viernes, 25 de enero de 2008

A favor de las discriminaciones positivas

El pasado día 22 se celebró en el Ayuntamiento de Ibi la Junta General de PROMOIBI ("Promociones e Iniciativas Municipales de Ibi, S.L."), una sociedad mercantil cuyo capital está íntegramente suscrito por el Ayuntamiento de Ibi (aunque no reza en su razón social, se trata de un caso claro de unipersonalidad) y cuya Junta de accionistas tiene forma de Pleno de la Corporación (es decir, una especie de engendro creado en su día por los socialistas cuya utilidad práctica es más que cuestionable).

En el segundo punto del Orden del Día estaba previsto aprobar las Cuentas Anuales del ejercicio 2006, algo que tendría que haberse realizado, según la Ley, antes de finalizar el primer semestre del año 2007 y que, inexplicablemente se ha demorado más de medio año. Para los curiosos les diré que esta sociedad generó PERDIDAS en el ejercicio 2006 por importe de 188.133,71 Euros (algo más de los 186.782,54 Euros que perdió en 2005 y así, más o menos, cada año desde que se constituyó). La verdad es que me cuesta encontrar una justificación para la existencia de esta sociedad.

Y en el tercer punto se trataba de la renovación del Consejo de Administración (3 del PP, uno del PSOE, uno de EUPV, uno de ADIi y 2 empresarios). Me llamó la atención la propuesta de la Alcaldesa, pues entre los 8 Consejeros sólo había una mujer (Mayte Parra). Tomé la palabra para manifestar que se incumplía lo previsto en los arts. 15 y 16 de la Ley de Igualdad.

Me sorprendió que la Alcaldesa, arrogándose la representación de todas las mujeres del PP, me respondiese que "las mujeres del PP no necesitan ese tipo de leyes". Más me sorprendió que desde los asientos de enfrente, las Concejalas del PP en el Ayuntamiento de Ibi asintiesen con gestos las palabras de la Alcaldesa; respeto pero no comparto esta postura.

Es cierto que la legalidad (incluso la constitucionalidad) de las medidas de discriminación positiva (también llamada "discriminación negativa" o "inversa", abusando de la palabra "discriminación", que contiene en si misma una carga peyorativa), lleva discutiéndose entre los filósofos y juristas desde hace décadas. Ejemplos conocidos son las becas para determinados estudiantes, las leyes que favorecen a la mujer en casos de violencia de género, las políticas de admisión en escuelas y colegios que fomenten la diversidad, los subsidios o exoneración de impuestos a sectores menos favorecidos, entre otras medidas.

Bajo mi punto de vista existe una base legal sólida para la acción positiva, pero opiniones a favor y en contra hay para todos los gustos. Como en tantas otras ocasiones creo que lo menos que se puede pedir en estos casos es un mínimo de coherencia.

Como todo el mundo sabe, la Ley de Igualdad contiene distintas acciones de discriminación positiva, como por ejemplo, imponer la paridad en las listas electorales. Ahora bien, el PP tiene recurrida esta Ley pues, para los populares, "De nada sirve la imposición, esto es una cuestión de evolución, la mujer tiene que acceder por lo que vale", explica Susana Camarero, diputada del PP.

Pues bien, en el PP esa coherencia brilla por su ausencia: El líder del PP, Mariano Rajoy, propone una rebaja fiscal para todas las trabajadoras de un máximo de 1.000 euros, da igual si su sueldo es millonario o apurado a fin de mes. Esta es una acción de discriminación positiva que, sin embargo, parece justificada para los populares (¡estamos en campaña electoral!).

Esto es una contradicción como una casa, porque el mensaje que se viene lanzando en esta materia desde el PP es que "la que vale, vale". Bien, pongamos que estamos de acuerdo, pero ¿qué pasa ahora? ¿todas valen 1.000 euros más?.

7 comentarios:

Claudio dijo...

La igualdad es un concepto antinatural. Se pueden contar con los dedos de una mano los seres u objetos que son exactamente iguales en todo el Universo.

En cuanto se pretende igualar, o considerar como iguales, en algunas decisiones que afectan a colectivos heterogéneos, se crean injusticias enormes.

También creo que las mujeres deben, igual que cualquier ser humano, acceder a los puestos de responsabilidad por sus méritos personales y profesionales.

Y, en cuanto a las decisiones económicas, creo que es una barbaridad considerar como iguales a todas las mujeres, a todos los casados, a todos los jubilados, etc.

¿O es que no es una barbaridad que todos los jubilados tengan gratis las medicinas, sea cual sea su poder adquisitivo?

Un saludo.

Mathilde dijo...

El concepto de "acción positiva" es un concepto que surge en Estados Unidos en la década de los 60 como parte de las estrategias puestas en marcha por los gobiernos para luchar contra las desigualdades, fundamentalmente de carácter laboral, que sufren distintos colectivos por razón de su sexo, raza, origen, religión, etc.

El Comité para la Igualdad entre mujeres y hombres del Consejo de Europa define este concepto como las "estrategias destinadas a establecer la igualdad de oportunidades por medio de medidas que permitan contrastar o corregir aquellas discriminaciones que son el resultado de prácticas o sistemas sociales".

