza en uno mismo y es sus pensamientos. Lo que sí sé es que no es una actitud ejemplar.

Soy estudiante universitaria y he tenido la suerte de poder viajar y estudiar en el extranjero. He podido comparar, muy a mi pesar, el gran nivel de conocimiento y educación que tienen estudiantes de otros paises con respecto al nuestro. Nuestro nivel es muy inferior y eso no se puede mejorar por arte de magia.

Estoy a favor de una mejora, en este caso, de la jornada partida. Creo que se invierte poco tiempo en educación y así nunca podremos estar cerca, ya no digo a la altura, de otros países europeos.
Este problema nos concierne a todos: padres, profesores y alumnos. Aunque es difícil que los niños den una opinión diferente a la de estudiar lo menos posible, por dos razones: 1. son niños, 2. no estan lo suficientemente motivados.

Doy mis pinitos como profesora en una academia, y veo los niños que llegan cada día arrastrando los pies y las mochilas, vienen quejándose de esto y lo otro...
En vez de buscar otras formas de conseguir que atiendan o que hagan los deberes, en clase se les amenaza con el viaje de fin de curso, y si no, llenan la agenda de notitas a los papás. A parte los niños llegan a casa con un sin fin de ejercicios, que acaba por agotarlos.

Creo que el problema está en que los profesores les transmiten desmotivación porque han perdido la que tenían cuando empezaron. Sé que es muy difícil combatir con 28 niños todos los días, incluso más si el profesor no tiene vocación.
En vez de intentar aliarse padres y profesores, lo que hacen es ir echándose la culpa uno a otros.

Al final, los árboles no dejan ver el bosque.

Anónimo dijo...

Sobretodo,habría que aclarar a quien interesa más la jornada partida,si a los niños y los padres o a los docentes.Comprendo que los docentes quieran(más aun)mejorar su vida laboral.Pero ante todo hay que pensar en el beneficio de los alumnos y en el modo de mejorar su educación y el dejarles tanto tiempo solos no es la solución.
Una madre.

Reme dijo...

"No soy de tu opinión, pero defendería, si fuera necesario con mi vida, tu derecho a expresarla".
Ésta es una de las frases que mayor impacto me causó en mi etapa adolescente cuando la oí. Y hoy, unos años después, lejos de la etapa en la que se vive todo de forma especialmente intensa he vuelto a revivirla. Parece mentira que todavía hoy tengamos que recurrir a las ofensas y ataques personales para rebatir el argumento de una persona que no piensa como nosotros. Y, todavía peor, que sin conocer de verdad a una persona podamos emitir juicios que no se corresponden con la realidad. Y para no caer en tu error, puesto que no te conozco de nada no me voy a permitir el lujo de opinar de tí, pero sí de tu actitud hacia Claudio, persona entrañable donde las haya e interesada por la educación (que no es patrimonio exclusivo de los docentes, ni mucho menos), pero por la buena educación, por supuesto. Dices que valora poco la educación ¿cuánto valoras tú a los padres que crees que podemos ser adoctrinados por panfletos? Claro que Claudio valora a los docentes, a los que desempeñan bien su trabajo que son muchos, a los que se preocupan por sus alumnos y no sólo por sus intereses laborales. Es evidente que suscribo plenamente el "panfleto" de Claudio sobre jornada escolar. Y como dice en su blog, "sólo en mentes abiertas entran nuevas ideas". Pero, tienes razón, en este mundo tiene que haber de todo. Buenas noches.

Joaquín, amigo de Claudio dijo...

Una vez leido el mensaje de la anónima, no he podido evitar sentir una gran tristeza al poder comprobar que quienes deberían predicar con el buen ejemplo, que por cierto, no es la mejor manera de educar, sino la UNICA, nos sorprenda alguien que se atreve a calificarse docente desde el ejemplo que no le permite discrepar de una opinión que, viniendo de la persona que procede, me parece coherente y que, teniendo en cuenta que los beneficiarios de la educación o perjudicados de la misma, es decir, nuestros hijos, cuando un padre opina sobre algo que pueda afectar a sus hijos y, por ende, a los que comparten los espacios de nuestros centros educativos, pueda calificarse de opinión no fundada para desacreditar lo que dice nuestra Constitución (art. 27.7) sobre nuestra implicación en la gestión de los centros. No puedo dejar pasar la oportunidad lamentable para decirle a la anónima que cuando alguien siente de verdad lo que dice, no juega al escondite. Le recuerdo a la anónima que no está bien visto ni políticamente es correcto escudarse en el anonimato para defender intereses que son cuestionables desde el punto de vista que favorecen exclusivamente a uno de los sectores implicados. Un besoanónimo.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È