martes, 22 de mayo de 2007

Aquel que lee tiene derecho a la palabra


Vull fer un buit en la voràgine electoral per a dedicar unes paraules de felicitació i enhorabona al meu entranyable amic Luis Casado, de la Llibreria Plumier, perquè m'he assabentat per la premsa que ha sigut concedit el premi a la labor dels llibrers de la Comunitat Valenciana en la difusió del llibre, segons publica el DOCV en la seua edició d'ahir.

Segons m'acaba de comentar Luis, va optar al premi presentant un resum de totes les activitats que organitza o en les que participa Llibreria Plumier directament o indirectament, des de la realització d'un programa de ràdio per a difondre la lectura, fins als cuentacuentos pels col·legis, passant per la col·laboració amb l'Associació de Reis Mags o les presentacions de llibres a Ibi.

Enfront de grans llibreries de les capitals valencianes i enfront d'empreses dotades amb molts més mitjans, Llibreria Plumier ha demostrat que el secret està en la il·lusió i el treball, virtuts que coincideixen en Luis i en la seua esposa. Espere que prompte puga llançar esta pàgina web que està preparant amb tant interés.

"Leer es como navegar en un océano de conocimiento ... para no seguir navegando en el pantano de la ignorancia"

6 comentarios:

Teresa dijo...

Sí senyor, jo també he llegit eixa noticia i he pensat el mateix. Està clar que no per ser més gran s'arriba més alt.

Lluís Casado pot estar content del premi que ha alcançat, però del que més pot estar content és de les coses que ha anat fent i que l'han portat a aconseguir este premi.

Quan una persona compren que la meta ha de ser el camí i és capaç de gaudir de les coses que el camí li dona cada dia, no necessita cap més recompensa... però, "¿a quién le amarga un dulce?"

Maribel dijo...

Enhorabuena a Luis Casado. Se merece muchos más premios.

Anónimo dijo...

Hace apenas un mes se celebró el día del libro y pude entretenerme en una “paraeta” revisando las novedades publicadas y me quedé pasmada con lo que ví.

Resulta que por si no teníamos suficiente con las horas y horas de telebasura que emiten las distintas cadenas de televisión para adocenar las mentes del respetable, el sector editorial se ha sumado a la moda de lo “rosa” y en las estanterías de las librerías se pueden encontrar estos días títulos “couché” del tipo “Querida mamá”, al parecer “escrito” por Julián Contreras Ordóñez, en el que pretende esclarecer de la vida de Carmina Ordóñez con un “trabajo de investigación” que el hijo de la “Divina” firma a medias con Celina Fernández, una escritora que también pasará a la posteridad por rubricar la biografía de “Los Panchos”.

Vamos apañadas/os.

Luis dijo...

Habitamos en un mundo audiovisual, en una iconosfera en la que dominan los mensajes televisivos y publicitarios, en el que Internet cada vez más configura un espacio comunicativo sugerente y absorbente, en el que la incesante e interminable revolución tecnológica está impregnando a toda la sociedad y, especialmente, a adolescentes y a jóvenes, y eso hace que su tiempo no sólo lo empleen leyendo libros, sino también viendo televisión, yendo al cine, leyendo cómics, mirando anuncios publicitarios o navegando en Internet […] Los alumnos no leen tanto como quisiéramos, o quizá leen otros textos que nos son ajenos, pero eso es lo que hay y hay que trabajar a partir de ahí.

(Carlos Lomas en Juan Domingo Argüelles; Ustedes que leen; pag. 171)

sandra dijo...

Dicen que hay que predicar con el ejemplo.En casa siempre vi a mis padres y hermanos con un libro todas las noches,yo pensaba que era lo normal y que igual que te lavabas los dientes antes de ir a dormir,tambien habia que leer un rato.Sigo siendo una ávida lectora y espero que mi hijo siga la misma costumbre.El que no lee no puede ni imaginarse las magníficas historias que se pierde.Tambien me gustaría decir que trabajo en una librería y los libros"rosas"son solo una minoria y no suelen tener grandes adeptos aunque si buena publicidad.Creo que en Ibi se lee y que hay que fomentar la lectura como algo divertido y no como un trabajo escolar obligatorio.Gracias

Anónimo dijo...

El libro no está en crisis. Sí lo están las condiciones que facilitan y posibilitan la lectura: el silencio y la tranquilidad.

El silencio y la tranquilidad siguen siendo necesarios para la lectura y resultan cada vez más difíciles de encontrar en las ajetreadas megalópolis.

El ruido, el hacinamiento, la obsesión por la rapidez, el espíritu gregario, el predominio de lo grupal sobre lo individual, no encontrarán satisfacción en una actividad íntima y solitaria como la lectura.

Related Posts with Thumbnails

Blog Rank

Twingly BlogRank

Contador de visitantes

Lo último publicado en blogs ibenses

È