Desde la perspectiva de Alfonso Ruiz Miguel, la discriminación positiva a la que llama discriminación inversa "es una forma de diferenciación para la igualdad". Opta por la palabra inversa en la medida, dice, que ésta alude "a la inversión de una discriminación precedente, mediante una discriminación de signo opuesto". Distingue además entre discriminación inversa o positiva respecto de acción positiva o afirmativa; señalando que éstas últimas "son medidas menos drásticas y radicales que aquellas que tienen un carácter discriminatorio y no simplemen-te desigualitario y que además se producen en una situación de especial escasez lo que implica perjuicios a otras personas. (...)."(Palabras para la Igualdad. Biblioteca Básica Vecinal)

Santi dijo...

Que haya medidas igualitarias como la que alude Claudio (medicinas gratis para todos los jubilados) que sean injustas en algunos casos no justifica en sí que se tenga que estar en contra de las discriminaciones positivas, no tienen nada que ver.
También está claro que toda medida que arbitre sistemas para compensar desigualdades en la aplicación práctica tendrán casos concretos en los que no sean justos, pero es que con estas leyes lo que se pretende es corregir un mal mayor, no crear problemas pequeños.
Si la paridad en las listas electorales es obligatoria durante un tiempo, la sociedad espera que se consiga una igualación en la participación de la mujer en la política. Ahora bien, para retrógrados que suponen que donde mejor está la mujer es en la cocina, es evidente que medidas como estas hay que recurrirlas ante el Constitucional.
Y Claudio, no se trata de considerar a todo el mundo igual, si no de intentar que todo el mundo tenga igualdad de oportunidades ante la sociedad, y si para eso durante un tiempo hay que arbitrar medidas para favorecer a determinados colectivos, bienvenidas sean esas medidas.

Basseta dijo...

La política de acciones positivas (o discriminación inversa) es una estrategia temporal destinada a remover situaciones, prejuicios, comportamientos y prácticas culturales y sociales que impiden a un grupo social minusvalorado o discriminado (en función de la raza, sexo, situación física de minusvalía, etc.), alcanzar una situación real de igualdad de oportunidades.

La acción positiva se dirige a modificar tanto una situación (la de un grupo social marginado) como las acciones concretas de discriminación indirecta que sufre la persona individual por el hecho de pertenecer a ese grupo.

Las medidas de acción positiva, van más allá del control de la aplicación de las leyes que desarrollan el principio de igualdad, y son acciones colectivas tendentes a proporcionar ventajas concretas al colectivo marginado o en situación de desigualdad social.

A pesar de las críticas que han recibido y que aún reciben, las acciones positivas vienen exigidas a los poderes públicos por la Constitución Española en el apartado 2º de su artículo 9, el cual impone a éstos la obligación de remover los obstáculos que impidan lograr la igualdad real y efectiva de los individuos y de los grupos. Esta tutela constitucional de las acciones positivas es un pilar firme donde apoyarnos.

Por lo tanto, aunque el artículo 14de la Constitución Española impide que se discrimine por razón de sexo, el artículo 9.2 del mismo texto constitucional establece implícitamente que allí donde sea necesario deberá discriminarse a favor de los grupos tradicionalmente excluidos, en aras de la consecución de la igualdad de hecho.

¿Un ejemplo? En cualquier empresa, a la hora de promocionar a los trabajadores, se debería tener en cuenta la posibilidad de aplicar una acción positiva, que conduciría, simplemente, en que, a igual mérito y capacidad, acceda la persona cuyo género esté subrepresentado en una categoría o función determinada. Así de simple.

Claudio dijo...

Evidentemente, en los casos a los que os referís, (a igualdad de méritos, igualdad de oportunidades) es lamentable --y un alivio también-- que haya hecho falta promulgar leyes que fomenten la discriminación inversa.

Espero que sean en realidad leyes transitorias y que, por medio de la educación cívica y ciudadana se erradiquen los conceptos medievales de discriminación en base a sexo, raza o etnia, religión o ideología...

De todas formas, sigo creyendo que hay cosas que no están bien si consideran a todo el mundo en igualdad de condiciones, cuando en realidad no es así.

lo que no está bien es no dar oportunidad a la gente por motivo de su condición social, física u otras.

Anónimo dijo...

En este tema, y si entendemos la participación de la mujer en la política como un deber además de como un derecho, tenemos que la ley de paridad no sólo da el derecho a las mujeres que lo desean, sino que obliga, a las que estarían más cómodas dejando todo en manos de los hombres, a tomar las riendas de nuestro destino al mismo nivel de responsabilidad.

A algunas mujeres les ha venido muy bien dismular su falta de interés con el "no puedo, no me dejan".

A la hora de confeccionar las listas, algunos partidos no han tenido fácil encontrar las mujeres que necesitaban. En algunos sectores de la sociedad no son únicamente los hombres los que piensan que las mujeres están mejor en la cocina.

A algunos partidos les viene muy bien disimular la falta de interés de sus mujeres con el "no lo necesitamos" (algo así como la fábula del zorro y las uvas).

Basseta dijo...

NOTICIA DEL 29 DE ENERO DE 2008:

El Pleno del Tribunal Constitucional ha desestimado el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Grupo Parlamentario Popular contra las listas electorales paritarias que contempla la Ley de Igualdad, según ha informado el alto tribunal. Sólo uno de los 12 magistrados, Jorge Rodríguez Zapata, ha anunciado un voto particular en contra de la ley. Los otros 11 magistrados han avalado la constitucionalidad de la norma, que obligó a modificar la Ley Orgánica de Régimen Electoral, y han rechazado los argumentos del PP.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È