domingo, 20 de enero de 2008

Burocracia esperpéntica

Hace unos días me entregaron copia del Acta de la reunión de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Ibi celebrada el pasado día 17 de diciembre de 2007 y en su punto 2 encuentro el primer ejemplo de burocracia esperpéntica (o esperpento burocrático, como se prefiera).

Pero hagamos de nuevo un ejercicio de etimología para conocer el significado de “burocracia”, una palabra que usamos de forma habitual y no siempre bien comprendida. La palabra se compone de “buro” (oficina) y “cracia” (poder), es decir, su significado sería “el gobierno de las normas y procedimientos”.

Se suele decir que la burocracia es una estructura organizativa caracterizada por procedimientos regularizados, división de responsabilidades y especialización del trabajo, jerarquía y relaciones impersonales. Pero en un sentido coloquial, burocracia a menudo equivale a ineficiencia, pereza y desperdicio. Así, a menudo se usa de manera peyorativa.

En un análisis y descripción sociológico, y según Max Weber, quien empleó mucho la palabra, el concepto tiene connotaciones más positivas, considerándola una forma de organización más racional que las anteriores, que caracterizó de "carismáticas" y "tradicionales".

No obstante, el propio Max Weber percibió que la burocracia puede degenerar fácilmente en:

· La jerarquía vertical de autoridad puede llegar a ser caótica.
· Las competencias pueden ser poco claras y usadas contrariamente al espíritu de la ley.
· Nepotismo, corrupción, enfrentamientos políticos y otras degeneraciones pueden contrarrestar la regla de impersonalidad, pudiéndose crear un sistema de contratación y promoción no basado en méritos.
· Los funcionarios pueden eludir responsabilidades a través de métodos poco ortodoxos.
· Rigidez e inercia en los procesos, tomando decisiones con lentitud, retrasando los cambios, evolución y adaptación de viejos procesos a nuevas circunstancias;
· Suposición de que el sistema es siempre perfecto y correcto por definición, provocando que su organización sea poco proclive al cambio y a la autocrítica;
· Poca estima por las opiniones disidentes.

Numerosos filósofos y escritores (Aldous Huxley, George Orwell y Hannah Arendt) han criticado a las organizaciones excesivamente burocráticas. Hasta Mafalda la satirizó poniéndole a su tortuga el nombre de “Burocracia”.

Volviendo a la reunión de la Junta de Gobierno, en su Punto 2.1 se trataba una propuesta de acuerdo para aprobar un contrato de préstamo con un Banco con destino a financiar inversiones incluidas en el Presupuesto del ejercicio 2007.

Has leído bien: el 17 de diciembre de 2007 (trece días antes de acabar el ejercicio) se acuerda pedir un préstamo para financiar las inversiones del ejercicio. A mi juicio, esto no tienen ni pies ni cabeza. Y que coste que no estoy haciendo una crítica política al equipo de gobierno, ni siquiera a la Concejal de Hacienda. Estoy simplemente poniendo de relieve el absurdo funcionamiento de un sistema excesivamente burocratizado que provoca situaciones tan poco comprensibles (por lo menos para mí). ¿Acaso significa esto que las inversiones se iban a acometer en los escasos 13 días que faltaban para acabar el año? Evidentemente no puede ser así. En cuanto tenga la ocasión pediré que se me aclare y me comprometo a publicar la explicación.

¿Quieres otro ejemplo? En esa misma reunión de Junta de Gobierno nuevamente se tratan una serie de reclamaciones sobre facturación de consumo de agua presuntamente excesiva por parte de Aquagest (ver la entrada de hace unos meses sobre la misma cuestión).


De nuevo en todos los casos Aquagest informa que se trata de escapes o fugas internas y que, conforme a la Ordenanza, lo procedente sería desestimar las reclamaciones. Nuevamente la Junta de Gobierno, pese a este informe en contra, decide la reducción del 50 % del importe del recibo de consumo de agua. Hay un caso particularmente llamativo, pues se reduce al 50 % el consumo de 7 trimestres (casi 2 años completos).


Percibo en estos casos un sistema tan burocratizado que ni siquiera nadie se molesta en argumentar la decisión, cuando la existencia de un informe en contra debería ser suficiente para desestimar la reclamación o, de lo contrario, estimarla en base a una especial motivación. Al fin y al cabo se trata de dinero de todos los ciudadanos que se pierde en beneficio de unos cuantos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Un préstamo para pagar las inversiones del 2007? ¿De mucho dinero?

Yo creía que todo lo que hacía el PP no costaba ni un duro a los ibenses.

Anónimo dijo...

Crear una empresa en España supone una auténtica odisea burocrática para emprendedores.

Estamos a la cola de los países industrializados. Se necesitan 47 días y recorrer hasta 10 ventanillas para poder montar una empresa en España, donde permanecen las las barreras burocráticas más dilatadas de los países industrializados. El peregrinaje que les espera antes de abrir puertas puede durar una media de 47 días, en un recorrido que les llevará a visitar hasta 10 ventanillas distintas.

Según los datos facilitados por el Instituto de Estudios Económicos (IEE), basados en un informe del Instituto de la Economía Alemana de Colonia, sólo los portugueses superan a los españoles en el vía crucis que les espera para convertirse en empresarios.

Mathilde dijo...

Hace casi un siglo, Kafka ya dibujó un panorama de la modernidad caracterizado por el avance de la maquinaria burocrática.

Quizás en su día fue visto como una exageración literaria, pero lo cierto es que muchos funcionarios de hoy en día se parecen a los que él describió.

En "La parábola ante la ley", incluida en EL PROCESO, un sacerdote le cuenta a Josef K una parábola. El sacerdote le explica cómo es el 'guardián ante la ley', esto es, el funcionario ideal, que no se deja corromper aunque admite que le den cosas; aunque siempre, en último término, permanece en su puesto cumpliendo con el deber encomendado.

Ese guardián de la ley dice que es el más inferior de los guardianes y anima al 'hombre del campo' a que entre en la ley si se atreve, pero le explica que tiene que saber que detrás hay más guardianes, que son cada vez más poderosos.

A la vista de lo que tenemos hoy en día en cualquier Ayuntamiento o Consellería diría que las cosas no han cambiado tanto.

Santi dijo...

¡Joder! Reducir la factura de consumo de agua a la mitad por derroche de agua! Osease, que el usuario en cuestión consume mucha agua (bien escaso, público, de primera necesidad y además, en época de sequía) derrocha este bien tan preciado y el Ayuntamiento le condona la deuda por su derroche producido durante !dos años seguidos! Manda webs. Eso es cuidar de los bienes comunes, y lo demás tonterías. Claro que perdonando deudas, es normal que le falten dineros al Sr.Agüera al final de la corrida y tenga que subir los impuestos a todos. Si es que lo de este chico no tiene desperdicio, no.

Anónimo dijo...

No deja de ser curioso: el 50 % de descuento (está claro que el que no llora no mama).

Yo diría que este tipo de comportamientos tienen un nombre en el codigo penal ¿no es así Basseta?

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È