lunes, 14 de enero de 2008

La trista vida en blanc i negre

La pàgina web de La Moncloa informa que el president del Govern anuncia la dissolució de les Corts i la convocatòria d'eleccions per al 9 de març. Ahir dilluns, 14 de gener del 2008, el Consell de ministres ha celebrat una reunió extraordinària en què ha aprovat el Reial Decret, que es publicarà demà en el Boletín Oficial del Estado, pel que es dissolen les Corts i es convoquen eleccions generals per al pròxim 9 de març.

Era una cosa tan anunciada que no causa sorpresa. El que comença a ser preocupant és l'interés de diversos mitjans de comunicació de continuar presentant estes Eleccions Generals com un combat a dos, és a dir, com un enfrontament entre PP i PSOE (com en EE.UU., entre republicans i demòcrates, ambdós autèntics especialistes en el llavat de cervells).

Com diu Antonio Flórez en el seu blog, els mitjans de comunicació fa molt de temps que van deixar de banda qualsevol temptació ètica i es van llançar jugant-se la vida per la costa baix de la rendibilitat comercial per a convertir la política en un show, i a ser ells els que l'oferixen. No abundaré ara, per tant, en una crítica que quedaria reiterativa.

Posaré un parell d'exemples:

El diari El País d'ahir parlava de "Empate técnico en los sondeos entre el PP y el PSOE", quan resulta que IU està en un 3,5% en intenció de vot, CiU té un 3%, ERC un 1,5% i el PNB un 1,4%. És a dir, hi ha un ampli espectre de partits amb representació parlamentària que poden desfer eixe "empat". Al meu parer, la premsa, conscientment o inconscientment, trasllada els ciutadans el fals dilema de triar entre "blanc o negre", silenciant l'existència d'alternatives en color (roig, verd o groc, dóna igual).

Per la seua banda, el diari digital 20 minutos.es proposa a Zapatero i Rajoy un debat en Internet obert a tots els mitjans 'on line', a més dels dos debats en televisió ja acordats. Quan fa quatre dies em vaig assabentar d'estes intencions, vaig remetre un e-mail al responsable en què li Deia el següent: He sabut que 20 Minuts està posant un debat "obert" en internet entre els candidats a les eleccions 2004. Segons pareix, el debat serà exclusivament entre Zapatero i Rajoy, excloent als representants de la resta de forces polítiques. Li pregue reconsideren el format de l'esmentat debat i incloguen Gaspar Llamazares, ja que IU és l'única força polítca amb implantació nacional que queda fora del mateix. Atentament.

Crec que no he sigut l'únic, perquè després de diversos dies sense conéixer la postura oficial del diari respecte d'això, hui el blog d'Arsenio Escolar oferix una resposta. Segons s'afirma, "...decidimos finalmente no plantear a PSOE y PP un debate a tres o a más candidatos porque sabíamos que las posibilidades de que aceptaran no eran ínfimas sino directamente nulas. En su negociación para los debates televisivos ya se negaron rotundamente ambos partidos a que estuviera también Llamazares, con el argumento de que sólo Zapatero y Rajoy tienen posibilidades reales de ser presidente del Gobierno..."..

Està clar qui mana? Als dos partits majoritaris els interessa consolidar el bipartidisme i alternar-se en el repartiment del poder cada un cert temps, encara que per a això calga passar el molest tràmit de les Eleccions Generals. A poc a poc, les pel·lícules polítiques espanyoles deixarán de veure's en color i seran totes en blanc i negre, inclús algun està ja pensant a tornar al cine mut.

17 comentarios:

Javi dijo...

Estoy contigo, no es lógico. Ahora bien, dejando de un lado IU, y partiendo de la base de mi respeto a todos lo partídos políticos e ideologías. Considero bien el no llamar a debatir a partidos de ámbito regional, o a cualquiera que entre sus planteamientos sea el nacionalismo puro y duro. Es lógico ¿no? De IU, es el tercer partído con amplia representación nacional y debería de estar en el debate.

Marco dijo...

En varios Países, la presencia de partidos con presencia nacional pero con bajo porcentaje de votos, ha representado siempre el eterno problema. En Italia y Alemania, lo que ha conseguido la formación de gobiernos han sido las alianzas transversales con los pequeños partidos.
No puede ser.
Lamento profundamente escribir estas consideraciones, porqué siempre he sido partidario de la democracia más amplia posible. En un estado democrático moderno, es el bipartidismo la forma política mas adecuada. Por ejemplo, en Italia, creo la patria de la fragmentación política (hasta 20 partidos nacionales en los años 80), el centro-izquierda está desarrollando el partido democrático, donde varias voces distintas, desde los católicos a los ex comunistas, construyen un proyecto común, aunque con crispaciones y dolorosos abandonos.
Esta es la vía. En Alemania, si un partido no supera el umbral del 5% nacional, está fuera del Congreso.
Por no hablar de EEUU y Reino Unido: guste o no, el bipartidismo funciona.
Diré una cosa mas, seguramente impopular: porqué un partido que tiene el 3% nacional puede aspirar al gobierno de una nación? No le veo sentido.

