sábado, 9 de febrero de 2008

Emigrantes, ser bienvenidos

El viernes por la noche tuve la suerte de poder acudir al Centro Cultural de la Villa, que había programado la obra de teatro "El Enemigo de la Clase" (de Nigel Williams). Me encantó el guión, pero me impactó más la representación de esta historia de seis jóvenes, cada uno con sus frustraciones personales y sus dramas familiares. Y sobre todo, me soliviantó el ánimo uno de los personajes: el "skin" ultraderechista. Su tesis era simple: la culpa de todo es de los emigrantes. Creo que a todos los que asistíamos a la representación se nos puso la carne de gallina cuando escuchamos la "clase magistral" que impartió a sus compañeros. Me acosté dándole vueltas a la historia, sin imaginar lo cerca que tenemos a los creadores de este tipo de ideologías xenófobas y racistas.

A la mañana siguiente, sábado, busqué un rato para leer el periódico y me encontré con los ecos a las declaraciones del secretario ejecutivo de Economía y Empleo del PP, Miguel Arias Cañete, que dijo que los inmigrantes hacen que la calidad de los servicios sean peores y que las urgencias de los hospitales están colapsadas porque acuden en masa. Ha tenido que salir el tal Pizarro diciendo que todo el mundo puede equivocarse y tener "una tarde afortunada o no".

Pero al día siguiente, el coordinador del programa electoral del PP, Juan Costa, volvía a la carga, anunciando que si su partido gana las elecciones del 9 de marzo introducirá un visado "por puntos" para los extranjeros que quieran trabajar en España y tendrán ventaja aquellos inmigrantes "con mayor capacidad de integración". La derecha otra vez agitando los fantasmas a pocas semanas de las Elecciones.

Según el coordinador del programa electoral del PP, Juan Costa, "el multiculturalismo no forma parte de nuestra política". Se trata, pues, de una visión política ajena a la realidad de la España de ayer y de hoy, pues España es fruto del mestizaje más diverso. Pero lo verdaderamente preocupante no es que la política del PP sea una política alienada, sino que, si llegan al poder, se convertirá en una política alienante. La defensa de una pureza monocultural, de un españolismo excluyente tiene claras connotaciones hitlerianas. El PP empieza a ser un partido muy siniestro.

Así que a la vista de todo esto no puedo dejar de pensar una y otra vez en la obra de Teatro del viernes por la noche, y en ese pobre chico vestido a lo "facha", atribuyendo a los inmigrantes la culpa de todos los males de su vida, echándoles a todos la culpa hasta de las ostias que su padre le daba de pequeño. Y de repente me he acordado de una historia que leí no hace mucho y que me tomo la libertad de reproducir en este enlace.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo han vuelto a hacer. El PP continúa alimentando la cultura del odio. Ya se declararon claramente homófobos, condenando a una posible reprobación la Ley de Matrimonio Homosexual por supuesta inconstitucionalidad, cuando no puede haber una ley más constitucional. Ahora fomentan la xenofobia y proponen un sistema de control de inmigrantes basado en la sospecha y en darle la vuelta a la presunción de inocencia. Los inmigrantes que quieran venir a España tienen que firmar un contrato por el que se comprometen a aprender la lengua (¿cuál de ellas?), respetar las costumbres (¿domingo a misa, brazo alzado con palma firme cantando con la cara al sol, perseguir comunistas, homosexuales y gente de malvivir, el 20N brazalete de luto, irse de putas pero que no se entere nadie, …?), cotizar y si en un año no encuentran trabajo, patadita en el culo. Me puedo imaginar que una comisión de voluntarios de la Conferencia Episcopal se puede ofrecer para redactar este manual de buenas costumbres españolas.

Rubalcaba afirma que esta propuesta electoral tiene un tufillo xenófobo, pero no es tufillo, es que apesta. ¿Tratarán de igual forma a los sauditas que se instalan en la costa?

Es curioso que si uno lee el ideario del Vlaams Belang (partido de ultraderecha belga), los planteamientos sobre inmigrantes coinciden bastante con el que hace el PP. Igual hasta pudiera ser que Filip Dewinter lleve una foto de Rajoy en su cartera y en cuanto se lo encuentre le va a pedir un autógrafo como buen fan incondicional (ya es conocido que este líder de la ultraderecha considera al PP como el único y verdadero partido de derechas en Europa, y yo no puedo evitar recordar aquello de “la reserva espiritual de Occidente”).

