martes, 28 de agosto de 2007

Duros a cuatro pesetas (2ª parte)

“Pase de pagar 930 euros al mes de sus diversos préstamos a una cuota única de 400”. Mensajes tan prometedores como éste para el que está agobiado económicamente, abundan en los medios de comunicación. En el ejercicio de mi profesión he tenido que advertir recientemente en dos ocasiones respecto del riesgos del sobreendeudamiento y el peligro de la reunificación de deudas como solución “fácil” a los problemas de liquidez.

Ante el imparable endeudamiento que sufren las familias españolas, que representa ya el 77% del Producto Interior Bruto (PIB) y ha superado los 700.000 millones de euros, algunos “expertos” ven en la reunificación de deudas una buena opción de las familias para evitar caer en una situación de impagos por el sobreendeudamiento. Sin embargo, esta situación está siendo aprovechada por algunos desaprensivos para ganar dinero.

El negocio, cada vez más creciente, consiste en ofrecer al cliente una rebaja importante de las cuotas que paga por sus distintos créditos (hipotecarios, préstamos al consumo, tarjetas, créditos con establecimientos comerciales, etc.) y unificarlas en una sola, pero añadiendo luego unas comisiones y gastos desproporcionados.

El Banco de España fue el primero en alertar sobre este negocio llevado a cabo por entidades que ofrecen un crédito fácil y que no están bajo su supervisión. Ahora, son las asociaciones de consumidores las que intentan prevenir sobre una operación que, a la larga, saldrá mucho más cara a los clientes que la lleven a cabo.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), las empresas de reunificación de deudas, entre las que se encuentran Credit Services, Creditotal, Geinsa, Kiron Consulting, Lender Credit y Omega Gestión, “proponen unas operaciones sin advertir de que cobran altas comisiones (en algún caso de hasta el 7%) por un servicio que los propios consumidores pueden negociar con su entidad financiera a un coste sensiblemente inferior”.

Según la Asociación de Usuarios de Bancos Cajas de Ahorros y Seguros (Adicae), la reunificación de préstamos, si se hace a través del propio banco del consumidor, es tan simple como ampliar la hipoteca de su casa con el capital pendiente del resto de los créditos, de manera que pague una sola cuota, que, salvo raras excepciones, va a ser más baja.

Al parecer, si la reunificación la lleva a cabo cualquiera de las empresas citadas (u otras similares), el procedimiento conlleva cancelar todos los préstamos pendientes del cliente y contratar uno nuevo en una entidad seleccionada por la empresa. Esta operación obligará al cliente a pagar los gastos de cancelación de todos los créditos, que pueden alcanzar los 2.000 euros, más los gastos de contratar otro crédito, y la comisión de intermediación (entre un 1% y un 7%).

A principios de año, la prensa informaba de que el Defensor del Pueblo alertaba del peligro de la reunificación de deudas, destacando que estas compañías han proliferado en los últimos años y que su actividad resulta "difícil de describir", lo que ha contribuido a la confusión de los ciudadanos. Reclamaba por ello que se vean sometidas con urgencia a un "estricto régimen" que regule su actuación y pide que el organismo supervisor pase a vigilar su actuación. De ello depende, según alertó, la seguridad económica de un elevado número de familias y negocios, ya que estas entidades han captado una gran cantidad de deudas en los últimos tiempos.

Pero la proliferación de entidades dedicadas a la reagrupación de deudas es un quebradero de cabeza para el Banco de España, ante la falta de competencias que tiene este organismo para vigilar el boyante sector. Ocurre algo similar a las compañías de inversión en bienes tangibles (Forum y Afinsa, entre las más conocidas), es decir, que no captan depósitos y por lo tanto no está justificada su inclusión dentro del ámbito de control del Banco de España, sino de las consejerías de Consumo de las respectivas CC.AA. Sin embargo, parece ser que el Ministerio de Economía y Hacienda, junto con el de Sanidad y Consumo, han entablado conversaciones para definir, antes de que finalice el año, una legislación que regule a estas compañías que no son entidades bancarias, pese a que algunas se anuncian aparentando ser un banco, tal y como ha denunciado recientemente AUSBANC.

En algunas comunidades ya se ha empezado a actuar y recientes publicaciones informan que la Agencia Catalana de Consumo, dependiente de la Generalitat, ha abierto expedientes a 58 empresas de unificación y reunificación de deudas a las que ha investigado en los últimos meses, imputándoles infracciones por publicidad engañosa y cláusulas abusivas en la renegociación de las deudas.

En definitiva, que estas “financieras” prometen una reunificación de deudas mediante una baja cuota mensual, pero no explican que los plazos se prolongan más de lo debido y que los intereses se disparan. Tampoco explican que, a menudo, hay detrás un interés por quedarse con la vivienda de la persona que solicita el crédito, todo lo cual constituye una práctica inmoral que están padeciendo gran cantidad de trabajadores/as que agobiados/as por la deudas, se ven empujados a buscar una salida desesperada en estas sociedades. Las consecuencias en algunos casos están siendo dramáticas.



Vale la pena tomárselo con un poco de humor, como hace esta simpática chica.

1 comentario:

Mathilde dijo...

Yo no puedo creerme que haya una persona tan boba de creerse la publicidad que hacen estas empresas. No creo que se trate de publicidad engañosa en todos los casos ya que es fácil darse cuenta de que nadie da duros a cuatro pesetas.

Lo que pienso más bien es que las personas que acuden a estas refinanciaciones lo hacen en tal grado de agobio económico que no piensan en nada más. No les importa pagar más a largo plazo, lo que necesitan es una solución a corto plazo.

Naturalmente, son víctimas propiciatorias de los prestamistas que saben perfectamente que esas personas que no han planificado su economía a medio-largo plazo acabarán incumpliendo los pagos y ellos podrán ejecutar sus hipotecas.

Si se me permite el simil, es como un embarazo no deseado. La solución hay que ponerla antes. La educación y la prevención, en ambos casos, son imprescindibles. Todo lo demás son apaños que no llevan a nada bueno.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È