Anónimo dijo...

personalmente entiendo vergonzoso que el bipartidismo asfixiante propiciado por el PP con su postura de extrema derecha y alentado por el Gobierno de Rodríguez Zapatero eclipse, con un debate monográfico centrado en la tregua de ETA, cualquier otra alternativa política

Mathilde dijo...

"El bipartidismo anula la competencia política. La hegemonía es la antesala de la corrupción. La hegemonía, que es hija del bipartidismo, impide los controles internos. El bipartidismo impide la creación de comisiones de investigación, cercena la crítica. El bipartidismo será para España algo nefasto y lo veremos, ojalá me equivoque, pronto" (Rafael CaIvo Ortega, de "Centro Democrático y Social").

Anónimo dijo...

Lo que más me preocupa como ciudadano largo tiempo abstencionista es que el bipartidismo existente, consecuencia lógica de una visión utilitaria de los procesos electorales, se completa ahora con un biperiodismo.

El resultado es que se habla de dos partidos únicamente y se reduce la oferta política a las dos opciones mayoritarias, se pierde distancia de gobierno y oposición, y desaparece buena parte de la apreciación crítica de la realidad que no sea la destinada a confirmar o negar las opciones de los patrocinadores.

La vida política queda así reducida a dos partidos, lo cual en definitiva puede conducir a un turnismo tácito o declarado, y en todo caso a que las mayorías se sucedan unas a otras.

Se pierde lo que el Mayo 68 pretendía, llevar un poco de imaginación al poder.

Anónimo dijo...

Me gustaría contestarle a Marco la pregunta que hace al final de su comentario: me parece perfectamente posible que en democracia sea presidente del gobierno el lider de un partido minoritario, e incluso lo considero deseable. Al presidente lo nombran las Cortes Generales, no los votantes, pues España no es una República como Italia o Alemania.

Aquí tenemos a un Jefe del Estado al que nadie ha votado nunca jamás. Ya me parece suficiente imposición ¿o no?

Marco dijo...

Deseable?
Yo no deseo que el presidente del Gobierno pueda ser expresión de una minoría infinitesimal de personas: a quien representaría? A sí mismo y unos pocos mas?
Es inaceptable.
Además, para ser aún más impopular, no entiendo como un partido con raíces en una sola comunidad, pueda tener tanta influencia sobre la política del Estado.

A pesar de todo, hay un hecho detrás de todo esto: el sistema de partidos depende del sistema electoral; entiendo que en España, no es posible pensar en estos términos y tampoco la gente está familiarizada.

Por información, en Italia como en Alemania, el Presidente del Gobierno lo elige el Jefe de Estado sobre propuesta del Congreso: no hay (todavía) democracia directa como EEUU o Reino Unido.
Entonces anónimo, España es una Republica IGUAL a Italia y Alemania. Vuestro Rey allí se llama Presidente de la Republica.

Mi reflexión es que la fragmentación política genera instabilidad: hay pruebas por todas partes. El bipartidismo no es algo nefasto: se trata de modificar la visión política, en el sentido de crear situaciones de crítica interna pero dentro de un bloque común.
Queremos un modelo de Estado que nos guste? Hay que ganar las elecciones y construirlo. No hay otra salida. Y con la fragmentación las elecciones se pierden.

Por cierto: los Países donde el bipartidismo es la normalidad, no son republicas bananeras sino las democracias más avanzadas.

Anónimo dijo...

La verdad es que estáis todos muy preparados y yo me pierdo leyendo vuestros comentarios, pero ninguno refleja mi manera de ver las cosas ni despeja mis dudas.

Cuando yo voy a votar, no pretendo elegir al presidente del gobierno. Cuando yo elijo el sentido de mi voto lo hago por afinidad de ideas con alguno de los partidos que se presentan. Con esta elección pretendo unir mi voto al de otros posibles votantes con la misma mirada y conseguir, al menos, un representante en las cámaras que exponga y defienda mis ideas.

Como persona independiente tengo derecho a desmarcarme del blanco y el negro. También tengo derecho a que mi color se vea representado. Creo que también tengo derecho a recibir la información necesaria que pueda ir formando mi criterio.