Cómo pueden explicar que los inmigrantes requieran un trato especial, más allá del cumplimiento de las leyes, como cualquier otro ciudadano. Es igual que cambiarse de acera cuando paseas de noche y alguien de color de piel oscuro viene hacia ti.

Cañete dice que echa de menos a los camareros de los de toda la vida, los que te untaban la tostada con manteca “colorá” (se ve que a este señor le gusta mucho lo de la manteca). Habrá muchos otros que echen de menos un buen limpiabotas , un muchacho flaco que venda el periódico por la calle, un afilador que recorre un barrio afilando los cuchillos de la gente bien, una criada de las de antes, a las que se podía tocar la cacha sin que te pusiera una denuncia por acoso sexual o hasta echar de menos el estraperlo con penicilina que te permitiera comprarle un buen abrigo de zorro (el más apropiado en este caso) a la amante y entregárselo a la salida de misa.

Menos mal que, si ganan las elecciones (vade retro, Satanás), se van a pasar los cuatro años plantando árboles y no van a tener tiempo de nada más. Me divierte pensar que a doña Espe le asignaran la plantación de tejos, hermosos, majestuosos árboles, pero, eso sí, tremendamente venenosos. Imagino también que Ana Botella se pide los frutales, eso de las peras y las manzanas lo conoce al dedillo (y, por supuesto, nunca injertará un peral con un manzano, vete tú a saber qué engendro sale de ahí). Y si falta terreno para plantar tanto árbol, hay fincas en los alrededores de la estación del AVE de Guadalajara que igual son idóneas para repoblar. O igual los campos de golf en el centro de Madrid cuentan como árboles plantados (así ya van teniendo parte del trabajo hecho ).

R.J. dijo...

Yo no sé cómo serán los camareros, o las camareras que atienden el desayuno o el aperitivo de este ex-ministro caraculo, pero los-las ecuatorianos-as, rumanos-as que me atienden a mí en muchos establecimientos me parecen totalmente cualificadas.
Si el exministro xenófobo decide ponerme una querella o algo por llamarle caraculo espero que el juez entienda mi indignación como atenuante. Por más que me esfuerzo en ello, no soy capaz de comprender como todo un ex-ministro y secretario de economía del segundo partido político de España puede hablar ante los medios de comunicación exactamente en los mismos términos que hablan de los inmigrantes los sectores más despreciables de nuestro querido lumpen españolista. Luego vendrán las lamentaciones, y cuando se cuelen los putos nazis en el Parlamento de la mano de Cañete y otros, como pasó en Austria, algunos tendrán que explicar por qué alimentaron su discurso.

Javi dijo...

Como siempre y según lo que nos interesa siempre llevamos nuestra sardina al ascua aunque quitemos la del vecino. Posiblemente si en vez de extrapolar lo que leemos y vemos al extremo que nos interesa,indagamos y vemos que quiere decir y en que se puede mejorar lo dicho; comprendamos que toda propuesta puede tener sentido. si ha de venir un inmigrante a robar, violar, allanar, matar, extorsionar. Si ha de venir un señor y va a obligar a su hija por muy suya que sea a que se case por dinero, o va a permitir la ablación del clítoris, o a que se prostituya. Si va a venir un señor a pegarle una paliza a su pareja o a matarla. si tengo que pagar una inyección para mis hijos que me cuesta 50€, por que la seguridad social no la cubre y a otros señores se la van a dar gratis.
Pues que se queden donde están o si han venido, Oye, pues intentemos que se integren o que se vayan. Mucho me he de equivocar si la gran mayoría no está de acuerdo. Si no es así, lo siento. Lo que mas le inculco a mis hijos además del respeto del medio ambiente es que todos los seres humanos buenos somos iguales, por ello los dos tienen buenos amigos inmigrantes. Ojo y según conversaciones con sus padres su opinión no dista mucho de la mia. Atención Sr. Anonimo, NO SON SAUDIES. Alguien me puede tachar de racista?. Si es posible. y respeto tanto su opinión como el la mía.

Mathilde dijo...

No quería escribir nada en relación a este asunto porque no quiero siquiera contribuir lo más mínimo a la difusión de determinadas ideas. Para mí es algo tan evidente que ni siquiera merece un comentario.

