domingo, 26 de agosto de 2007

Catástrofes naturales e intervención rápida

Apenas se han apagado los ecos del paso del Huracán Dean por el mar Caribe. Ha sido la cuarta tormenta en recibir nombre, tercer ciclón tropical y primer huracán de la temporada de huracanes en el Atlántico para el 2007. Se ha movido en sentido este-oeste a través del Mar Caribe después de haber pasado sobre las Antillas donde dejó un saldo de tres muertos y uno más en la República Dominicana. El 20 de agosto, a las 20,00 horas, alcanzó la Categoría 5 en la escala de Saffir-Simpson.

Las imágenes televisadas nos hicieron recordar que hace justo dos años el Huracán Katrina, el sexto huracán más fuerte desde que hay registros, azotó el sur y el centro de los Estados Unidos, produciendo grandes destrozos en Bahamas, Florida, Luisiana y Mississippi, incluyendo cuantiosos daños materiales y graves inundaciones. Tocó tierra en la costa de Luisiana el 29 de agosto convertido en un huracán categoría 3, y a pesar de que en el último momento se desvió ligeramente de su ruta, que atravesaba directamente la ciudad de Nueva Orleans, se produjo una gran devastación en la misma y en áreas aledañas. Por los daños producidos, se convirtió en uno de los huracanes más devastadores en Estados Unidos en la historia reciente, y quizás sea el mayor desastre natural en la historia de ese país.

Se estima que el Katrina causó daños materiales por 75 mil millones de dólares, convirtiéndose en el huracán más costoso en la historia de EE.UU., causando la muerte a 1.422 personas, convirtiéndose en el huracán más mortífero de Estados Unidos desde el Okeechobee de 1928.

Resulta alarmante la vulnerabilidad de la región centroamericana a todo tipo de desastres naturales, que representa una seria amenaza para el desarrollo y reclama la urgente atención de las organizaciones supranacionales. Un huracán o un terremoto pueden barrer con décadas de inversiones y empujar a millones de personas a la pobreza. Tras la catástrofe, los gobiernos se ven forzados a gastar recursos generalmente no presupuestados para reconstruir infraestructura y mitigar los costos sociales y económicos del desastre.

Desde Europa se promueven campañas por parte de Intermón, Cruz Roja y otras ONG, pero considero que es preciso ir un poco más allá y reivindicar la creación de un seguro mundial contra las catástrofes naturales como parte de la construcción de un futuro sostenible. Resulta lamentable observar la lentitud con la que reacciona la ayuda internacional, sobre todo si la comparamos con la velocidad de los costosos sistemas militares de intervención ultrarrápida.

Se me ocurre que se podría crear a nivel mundial algo similar al Consorcio de Compensación de Seguros que tenemos en España, que tiene como misión paliar los efectos de las catástrofes y otras muchas como la atención e indemnización a las víctimas de accidentes de tráfico o sus familiares por vehículos no identificados o sin asegurar, sistema que ha sido tomado como ejemplo en otros países.

Lo que resulta dramático es que la suerte de la población en las zonas afectadas esté supeditada a los gobiernos locales. Recientemente, en Perú, un terremoto ha dejado sin casa, sin agua, sin luz, sin comida y sin trabajo a más de 800.000 personas. Cualquier país desarrollado se vería igualmente desbordado por una catástrofe similar (como ocurrió con los todopoderosos Estados Unidos frente al Katrina).

Mediante un sistema similar a un seguro, con la contribución de todos los países, la comunidad internacional podría paliar estos efectos con un sistema que garantizase que la comida y el agua llega a sus destinatarios con independencia de las cuestiones políticas. Una fuerza humanitaria de intervención rápida tendría que asumir la construcción de puentes, el soterramiento de las víctimas, la asistencia hospitalaria, etc.