A mi si que me interesa ver en debate a más de dos políticos, pero creo que estos dos políticos no les interesa que a mi me interese.

Marco dijo...

Yo cuando voy a votar pretendo elegir el presidente del Gobierno, porqué quiero ejercer esta forma de democracia directa, y elegir la persona que mejor me represente. En España, aunque no esté físicamente indicado en la lista electoral, se sabe perfectamente quien va a ser presidente si gana uno u otro partido.

En un congreso, las decisiones se toman por mayoría, por supuesto: si tengo solo unos cuantos representantes de mi color, mis ideas se quedaran en un bonito trozo de papel. Y seguiré viviendo en un Estado donde mis ideas serán simplemente un sueño.
No me apetece para nada vivir en esta condición.

La izquierda tiene una deuda histórica con sus votantes: en ningún país occidental ha habido un Gobierno de izquierda puro y duro, y ningún modelo de Estado ha sido y es de izquierda.

A pesar de estar totalmente contrario a los modelos de derecha y lo que representan, la única vía que veo es el bipartidismo. No me asusta vivir en un país en blanco y negro si en el blanco y en el negro hay distintas voces que intentan construir algo mejor.

Anónimo dijo...

Insisto en debatir esta cuestión con Marco, porque añade afirmaciones con las que en absoluto puedo estar de acuerdo. La diferencia entre la España monárquica y la Italia republicana es que aquí el Rey lo es por la gracia de Dios (unida a la voluntad de Franco), mientras que en Italia o cualquier otra república, el Presidente de la República es elegido de forma democrática (sufragio universal).

Por lo tanto, no vale la comparación. No negaré que, en según que países, la figura del Presidente de la República es tan decorativa como la del Rey aquí, pero la diferencia está en la legitimación que otorgan las urnas. El Rey no la tiene.

Anónimo dijo...

Marco, sigo diciendo que estás muy preparado y que mis conocimientos de política se quedan a la altura de los zapatos al lado de los tuyos, pero te voy a contar una cosa:

De niña era asídua seguidora de los Estudio 1 (teatro en TVE). Hay varias obras de las que guardo un recuerdo especial, por ejemplo de "Doce hombres sin piedad". Una única persona con diferente visión del conflicto, conseguía, por medio de la palabra razonada, cambiar el sentido del voto del resto de los miembros de un jurado.

Supongo que estarás pensando que no es lo mismo, que tal y que cual... pero si esta persona no hubiera estado allí en ese momento y hubiera podido ejercer su derecho a explicar su postura, nunca hubiera podido influir en el sentido del voto del resto.

En cuanto al bipartidismo, yo también le concedo una ventaja, para mi, la única: es más cómodo para los votantes. En el caso de no saber a favor de quien estás, siempre puedes elegir al que menos te disgusta. La típica elección de ciencias porque odias el latín.

Claudio dijo...

Interesante foro de debate. No me resisto a dar mi opinión.
Comprendo las dos posturas, (bipartidismo o no) y veo más desventajas al bipartidismo.

Creo que casi nunca son las cosas totalmente blancas o negras. En la vida abunda más el claroscuro, el gris, los distintos tonos de color.

En política también. Y el bipartidismo conlleva una rivalidad que trae consigo el olvido de las necesidades del pueblo.

Eso lo vemos claramente cada día en las manifestaciones y en las actitudes de los diferentes líderes y sus acólitos.

Hacen falta otras voces que den profundidad, objetividad, a los problemas reales de la sociedad.

Marco dijo...

El Presidente de la Republica en Italia lo elige el Congreso, en una sesión común con los miembros del Senado y representantes de las Comunidades. Prácticamente lo mismo en Alemania. Sus funciones son exactamente como las del Rey en España, más o menos decorativas. Además, una persona es Presidente por gracia… de los partidos.
La comparación sigue teniendo su valor, créeme.

No definiría el bipartidismo como algo cómodo, sino algo útil. Te reconozco, anónimo, que a veces se elige el que menos se aleja de tus ideas: difícil es encontrarse en sintonía al 100% con los programas políticos. A pesar de reconocer a Claudio que la afirmación “Hacen falta otras voces que den profundidad…” me encuentra de acuerdo, yo prefiero que estas voces estén dentro de un bloque heterogéneo pero único, porqué ayudan a acercar los programas a las exigencias de la gente.

Me gusta el mundo a colores. Pero hay diferencia entre el gobierno de una Nación y lo que nos gusta. Y la mayoría de las veces son escalas de gris.

