domingo, 21 de octubre de 2007

Derecho al acceso a Internet público y gratuito

Puede que suene a propaganda electoral, pero defendí, defiendo y defenderé la existencia de un derecho universal al acceso a la información como bien público. Debería proclamarse a nivel internacional la obligación de garantizar el acceso a Internet en todos los lugares públicos (igual que se garantiza en esos mismos lugares el servicio de luz o de agua potable). Y no estoy solo: por ejemplo, en Chile, dos diputados socialdemócratas han propuesto una reforma a la Constitución chilena para que el acceso a Internet sea incluido entre los derechos fundamentales de los ciudadanos de este país.

Considero prioritario que los Ayuntamientos trabajen facilitando el acceso a Internet de manera gratuita en colegios, bibliotecas, parques, plazas y edificios públicos, como forma eficaz de superar la llamada "brecha digital". Se deben unir esfuerzos a los del sector privado, para que crear y mantener espacios públicos que cuenten con medios electrónicos de libre acceso, como así también aprovechar los espacios privados ya generados por la sociedad para el acceso a la tecnología, ejemplos de lo cual lo encontramos en París o Pamplona con tecnología WiFi.

Pero iré más lejos, porque hay iniciativas a lo largo de la geografía española y mundial que prueban que es posible ofrecer Internet gratis incorporando infraestructuras como WiMAX (Worldwide Interoperability for Microwave Access).

La tecnología WiMAX es muy flexible, será la base de las Redes Metropolitanas de acceso a Internet, servirá de apoyo para facilitar las conexiones en zonas rurales, y se utilizará en el mundo empresarial para implementar las comunicaciones internas. Además, su popularización supondrá el despegue definitivo de otras tecnologías, como VoIP (llamadas de voz sobre el protocolo IP). En definitiva, permite a las personas acceder a servicios inalámbricos de banda ancha de alta calidad y de alta velocidad en cualquier lugar en el que se encuentren y en cualquier lugar al que se dirijan, facilitando un acceso inalámbrico de banda ancha verdaderamente “universal”.

Y no es una utopía: hace pocos días se ha conocido que el Ayuntamiento de Teruel ha conectado a Internet los barrios rurales de la localidad mediante WiMAX en el marco de un proyecto de extensión de la banda ancha del Gobierno de Aragón, mediante una inversión de apenas 88.500 Euros (hay servicios públicos bastante más caros).

La reciente aprobación de la Ley 11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos, de la que se hablará mucho a partir de ahora, supone un salto cualitativo en nuestro país cara a la implantación del llamado "gobierno electrónico", pero hay que ser conscientes de que es fundamental la preparación de los ciudadanos y la transformación de la cultura social. La sociedad de la información y del conocimiento requiere la previa infoalfabetización, lo que supone un auténtico reto para todos.

3 comentarios:

José Vicente dijo...

El dret a la informació està recollit en la constitució i ha de fer-se patent en totes les formes d'informació existents. Potser resulte una mica complicat dur-ho a terme en el cas de l'internet, però deu mirar-se i estudiar-se. Fixar-se en els altres ajuntaments que ja ho han fet. Aplaudisc la teua iniciativa, que deu ser escoltada, com ja he dit, amb deteniment.

José Vicente dijo...

Per cert, no sona en absolut electoralista. És una denúncia social com una altra, i un dret tan legítim com un altre.

Anónimo dijo...

En su blog sobre Tecnología Aplicada, Andrés Pedreño, que fue Rector de la Universidad de Alicante, ha colgado un artículo en el que expone algunas posibilidades de Internet:

¿De qué estamos hablando? Cierto que es difícil teorizar literariamente sobre estas cuestiones. Pero en un ejercicio imaginativo de visualización me viene a la mente la posibilidad de que cada propietario pueda tener una cuenta personal en su comunidad de vecinos. A través de contraseña acceda a sus actas, la legislación general, consultas específicas, etc. En este espacio virtual también tenga información de sus pagos. Pueda dar instrucciones para cambiar fácilemebte su domicialización, consultar los detalles del pago de una derrama, etc.

Y aquí empieza una historia de lo que será un desarrollo que quizás no acabe nunca. Podrá dirigirse al administrador electrónicamente (correo, mensajería instantánea…), tendrá acceso a las consultas más frecuentes, podrá proponer el tratamiento de puntos en el orden del día en la agenda de reuniones de la Junta de Propietarios, e incluso podrá defender o argumentar a priori sus razones al resto de los vecinos. Quizás tampoco pase mucho tiempo para que la celebración de algunas juntas, previo consenso, puedan realizarse virtualmente. O que los vecinos no residentes puedan entablar un contacto fácil a través del las nuevas tecnologías con algún otro miembro de la Comunidad.

Claro que estos servicios gratuitos al cliente, podrán tener compensaciones a través de ingresos potenciales generados a través de algunos servicios de pago. ¿Por qué no ofrecer a través de la Comunidad de vecinos servicios estrechamente relacionados con la administración de la misma? Quizás desde este tipo de Comunidad Virtual puedan lanzarse ofertas ventajosas de acceso a internet, infraestructuras wifi, canales digitales de TV, servicios de obras y mantenimiento, seguridad, vigilancia, domótica, sin olvidar mudanzas, catering o fiestas de cumpleaños con acceso a espacios públicos.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È