Pero me ha hecho cambiar de opinión ver que un colaborador habitual de este blog ofrece su visión del problema, tan alejada de la mía propia, que me he decidido a intervenir para que mi silencio no sea interpretado de forma equivocada.

Yo creo que en España hay una superpoblación de líderes cósmicos (o sólo se trata de una enfermedad que vuelve de vez en cuando a la política española).

O incluso cabría decir que la imagen de España se basa en estos "quijotismos", que vienen a ser derroches sin sentido de verborrea y no la bendita sinrazón que adolecía Don Quijote. En conclusión, las declaraciones de Cañete pertrechando algo así como una "crítica constructiva de la inmigración" han desatado mis iras.

No es para menos. El político popular Arias Cañete aseguraba que los inmigrantes traen los cafés sin eficacia (???) y que, al mismo tiempo, "colapsan las urgencias" (???) .

¿Qué ha sido de aquellos camareros que por una mísera propina te hacían una reverencia como Dios manda, agachando la cabeza al paso del Sr. Arias Cañete?

¡Eso sí que eran tiempos gloriosos, y no lo de ahora!

Me ha venido a la mente la escena de "Los santos inocentes" en la que el señorito andaluz (Juan Diego) se indigna porque el hijo de sus braceros-esclavos le rechaza una propina. ¡Encima orgullosos! ¡Habría que darles una lección para que las cosas volvieran al cauce del que nunca deberían haber salido!

Atenta toda la gente obrera: ved con quién nos jugamos los garbanzos

Anónimo dijo...

Hola. He buscado por internet las declaraciones de Miguel Árias Cañete. En efecto, dijo: “alguien que para hacerse una mamografía en Ecuador tiene que pagar el sueldo de nueve meses, viene aquí y tarda un cuarto de hora”

¿Esto es falso? ¿Esto es racisto?
Creo que simplemente es una descripción totalmente cierta de la realidad. En paises pocos desarrollados la sanidad es muy precaria y realizarse pruebas complementarias (como una mamografía) es complejo, caro y poco accesible. Afortunadamente en España sí las tenemos a nuestro alcance con relativa facilidad (muchas veces poco valorado por la población).

Creo que el señor Arias Cañete y algunos más que defienden sus opiniones olvidan que los inmigrantes ayudan a sustentar el sistema económico.

Temporero en Francia dijo...

A lo mejor el señor (si es que se le puede llamar así a alguien que dice semejantes burradas) Arias Cañete nunca se haya visto obligado a buscarse la vida en otro país.

Todos los que hemos estado trabajando en otro país sabemos lo duro que es. Nadie abandona a sus amigos y a seres queridos si no es por una cuestión de necesidad.

A lo mejor se le olvida al señor Arias Cañete que los trabajadores inmigrantes ayudan a sustentar el sistema de pensiones, y proporcionan una mano de obra sin la cual muchos de nuestros mayores se verían desasistidos.

La táctica del PP con estas declaraciones xenófobas (inspiradas en Le Pen) es clara: arañar los votos de las clases trabajadoras más populares (gentes que no llegan ni a mileuristas) que están descontentas con el PSOE, para que pasen de "GuateMALA" a "GuatePEOR".

Anónimo dijo...

NOTICIA DE HOY EN "EL PAIS"

El gobierno municipal de Banyeres de Mariola, en manos del PP, ha rechazado rendir homenaje a dos vecinos del municipio que fallecieron en los campos de exterminio nazi en el campo de concentración de Mauthausen. Enrique Albero y Enrique Ferrer nacieron en Banyeres de Mariola en 1908 y 1909, respectivamente. Murieron en el campo de exterminio de Mauthausen a manos del ejército nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

En el último pleno celebrado en este Ayuntamiento de la comarca de L'Alcoià, el Bloc reivindicó un homenaje para recordar a estos dos vecinos, en forma de placa o lápida en el cementerio municipal. Sin embargo, para sorpresa del concejal del Bloc Vicent Berenguer, que planteó la propuesta, el gobierno municipal votó en contra. "El PP no preveía ningún acto en este sentido y señalaron que había muerto mucha gente en la guerra para hacerles homenajes a todos. Es una falta total de sensibilidad", señaló. El Bloc lamenta la decisión del PP, que pone de manifiesto su "verdadero talante".

Basseta dijo...

El contrato de integración (tragicomedia en medio acto)

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È