miércoles, 20 de junio de 2007

¿Tienes un seguro de vida? ¡Quién sabe!

Está uno poco habituado a las buenas noticias, pero hoy la radio me ha despertado con una que considero de suma importancia en relación a la protección de los consumidores y usuarios (que somos todos, votemos lo que votemos).

Al parecer, uno de cada cuatro españoles dispone de algún seguro de vida (es decir, que cubre su muerte), pero sus beneficiarios lo desconocen y, a la hora del fallecimiento, no se reclama y se pierden las indemnizaciones (es decir, se las ganan las Compañías Aseguradoras).

Resulta que los consumidores desconocen que ciertos productos, sobre todo bancarios, conllevan las suscripción de un seguro de vida (se suele imponer en muchas hipotecas), las tarjetas de compra a crédito de grandes superficies, el crédito al consumo para las reformas del hogar, los viajes y el uso de transporte público. En ocasiones, las empresas contratan seguros para sus empleados. Del mismo modo, la domiciliación de una nómina lleva un seguro de vida de regalo (a veces).

Pero sin una copia de la póliza o recibo, los beneficiarios tenían un largo camino para descubrir con qué entidad está suscrito cada seguro así como la cantidad que cubre, motivo por el que hace tiempo que Ausbanc, UGT, los Automovilistas Europeos Asociados (AEA), la Federación Nacional de Autónomos (ATA), etc, propusieron la posibilidad de que se crease un Registro Público de Seguros de Vida. La idea, evidentemente, chocó con los intereses de las aseguradoras y quizás por ello no fue hasta la Ley 20/2005, de 14 de noviembre, cuando se creó el Registro de Contrato de Seguros de cobertura de fallecimiento en el que deben inscribirse los contratos de seguro de vida que se celebren en España.

Esta ley debería haber entrado en vigor el 15 de mayo de 2006, pero no fue hasta ayer cuando se dió a conocer la noticia a todos los medios sobre la puesta en funcionamiento del servicio, después de que las aseguradoras hayan facilitado información sobre cerca de 50 millones de pólizas. Así lo explicó en rueda de prensa la directora general de Registros y Notarías, Pilar Blanco, que aseguró se ha invertido un millón de euros en la creación de este Registro, que es único en el mundo y que eleva el grado de transparencia de la sociedad española.

A este Registro podrá acceder al mismo cualquier persona interesada en obtener información acerca de si una persona fallecida tenía concertado un seguro de este tipo, transcurridos quince (15) días desde el momento de fallecimiento del asegurado, presentado en correspondiente certificado de defunción. El derecho de acceso durará cinco (5) años. El Registro emitirá información a través de un certificado que se gravará con una tasa por valor de 3,26 euros. El contenido del certificado se limitará a comunicar la condición de persona asegurada del fallecido y a señalar la existencia de los contratos y las entidades aseguradoras con que se hubieran suscrito los contratos.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È