Sin bipartidismo, la política está sometida a las influencias de pequeños grupos (véase ERC, Bloque Gallego, CC, …) que te apoyan solo si pueden sacar el mayor partido por su comunidad, careciendo de visión nacional.
Pero, insisto: con el sistema electoral español, no se puede aplicar.

Claudio dijo...

Utopías.

¿Sabéis qué es la "disciplina de partido"?

Cuando una voz, dentro de un partido, desentona, se la calla y en paz.

Lo acabamos de ver.

Marco dijo...

Utopías?
Pues entonces hacemos un partido: los que se tienen que callar. A ver si me escuchan.
Tal vez mañana, saldrá otro: los que están en contra de las bodas homosexuales.
Y pasado: los que quieren la energía generada pedaleando.
Así, quizá, tendremos muchas voces para nuestra sociedad moderna.
Y que gobierno tendremos?

Basseta dijo...

Ahora que parece que el paso de los días ha enfriado la discusión, me tomo la libertad de volver a intervenir, ya que soy el responsable de haberla provocado en esta bitácora.

Me ha sorprendido la capacidad dialéctica de MARCO para defender su postura. Contrariamente a lo que podría parecer en un principio, yo creo que MARCO no defiende el bipartidismo, lo que creo es que, como italiano, ha sufrido en sus carnes los desastres de la excesiva atomización de partidos políticos, no siempre con una ideología clara y transparente.

Ahora bien, reflexionando sobre todo esto a la luz de los acontecimientos que estamos viviendo estos días en España, no puedo sino seguir manteniendo mi total oposición al bipartidismo.

¿A qué me refiero? Pues a lo de Gallardón en Madrid. Con un sistema de dos partidos (derecha-izquierda) se puede llegar a situaciones tan absurdas como la vivida en Madrid, donde un político de la talla de Gallardón queda fuera de las listas al Congreso. Si en lugar de un sólo partido de derechas, hubiera varios, esto quizás no habría pasado.

El bipartidismo convierte los pequeños partidos en familias dentro de un gran partido. Pero de esta forma se hurta a los ciudadanos la posibilidad de elegir entre esos "cabezas de familia". Es la superestructura del gran partido la que filtra a sus canditados, asegurándose la mayoría de las veces una obediencia ciega. No importa excluir a los mejores, lo que importa es tener a los mediocres controlados.

Esto es un fraude de ley al sistema democrático.

No me negará nadie que resulta casi esperpéntico que, al mismo tiempo que se defenestra a un animal político de la talla de Gallardón, se esté hablando estos días de la posibildad de que Maite Parra vaya al Congreso por Alicante.

Lo dicho, no me gusta el sistema. Lo peor es que no puedo hacer prácticamente nada por evitar este deterioro.

Moscas en la sopa dijo...

Los medios de comunicación on-line reunidos hemos decidido que a partir de la fecha sólo se podrán leer en internet El OtroPaís digital y El InMundo Digital, porque son los dos periódicos más leídos en internet. Los off-line han decidido que sólo se podrá ver Telahinco y sinantenasIII. Sólo se podrá oír la Ser o no ser y la Cope.

Los clubes deportivos de fútbol de primera división hemos decidido que a partir de la fecha sólo se jugarán dos partidos: Barsa - Madrid y Madrid - Barsa. Las juntas directivas tendrán cinco reuniones para decidir las fechas, el tamaño del campo de juego, el orden de partidos y si me apuran, el resultado. Esto último pueden ustedes obviarlo que no es políticamente correcto explicarlo. ¿Y esto porqué…?. Porque estadísticamente son los dos clubes que más posibilidades tienen de ganar la liga. Y si no les gusta el furgol, elijan el deporte que quieran y lo aplican.

La junta directiva de las sociedades de autor, en connivencia con los partidos políticos ¿de izquierdas? hemos decidido, aparte de lo que digan las leyes, legalizar las descargas de música. Pero sólo se podrán descargar dos canciones: una de Bisbal y otra de Miguel Bosé. Nuestras estadísticas dicen que son las más descargadas, por eso les damos premios. Bueno, por eso y para lavar dinero, pero tampoco está bien decirlo. ¿20 millones de autores más?… habla chucho, que no te escucho…

El Ministerio de Pesca y Alimentación ha decidido que a partir de la fecha sólo se podrán comen patatas y leche. ¿Que te gusta la carne o el pescado?. Te jodes, bonito (o merluzo, según): estadísticamente son los más consumidos.

Que mundo más divertido…

Pd. Ya saben, cualquier parecido con la realidad es purita coincidencia y una exageración. Estadísticamente no estaba previsto.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È