El objetivo consistiría en formar una comunidad solidaria de los asegurados, cuyos pagos de primas sean suficientes para compensar los daños originados en caso de catástrofe natural.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta tu optimismo, pero creo que pecas de ingenuo. La vida no es tan bella como a ti te gustaria. La utopia no existe y las soluciones que tu propones son pura utopia. Ya eres mayorcito para pensar que los Reyes son los padres.

Neuquen dijo...

¿Qué tiene de malo ser optimista?

¿Acaso hace 40 años no era una utopía la cobertura aseguradora que hay ahora en España?

Debe saber el autor del comentario anterior que nuestro periódico El Clarín informaba el 25 de febrero de este mismo año que el El Banco Mundial tenía previsto lanzar un seguro contra catástrofes naturales para los países del Caribe.

Al parecer se trata de un sistema elaborado a pedido de 18 estados de la región, una de las más castigadas por desastres como huracanes y terremotos. Cada nación afectada aportará a un fondo común en función de su riesgo individual, pero además se buscarán aportes de otros países como el Reino Unido y Canadá.

Mathilde dijo...

En España está el Consorcio para hacerse cargo de los daños catastróficos y en Estados Unidos hay un sistema similar para casos de inundación(Programa Nacional de Seguros de Inundaciones).

Pero en ambos casos debe de haber una póliza firmada de por medio, es decir, nadie indeminiza a las víctimas que no tenía contratado un seguro.

Por consiguiente, lo que esos países empobrecidos y con baja tasa de cobertura necesitan es un seguro supraestatal, que puede depender de una organización o institución internacional, que atienda las reparaciones derivadas de los desastres naturales.

AON Gil y Carvajal dijo...

En La Vanguardia del pasado 3 de agosto de 2007 se decía que las víctimas del Katrina no podrán cobrar de sus compañías aseguradoras los daños por las inundaciones (que se evitarán tener que pagar indemnizaciones multimillonarias).

El fallo de la corte de apelación afecta a miles de personas que tenían suscritas pólizas en las que no estaba muy clara la exclusión de los daños por agua/inundación, lo que provocó que un primer Juez les diese la razón a los asegurados.

Según el juez, las pólizas no distinguían entre inundaciones causadas por un "acto de Dios" e inundaciones por un "acto humano", lo que incluiría la ruptura de los diques tras el paso del Katrina.

Pero según el tribunal de apelación, "aunque los demandantes puedan demostrar que los diques fueron mal diseñados, construidos o mantenidos y que su ruptura se debió a esta negligencia, la exclusión por inundaciones en las pólizas de los demandantes excluye sin ambigüedad su cobro".

Vicent dijo...

Potser no sabíem ja que EE.UU. és el país més poderós i que Bush i CIA mentixen?

Ara sabem com estafen les asseguradores, com en el seu dia va estafar Enron.

S'anomena "capitalisme carnisser o caníbal", que no té pàtria ni bandera. Nova Orleans és visitada pels turistes des d'un autobús a 50 dòlars el passeig (com en un parc temàtic, però amb pobres).

En el país més poderós del món hi ha milions de ciutadans sense cobertura mèdica.

No vos hauríeu de perdre SICKO, l'última pel·lícula de Michael Moore.

José Vicente dijo...

La idea de Basseta és molt bona, i no em pareix gens impossible. Tanta solidaritat de què es parla deuria fer-se patent amb organitzacions com aqueixa. I deuria ser una organització internacional, perquè si el que es pretén és que s'encarreguen de formar-la i financiar-la només els païssos afectats, podem anar-nos tots a casa. Com va Nicaragua a fer front a una cosa així? Tindrem que pensar les coses amb un poc de serietat.
Fa uns dies van eixir imatges a la televisió de Nova Orleans. Desolador. Ahí no ha canviat res. O almenys, quasi res. Tants diners per a ocupar Irak, per a "missions humanitàries" i quan ocorre una cosa així, ningú té mitjans, ni diners ni res. Potser el govern dels Estats Units està estalviant per a una altra invassió, supose que estaran massa ocupats buscant armes de destrucció massiva.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È