miércoles, 27 de junio de 2007

La ONU alerta sobre una previsible y grave crisis inmobiliaria en España

Un amigo me remite un enlace a una noticia aparecida en el diario Información que en su opinión es preocupante. Según afirma este periodico, el relator especial de la ONU para la vivienda, Miloon Kothari, ha recomendado al Gobierno español que alerte abiertamente a los ciudadanos e inversores de que el país "se enfrenta a una grave crisis" inmobiliaria que afectará a gran parte de la población

Kothari visitó España el pasado noviembre a invitación del Gobierno y estudió los casos de Madrid, Bilbao, San Sebastián, Almería, El Ejido, Roquetas de Mar, Sevilla, Barcelona y Zaragoza. Su objetivo era elaborar un informe con recomendaciones que será presentado al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en noviembre, aunque hoy ha adelantado sus conclusiones preliminares, entre las que yo destacaría las siguientes:

- La vivienda en España no es asequible.
- Una considerable proporción de la población dedica más del 40% de su salario al pago de hipotecas.
- Lo anterior tiene un efecto directo en el disfrute de otros derechos humanos (acceso a la educación, la alimentación o el vestido).
- La violencia doméstica (la tasa de violencia doméstica que se registra en España es de las más altas de Europa) está directamente relacionada con el problema de accesibilidad, ya que si las mujeres no tuvieran tan difícil acceder a una nueva vivienda se sentirían más libres para salir de su entorno.
- Ante una mínima subida de los tipos de interés, las personas que no podrán hacer frente a su hipoteca aumentarán considerablemente.
- Es fundamental que aumenten las viviendas de protección oficial de promoción privada en venta y en alquiler.
- Es necesario intervenir en el sector de la vivienda a través del control de la especulación.
- Hay que promover la ocupación de las viviendas vacías (el 15% del total).
- Hay que reducir los precios de los inmuebles sociales, pues siguen siendo excesivamente elevados para sectores de población con ingresos bajos.

Otro aspecto que preocupa al relator es "el aburguesamiento" de las ciudades, que lleva a la segregación, los desalojos y el empleo de la violencia física y psicológica para forzar al abandono de los hogares, fenómeno conocido como acoso inmobiliario sobre el que, en su opinión, hay escasa jurisprudencia.

Aunque el derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada está incluido en el artículo 47 de la Constitución española, "su respeto está muy lejos de ser una realidad", y ha recomendado a los ciudadanos que sigan saliendo a la calle y exigiendo a su Gobierno que solucione el problema.

Hoy mismo Naciones Unidas ha alertado sobre la "especulación urbanística desenfrenada" del mercado de la vivienda en España, y consideró que el Gobierno debería modificar el sistema de deducciones fiscales a la compra de inmuebles porque, en su opinión, se está subvencionando a los promotores con dinero público.

Para mí, para Esquerra Unida, para muchos especialistas e incluso para Kothari, la solución al problema de la vivienda no consiste en incrementar la superficie de suelo edificable, pues el precio al que ese suelo sale al mercado ya incluye las ganancias que su propietario espera por su previsible revalorización, de forma que se encarece de tal forma que su adquisición resulta ser un problema para los promotores, tanto públicos como privados.

3 comentarios:

Campanilla dijo...

Vaya, la sabionda de la ONU no ha dicho nada que no intuyesemos cada vez que bajaban los intereses de los prestamos hipotecarios en proporción directa con la subida del precio de la vivienda.
Lo que ocurre es que los valientes que vendieron su vivienda para comprarse un maravilloso adosado, chalet u otras variantes de casa soñada, fueron mas que valientes, ya que no quisieron ver que los tipos no iban a quedarse así hasta el final de los 20 años de hipoteca (como poco).
Lo siento mucho por las familias que no puedan hacer frente a sus prestamos, pero en muchos casos ha ganado la temeridad al sentido común, y ahora hay que apechugar con las consecuencias...

Anónimo dijo...

Lo malo es que el problema no afecta únicamente a los osados que quisieron mejorar su estatus al cambiar de vivienda y que ahora ya saben que tienen que apechugar con las consecuencias, sino que también afecta a los jóvenes que quieren su primera vivienda, a los separados y separadas que necesitan una nueva, a los inmigrantes... y acabará afectando a los trabajadores de la construcción y sus familias cuando explote la burbuja inmobiliaria y... podemos seguir con el efecto dominó.

Santi dijo...

Como todos los problemas complejos, necesita de soluciones variadas e imaginativas. Si existiera una solución fácil, cualquier gobierno la hubiera utilizado ya, creo que eso cae por su propio peso. Uno de los problemas es la propia cultura española, que cree equivocadamente que la adqusición de la vivienda habitual es una inversión. Esa cultura, unida a la paridad entre el precio de alquiler de la vivienda y la mensualidad hipotecaria para su pago, hace que la mayoría de los ciudadanos considere una prioridad tener una vivienda en propiedad.
Digo yo, estar pagando una vivienda 40 años, que se firman hipotecas a ese plazo, y destinando un 40 % del salario familiar al pago de la hipoteca ¿es una inversión? Recordemos que la definición de inversión es colocar un dinero en un bien tangible o intangible para en un periodo de tiempo obtener una plusvalía (o beneficio). Esa caracteristica en la vivienda no ocurre, porque a pesar de la revalorización de la misma, no se puede obtener el beneficio ya que no se puede vender la vivienda sin quedarse en la calle, así que al no poder materializar tu inversión, no existe tal.
Claro que en cualquier política que se quiera establecer, hay que medir muy bien los pros y los contras, y los efectos no deseados causados por la aplicación de estas medidas.
Yo siempre cito el ejemplo de las ayudas directas a la adquisición de la primera vivienda. El primer año de aplicación de esta medida si produjo un efecto real en el ciudadano que se benefició de la ayuda, pues recibió un dinero que descontó del precio de su vivienda. En los años posteriores, el precio de la vivienda a comprar ya llevaba sumado la subvención a recibir por el comprador, de manera que lo que realmente produjo la subvención es un encarecimiento de la vivienda y un mayor beneficio de los promotores de las mismas. Lo mismo ocurre con los beneficios fiscales por la adquisición de la vivienda habitual, al final esos beneficios fiscales se trasladan al precio de la vivienda, incrementándolo.
Cuando el gobierno actual lanzó aquel globo sonda en el cual tanteaba la posibilidad de eliminar dicha desgrabación fiscal, la mayor oposición la tuvo de ¡la patronal de los promotores! Ostras, que se les acaba el chollo....
Yo lo que pienso es que al final la propia sociedad, transformándose, solucionara el problema, ya que ningún político se va a atrever a hacer nada, lamentablemente.
Tambien creo que si el movimiento okupa se generalizara y organizara, mucho adelantariamos para que los políticos tomaran medidas concretas, pero claro,esos son unos maleantes y unos anarquistas, ¿donde van esos desarrapados reclamando viviendas y okupando edificios vacios?

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È