jueves, 19 de julio de 2007

Un problema: el consumo excesivo de agua

Ecología y desarrollo no están reñidos. Sólo con investigación de nuevas tecnologías puede conseguirse reducir o eliminar determinados comportamientos que afectan al medio ambiente.
Un ejemplo está en el consumo de agua: hemos perdido ese trato reverencial que se daba al agua en todas las civilizaciones y culturas, para convertirla en simple mercancía. Seguimos actuando como si las reservas de agua dulce fueran ilimitadas, como si nunca se nos fuera a terminar el agua, sin pensar en que únicamente es dulce el un 1 % del total del agua de la Tierra (el resto es agua salada, o está almacenada en el subsuelo o está congelada en los polos).

Junto a Bélgica, Luxemburgo, Italia y Alemania, España está entre los cinco países europeos que en los que se consume más agua por habitante. Mientas que la Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo de 50 litros por habitante y día (suficiente para cubrir las necesidades básicas), un español consume de media 171 litros diarios, elevándose a 189 litros en el caso de Andalucía.

Para intentar reducir este consumo de agua en ámbitos domésticos, hay empresas que están desarrollando sistemas de última tecnología de reciclado y de reducción de caudales para duchas y grifos, como el caso de la compañía Hansgrohe, especializada en desarrollo y fabricación de griferías y duchas. Por ejemplo, con la tecnología Waterdimmer, se limita el consumo de agua en una ducha de 14 litros por minuto de caudan, para pasar a un caudal de entre 9-12 litros por minuto, permitiendo un ahorro de hasta el 25%.

Una filial de Hansgrohe denominada Pontos ha desarrollado un sistema de reciclado de agua doméstica mediante el cual una familia puede reutilizar el agua que se usa en el lavabo y en la ducha. Se trata de un sistema mecánico automatizado y biológico 100 % que no necesita mantenimiento, capaz de tratar diariamente entre 600 y 10000 litros de agua procedente de duchas y lavabos, para que pueda ser reutilizada en cisternas del WC, lavadoras, limpieza o riego de jardines.

Según estudios realizados en Alemania, el uso combinado de este tipo de tecnologías podría suponer un ahorro superior a los 90.000 litros anuales en una familia de cuatro miembros. En España se podría ahorra más dado que tenemos un consumo superior a los alemanes (quizás porque en Alemania el agua corriente es mucho más cara que aquí).

Hay numerosos ejemplos curiosos de sistemas o soluciones domésticas que combinan el diseño y el ahorro o reciclaje de agua. Entre todo lo que he visto me quedo con la genial solución que aparece en la imagen que ilustra esta entrada.

Recordemos que el agua es un recurso seriamente amenazado por la superpoblación (para el 2025 seremos 9.000 millones de habitantes en el planeta), la industria (que consume la cuarta parte de las reservas), la urbanización (que provoca deforestación y esta a su vez reducción de precipitaciones), la agricultura (la actividad que más agua consume) y el cambio climático.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Con lo inventores que somos en Ibi ya podríamos desarrollar algunos sistemas de ahorro de agua. Estoy seguro de que con la tecnología de que disponen nuestros talleres se pueden diseñar aparatos.

Mientras esto llega, una recomendación: meter una botella llena de agua y tapada dentro del depósito de la cisterna del WC, de forma que cada vez que se usa se consume un litro menos de agua. Al cabo del año son muchos litros ahorrados sin mayor problema.

José Vicente dijo...

Todo esto de los inventos está muy bien y yo estoy completamente de acuerdo. No obstante, me gustaría hacer una puntualización: espero que el uso de estos aparatos sea una realidad general algún dia, pero que pese a eso, no deje de ser algo meramente temporal. Y lo digo porque el problema del agua viene de lejos, de muy hondo: de nuestra educación. Todos deberíamos concienciarnos del problema que tenemos, del derroche que provocamos cada día y de que esta situación no puede durar eternamente. El uso de desaladoras y máquinas para el reciclaje del agua está muy bien, pero la verdadera solución está en la acción humana: en saber ahorrar agua, en usar la estrictamente necesaria. Si Cambiara nuestra actitud al respecto y hiciésemos un uso responsable del agua, no nos harían falta los aparatos de los que se habla en el artículo. Ahora bien, mientras esto sucede, que vayan inventando e investigando, que nunca está de más.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È