sábado, 8 de septiembre de 2007

Drogas: una bomba de efecto retardadado

Todos lo sabemos y pensamos que no nos afecta porque no consumimos, o que, si somos consumidores, lo controlamos. Y en todo caso, mientras no se sepa, no es tan grave.

El caso es que es uno de los efectos o consecuencias del mal llamado bienestar social más lamentables que padecemos, junto al consumismo, con el que tiene mucha relación.

Las drogas son la materialización del anhelo del ser humano por conseguir la felicidad, aunque sea de modo transitorio. Una felicidad que no es posible lograr sino por el camino de la serenidad psicológica y mental, el equilibrio emocional. Todo lo que no dan las drogas.

Se llega a ellas por varios caminos, desde el accidental -por motivos de salud- hasta el social -porque lo hace la gente del entorno socio-lúdico. Como todas las cosas que producen adición, una vez cerrado el círculo, es muy dificil romperlo. Cuanto más consumes más cantidad necesitas, lo que te lleva a consumir más y a necesitar más. Hasta que tocas fondo, es decir, o te mueres o quedas hecho una piltrafa, habiendo llevado a tu patrimonio a la aniquilación y a las personas que te quieren y que tú quieres a la pena y desesperación y decepción más grande que se pueda imaginar.

Es necesario hacer una constante llamada de atención sobre este tema, sin olvidar que nuestros hijos están constantemente expuestos al riesgo de caer en las redes, -suena tétrico, pero es que lo es-, de la droga más engañosa de todas porque es legal: el alcohol. Con demasiada frecuencia se oye a los jóvenes expresarse de modo que valoran como muy positivo y divertido el haber pillado una cogorza que les dura todo el fin de semana. Junto a estos consumos tan fuertes de alcohol siempre va asociado el consumo de las demás drogas: éxtasis, cocaína, heroína, cannabis, marihuana, y sus diferentes variantes.

Esto es sólo aviso a navegantes para, al menos, ser conscientes de este problema, tan importante como pueda ser el terrorismo, pero que parece que nos duele menos. Si es por número de muertos y de vidas destrozadas, el terrorismo va en pañales frente a las drogas.

Eduquemos a nuestros hijos en el rechazo de este tipo de consumo. Es muy importante para su propia felicidad.

1 comentario:

Mathilde dijo...

¿Qué pasa con el alcohol? Ahora que vienen Fiestas los jóvenes se ponen hasta arriba. Desde todos los medios de comunicación se incita a la juventud al consumo de alcohol y de tabaco, que es lo que más muertes causa en España.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È