viernes, 6 de julio de 2007

Estatuto del Trabajador Autónomo


Me pide un simpatizante que hable del recientemente aprobado Estatuto del Trabajador Autónomo, pero es un tema que da para mucho más de lo que cabe en una entrada habitual (incluso en un blog).

Mi opinión, expresada en multitud de ámbitos, es que durante las últimas décadas se ha vivido una reconversión soterrada en la economía española, consistente básicamente en transformar "empleo por cuenta ajena" (obreros) en "empleo por cuenta propia" (autónomos). Y esto se ha conseguido mediante una falacia: hacer creer a los trabajadores que siendo autónomos están mejor, pues no dependen de nadie, no tienen horario, son dueños de su propio negocio, etc. Esto es una verdad a medias (o un engaño al completo, según casos), pues lo que realmente ocurre es que el autónomo está mucho más desprotegido que el obrero frente a los "caprichos" de la parte fuerte del contrato (entendiendo por "parte fuerte" a la gran empresa que ofrece trabajo al autónomo).

Y esto que durante años se ha vendido como una ventaja, ha sido tan denunciado y criticado por los propios trabajadores autónomos (las organizaciones de autónomos, como ATA y UPTA han apuntado que la Ley pone fin a años de ostracismo del colectivo y salda una deuda histórica 26 años después de la promulgación del Estatuto de los Trabajadores). Este es el motivo por el que, finalmente, el Congreso de los Diputados ha tenido que aprobar una Ley para ampliar el grado de protección de estos "empresarios autónomos" frente a situaciones de verdadero abuso.


Algunos casos necesitaban un tratamiento específico urgente, como es el del "trabajador autónomo económicamente dependiente", es decir, aquel cuyos ingresos dependen en más de un 75 % de un único pagador. El trabajador autónomo económicamente dependiente es una figura fronteriza entre el trabajador asalariado y el autónomo total que, cuando entre en vigor la ley, tendrá garantizados 18 días de vacaciones al año e indemnización en caso de cese injustificado (para determinar su cuantía se tomarán en consideración, entre otros factores, el tiempo restante previsto de duración del contrato, la gravedad del incumplimiento del cliente, las inversiones y gastos anticipados por el trabajador autónomo económicamente dependiente vinculados a la ejecución de la actividad profesional contratada y el plazo de preaviso otorgado por el cliente sobre la fecha de extinción del contrato).

Gaspar Llamazares, de Izquierda Unida ha alertado del riesgo de que se produzca un "trasvase" de contrataciones que perjudique a los asalariados.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È