jueves, 21 de junio de 2007

Solsticio de verano en el hemisferio Norte.

Hoy, día 21 de junio, exactamente cuando sean las 18 horas y 13,51044 minutos, el Sol pasa por el solsticio de verano y se inicia en el hemisferio Norte esa estación, mientras en el Sur comienza el invierno. Este momento se denomina solsticio de verano en el hemisferio Norte y de invierno en el hemisferio sur. El Sol sale 23º 27' al norte del ecuador, es decir los rayos solares inciden perpendicularmente sobre este paralelo, y en el círculo polar Ártico se mantiene la luz durante las 24 horas. En el círculo polar Antártico sucede lo contrario, la noche es permanente durante las 24 horas.

Por lo tanto, a la hora indicada, termina la Primavera, que ha durado 89,8473 días, y empieza el Verano, que durará 88,9899 días exactamente. Las estaciones varían su inicio porque el año civil dura 365 o 366 días, mientras que el año astronómico dura 365,2422 días. Como el año bisiesto dura más que el astronómico, después de un año bisiesto las estaciones empiezan más pronto. Luego con cada año normal las estaciones retrasan su inicio unas 6 horas, de modo que en los tres años normales retrasan su inicio 18 horas, hasta que un nuevo año bisiesto devuelve su inicio casi al momento de empezar el ciclo.

La humanidad celebra desde antiguo el solsticio de verano, pues como los días acortan a partir de esa fecha se pensaba que el sol no volvería a su total esplendor. Ritos de fuego de todas clase se celebran para simbolizar el poder del sol y ayudarle a cargar su energía. Desde fogatas en la cima de las montañas, pasando por ruedas ardientes y procesiones de antorchas, hasta las modernas Hogueras de San Juan.

2 comentarios:

Mathilde dijo...

La celebración de San Juan es muy posterior a las costumbres tan ancestrales a las que te refieres.

La Iglesia, una vez más, intentó (y consiguió) solapar una fiesta pagana (la del solsticio de verano) con una religiosa, invocando para ello la figura del apostol que bautizó a Cristo.

Con el tiempo, la noche de San Juan ha triunfado y nadie habla de hadas ni hechizos. Superstición por superstición.

Marco dijo...

Otro ejemplo, en línea con cuanto dicho antes, puede ser el día de San Valentín (14 Febrero), fiesta de los enamorados. Valentín era el obispo cristiano de Interamna (Terni) ciudad del Imperio Romano, bajo el emperador Aureliano (más o menos 197 d.C.). Hay que decir que los cristianos se la pasaban bastante mal aquellas épocas, escondidos en catacumbas y matados por una religión distinta de la oficial.
De todas formas, los romanos (paganos) celebraban en Febrero un ritual relacionado con la fertilidad, con sacrificios de animales y homenajes al dio Lupercus (que mantenía los lobos lejos de las aldeas). La fertilidad, por supuesto, se entendía no solo de la tierra sino también de las mujeres, así que la relación con enamorados es evidente.
Pues bien, el pobre Valentín fue martirizado (degollado) en el febrero del año 273 d.C (aproximadamente). Unos 200 años después, con el cristianismo religión oficial, se pensó de borrar este ritual pagano, poniendo en su lugar la fiesta de San Valentín como fiesta de los enamorados, justo el 14 de Febrero de cada año.
Hay que añadir, por completar la información, que el obispo Valentín solía bendecir el 14 de febrero las uniones de mujeres y hombres bajo el vínculo de Dios, así que alguna afinidad con el tema del amor existe, como muchas otras anéctodas por el estilo.
De todas formas, me parece interesante constatar de cómo en este caso también, la Iglesia haya solapado un ritual tan normal y de buenas intenciones pero pagano, con algo politically correct.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È